RE­CUER­DOS DE UNA IS­LA

Es im­po­si­ble al­te­rar el pa­sa­do. No po­de­mos cam­biar el he­cho de que la gen­te ac­túe de cier­ta ma­ne­ra. No po­de­mos cam­biar lo inevi­ta­ble. So­lo po­de­mos to­car con la úni­ca cuer­da que tenemos a nues­tra disposición: nues­tra ac­ti­tud. Char­les Swin­doll (n. 1934)

Conectate - - NEWS - Sally Gar­cía SALLY GAR­CÍA ES EDUCADORA Y MISIONERA. VI­VE EN CHI­LE Y ES­TÁ AFILIADA A LA FA­MI­LIA IN­TER­NA­CIO­NAL.

Ha­ce unos 30 años, cuan­do mi ma­ri­do y yo aca­bá­ba­mos de dar­le la bien­ve­ni­da al mun­do a nues­tra hi­ja, vi­vía­mos en una her­mo­sa is­la del Ca­ri­be, en la ci­ma de un ce­rro que do­mi­na­ba un exu­be­ran­te va­lle. Ga­briel te­nía una ocu­pa­ción de en­sue­ño: tra­ba­ja­ba con mú­si­cos en un pro­gra­ma ra­dial. Aun­que en el va­lle ha­cía un ca­lor pe­ga­jo­so, en la pe­que­ña me­se­ta don­de es­tá­ba­mos no­so­tros, a cau­sa de la ele­va­ción, so­pla­ba una bri­sa cons­tan­te que crea­ba un cli­ma idí­li­co.

La­men­ta­ble­men­te, bue­na par­te del tiem­po yo no me sen­tía fe­liz. Su­pon­go que has­ta en el pa­raí­so pue­de uno en­con­trar des­agra­da­bles or­ti­gas. A raíz de eso, años más tar­de, ca­da vez que pen­sa­ba en la temporada que ha­bía­mos pa­sa­do en aquel ce­rro tro­pi­cal, sen­tía un sa­bor amar­go en la bo­ca. Un nu­ba­rrón me en­som­bre­cía los re­cuer­dos.

Cier­to día Ga­briel y yo nos re­en­con­tra­mos con uno de los mú­si­cos que ha­bían participado en aquel pro­gra­ma ra­dial.

— Aque­llos fue­ron los dos me­jo­res años de mi vi­da —nos co­men­tó.

Cuan­do in­ter­cam­bia­mos anéc­do­tas y re­cuer­dos, yo me que­dé ató­ni­ta. Él re­cor­da­ba las ex­pe­rien­cias des­de una pers­pec­ti­va en­te­ra­men­te dis­tin­ta. En ese mo­men­to me di cuen­ta de que pre­fe­ría sus re­cuer­dos a los míos.

El nu­ba­rrón que ha­bía opa­ca­do mis re­cuer­dos es­ta­ba for­ma­do por de­ta­lles in­sig­ni­fi­can­tes, tri­via­li­da­des que per­te­ne­cían al pa­sa­do y ya no re­ves­tían nin­gu­na im­por­tan­cia pa­ra mí. Sin em­bar­go, esa nu­be ha­bía pro­yec­ta­do una som­bra de tris­te­za so­bre to­das las ex­pe­rien­cias es­plén­di­das de aque­lla épo­ca. Ese mis­mo día re­sol­ví echar por la bor­da mis que­jas in­sus­tan­cia­les y fi­jar mi aten­ción en las in­creí­bles vi­ven­cias que le ha­bían con­fe­ri­do un ca­rác­ter sin­gu­lar a nues­tra aven­tu­ra en la is­la.

Aque­llo me en­se­ñó que —tal co­mo su­ce­de en el colegio— re­cor­da­mos mejor lo que re­pa­sa­mos con ma­yor asi­dui­dad. No me ha­bía da­do cuen­ta de que po­día ha­cer­me el firme propósito de de­jar atrás mis pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. No te­nía por qué dar­les rien­da suel­ta en mi ca­be­za.

Cuan­do pien­so en las nu­me­ro­sas ben­di­cio­nes y bue­nas ex­pe­rien­cias que dis­fru­té en aquel lu­gar, los re­cuer­dos po­co gra­tos pier­den to­da tras­cen­den­cia. Al fi­nal me he da­do cuen­ta de que no fue­ron otra co­sa que par­te inevi­ta­ble de la vi­da.

Tal vez te pre­gun­tes qué fue­ron esas co­sas que me mo­les­ta­ban tan­to. Pa­ra ser fran­ca, ya ni me acuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.