ALE­GRÍA REALIZACIÓN FE­LI­CI­DAD

Conectate - - NEWS - ADAP­TA­CIÓN DE UN AR­TÍCU­LO DE PETER AMSTERDAM

To­dos tenemos in­nu­me­ra­bles opor­tu­ni­da­des y po­si­bi­li­da­des de avan­zar en nues­tra fe, re­la­cio­nes, trabajo, vi­da in­te­rior, etc. Cla­ro que ha­cer pro­gre­sos en cual­quier ám­bi­to exi­ge de­ter­mi­na­ción, dis­ci­pli­na, es­fuer­zo, sa­cri­fi­cio y trabajo ar­duo; pero los re­sul­ta­dos bien va­len la pe­na.

Creo que la ale­gría, el sen­ti­do de realización y la fe­li­ci­dad es­tán in­trín­se­ca­men­te li­ga­dos a una es­tre­cha re­la­ción con Dios. Eso no sig­ni­fi­ca que nos cen­tre­mos ex­clu­si­va­men­te en Él, que nos pa­se­mos to­do el día de ro­di­llas oran­do ni que — co­mo al­guien di­jo— ten­ga­mos una men­ta­li­dad tan ce­les­tial que en la Tie­rra no sir­va­mos pa­ra na­da. To­dos tenemos obli­ga­cio­nes que nos ha en­car­ga­do Dios y que de­be­mos aten­der. So­mos res­pon­sa­bles de cui­dar de no­so­tros mis­mos, de nues­tra fa­mi­lia y se­res que­ri­dos, y de cum­plir con los de­be­res de nuestro trabajo o vo­ca­ción. To­do ello en­tra­ña mi­les de de­ta­lles co­ti­dia­nos.

Lle­var una vi­da es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da a Dios es te­ner una re­la­ción con Él. Es in­vi­tar­lo a par­ti­ci­par en los por­me­no­res de nues­tra exis­ten­cia, de­be­res, fa­mi­lia y re­la­cio­nes con ami­gos y com­pa­ñe­ros de trabajo. Es per­mi­tir que Él sea par­te in­te­gral de nues­tra vi­da.

En es­ta re­la­ción in­ter­ac­ti­va con Dios ha­lla­mos ale­gría, realización y fe­li­ci­dad. Al com­por­tar­nos co­mo so­cios Su­yos, le per­mi­ti­mos que se val­ga de no­so­tros pa­ra cum­plir Sus pro­pó­si­tos, con lo que nos ha­ce­mos acree­do­res a Sus ben­di­cio­nes.

La­men­ta­ble­men­te, a me­nu­do po­ne­mos el pi­lo­to au­to­má­ti­co, por así de­cir­lo, en lo que res­pec­ta a nues­tra re­la­ción con el Se­ñor: va­mos ade­lan­te con nues­tras co­sas y Él que­da al­go así co­mo en un se­gun­do plano. Si­gue es­tan­do pre­sen­te y, cuan­do sen­ti­mos ne­ce­si­dad de Él, pe­di­mos Su ayu­da o guía. Sin em­bar­go, esa no es la cla­se de re­la­ción que le per­mi­te desem­pe­ñar el pa­pel que Él desea te­ner en nues­tra vi­da. Dios no es nuestro bo­to­nes cós­mi­co, siem­pre a nues­tra en­te­ra disposición pa­ra des­ha­cer nues­tros en­re­dos o cum­plir nues­tros de­seos. Quie­re y me­re­ce ser un so­cio activo en la em­pre­sa de nues­tra vi­da; y mien­tras más co­la­bo­ra­mos con Él, más nos be­ne­fi­cia­mos de esa so­cie­dad.

Un com­po­nen­te cla­ve de esa co­la­bo­ra­ción es es­tar ac­ce­si­bles y dis­po­ni­bles pa­ra Él. Ac­ce­si­bles en el sen­ti­do de ser sen­si­bles a cuan­do Él quie­ra co­mu­ni­car­se con no­so­tros y es­cu­char lo que nos quie­ra de­cir. Y dis­po­ni­bles en el sen­ti­do de es­tar abier­tos a ser agen­tes de Sus de­sig­nios

en la vi­da de los de­más, a ser­vir­le pa­ra co­mu­ni­car­se con per­so­nas que to­da­vía no go­zan de una re­la­ción con Él.

To­do eso re­quie­re in­ten­cio­na­li­dad de nues­tra par­te. Con el propósito de es­tar en sin­to­nía con el Se­ñor y dar­le opor­tu­ni­dad de co­mu­ni­car­se con no­so­tros, le de­di­ca­mos tiem­po, bus­ca­mos un lu­gar si­len­cio­so y aca­lla­mos nuestro ser in­te­rior, a fin de te­ner la ade­cua­da disposición de áni­mo pa­ra pres­tar­le oí­do. Es­pi­ri­tual­men­te nos abri­mos a es­cu­char lo que Él nos quie­ra de­cir o in­di­car. De la mis­ma ma­ne­ra, en el as­pec­to prác­ti­co nos po­ne­mos a Su ser­vi­cio cuan­do to­ma­mos la decisión de de­jar que Su Es­pí­ri­tu se val­ga de no­so­tros co­mo Sus re­pre­sen­tan­tes. Por me­dio de nues­tra vi­da, nuestro amor, nuestro ejem­plo, nues­tras pa­la­bras y tes­ti­mo­nio, otras per­so­nas pue­den lle­gar a co­no­cer a Dios y ser atraí­das a la ór­bi­ta de Su amor.

Po­ner­nos a disposición de Dios en lo es­pi­ri­tual y en lo prác­ti­co equi­va­le a de­cir­le que Él es un so­cio de pleno derecho en nues­tra vi­da, que que­re­mos que par­ti­ci­pe en to­do lo que ha­ce­mos. Es una in­vi­ta­ción abier­ta pa­ra que el Es­pí­ri­tu San­to no so­lo ha­bi­te en nuestro in­te­rior, sino que in­ter­ven­ga ac­ti­va­men­te en nues­tros pen­sa­mien­tos y ac­tos. Esa in­vi­ta­ción na­tu­ral­men­te tie­ne con­se­cuen­cias. Al co­nec­tar­se con una per­so­na que se ha pues­to a Su disposición, el Es­pí­ri­tu de Dios comienza a ac­tuar en ella. En­ton­ces su­ce­den co­sas, sur­gen opor­tu­ni­da­des.

Es­tar real­men­te ac­ce­si­bles al Se­ñor es abrir­nos a re­ci­bir Su guía y orien­ta­ción. Po­ner­nos a Su ser­vi­cio sig­ni­fi­ca se­guir Sus in­di­ca­cio­nes y to­mar ca­mi­nos que se aven­gan a Sus de­sig­nios, con el fin de que Él se val­ga de nues­tros do­nes y ta­len­tos pa­ra ben­de­cir a los de­más, ya sea nues­tra fa­mi­lia, las per­so­nas con las que tra­ba­ja­mos o in­clu­so des­co­no­ci­dos. Aun­que aco­ger y acep­tar la guía del Se­ñor no siem­pre rin­de los re­sul­ta­dos in­me­dia­tos que no­so­tros es­pe­ra­mos, nos en­ca­mi­na en la di­rec­ción ade­cua­da pa­ra cum­plir el propósito que Él per­si­gue.

Es­tar ac­ce­si­bles y dis­po­ni­bles es una ma­ni­fes­ta­ción de que Dios rei­na en nues­tra vi­da. Es la apli­ca­ción de lo que Je­sús ex­pre­só cuan­do nos man­dó orar: «Que Tu reino ven­ga pron­to. Que se cum­pla Tu vo­lun­tad en la tie­rra co­mo se cum­ple en el cie­lo» 1. Esa ac­ti­tud nos sin­to­ni­za con la vo­lun­tad de Dios, Su reino y Su Es­pí­ri­tu, y en esa sin­to­nía ha­lla­mos sa­tis­fac­ción, bie­nes­tar y con­ten­ta­mien­to.

1. Ma­teo 6:10 ( NTV)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.