CE­RO CRÉ­DI­TOS, GRANDES BE­NE­FI­CIOS

Conectate - - NEWS - El­sa Si­chrovsky EL­SA SI­CHROVSKY ES ESCRITORA IN­DE­PEN­DIEN­TE. VI­VE CON SU FA­MI­LIA EN TAIWÁN.

EN MI PRI­MER año de uni­ver­si­dad una de las co­sas que más me dis­gus­ta­ban eran las cla­ses obli­ga­to­rias de edu­ca­ción fí­si­ca, que no otor­ga­ban nin­gún cré­di­to. En mi fa­cul­tad, a los es­tu­dian­tes de gra­do les exi­gían cua­tro se­mes­tres con­se­cu­ti­vos de edu­ca­ción fí­si­ca. Me fas­ti­dia­ba es­for­zar­me en bal­de.

Ade­más, la edu­ca­ción fí­si­ca cla­ra­men­te no era lo mío. En el pri­mer cur­so tu­vi­mos cla­ses ele­men­ta­les de bád­min­ton. Mi pro­fe­sor son­rió al ver mis pri­me­ros gol­pes. Su son­ri­sa me pa­re­ció más de so­ca­rro­ne­ría que de ad­mi­ra­ción. Hu­bie­ra pre­fe­ri­do mil ve­ces de­di­car esas ho­ras a es­tu­diar li­bros de tex­to o escribir en­sa­yos que pa­sar­las su­dan­do, tra­tan­do de apren­der gol­pes ele­men­ta­les que la ma­yo­ría de las de­más es­tu­dian­tes ya sa­bían ha­cer.

Ese año me que­jé de mi si­tua­ción a una ami­ga mía, una se­ño­ra de me­dia­na edad que nun­ca ha­bía te­ni­do opor­tu­ni­dad de ir a la uni­ver­si­dad. Tras es­cu­char­me, me es­pe­tó:

—¿De qué te que­jas? Mu­chas per­so­nas pa­gan im­por­tan­tes su­mas de di­ne­ro pa­ra apren­der a ju­gar al bád­min­ton con un en­tre­na­dor pro­fe­sio­nal. Tú pue­des ha­cer­lo to­das las se­ma­nas co­mo par­te de tu pro­gra­ma de es­tu­dios. La ver­dad es que me da en­vi­dia.

Yo me que­dé mi­rán­do­la, de­ma­sia­do per­ple­ja pa­ra aven­tu­rar una res­pues­ta. El cur­so de edu­ca­ción fí­si­ca —la pe­sa­di­lla de mi vi­da uni­ver­si­ta­ria— era pa­ra ella un plus que en­vi­dia­ba. Caí en la cuen­ta de que po­día se­guir la­men­tán­do­me pue­ril­men­te du­ran­te los dos años de edu­ca­ción fí­si­ca, o de­jar de ser el pro­ver­bial ra­tón de bi­blio­te­ca y desa­rro­llar un po­co mi mus­cu­la­tu­ra. En lu­gar de ob­se­sio­nar­me por­que no me iban a dar nin­gún cré­di­to por aque­llos cur­sos, po­día cen­trar mi aten­ción en el he­cho de que se me ofre­cía la opor­tu­ni­dad de apren­der un de­por­te con un pro­fe­sio­nal.

El co­men­ta­rio de mi ami­ga me mo­ti­vó a exa­mi­nar mis reac­cio­nes ante otros as­pec­tos des­agra­da­bles de la vi­da uni­ver­si­ta­ria — el me­nú de la ca­fe­te­ría, los sis­te­mas de ca­li­fi­ca­ción de los pro­fe­so­res, los exá­me­nes a pri­me­ra ho­ra del día— y me aver­gon­cé al en­ten­der que mis que­jas eran consecuencia de una pro­fun­da fal­ta de con­fian­za en el amor que Dios abri­ga por mí y en Su per­fec­ta sa­bi­du­ría. ¡Có­mo iba a apli­car la ex­hor­ta­ción de Pablo de dar gra­cias en to­do1 si no apren­día a des­cu­brir en ca­da con­tra­rie­dad una per­la del amor de Dios!

Al tér­mino del pri­mer se­mes­tre no so­lo ya do­mi­na­ba los ru­di­men­tos del bád­min­ton, sino que ha­bía me­jo­ra­do mi coor­di­na­ción vi­so­mo­to­ra, amén de mi re­sis­ten­cia fí­si­ca en ge­ne­ral. Más im­por­tan­te aún, to­mé conciencia de las ve­ces en que, al tro­pe­zar­me con un en­vol­to­rio po­co atrac­ti­vo, desecho el re­ga­lo. Co­mo di­jo el poe­ta ale­mán Johann Wolf­gang von Goet­he: «La vi­da re­sul­ta ser una di­cha no cuan­do ha­ce­mos lo que dis­fru­ta­mos, sino cuan­do pro­cu­ra­mos dis­fru­tar de lo que tenemos que ha­cer».

1. 1 Te­sa­lo­ni­cen­ses 5:18 ( NVI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.