Di y nun­ca me arre­pen­tí

Re­ve­ses que a la pos­tre agra­de­ces

Conectate - - VORDER SEITE - Ma­sahi­ro Na­ri­ta Ma­sahi­ro Na­ri­ta (1925– 2012) fue in­te­gran­te de la Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal en el Ja­pón.

En mis pri­me­ros años de ac­ti­vi­dad co­mer­cial creía que el di­ne­ro lo era to­do. Cuan­do mi es­po­sa se que­ja­ba de que en nues­tro ma­tri­mo­nio fal­ta­ba amor, yo le gru­ñía que el amor no po­ne co­mi­da en la me­sa. La creen­cia de que lo ma­te­rial lo es to­do en la vi­da me im­pe­día creer en Dios y en los mi­la­gros.

Esa per­cep­ción fue cam­bian­do pau­la­ti­na­men­te des­pués que me ini­cié en la lec­tu­ra de la Bi­blia. Co­men­cé a en­ten­der el mo­de­lo eco­nó­mi­co de Dios, ba­sa­do en el amor y en com­par­tir los bie­nes ma­te­ria­les, en­fo­que que con­tras­ta­ba con la fi­lo­so­fía ego­cén­tri­ca y ma­te­ria­lis­ta que has­ta en­ton­ces ha­bía re­gi­do mis ac­tos. To­do ello me ayu­dó a ajus­tar mi es­ca­la de prio­ri­da­des.

Co­rría el año 1985, y la economía del Ja­pón es­ta­ba en su apo­geo. Mi es­po­sa y yo ha­bía­mos em­pe­za­do a fi­nan­ciar va­rias ac­ti­vi­da­des vo­lun­ta­rias y aca­bá­ba­mos de com­pro­me­ter­nos a ha­cer do­na­ti­vos pe­rió­di­cos a mi­sio­ne­ros. Si bien no ha­bía­mos de­ci­di­do ha­cer­lo con la es­pe­ran­za de re­ci­bir al­go a cambio, yo te­nía cu­rio­si­dad por sa­ber si la pro­me­sa de Cris­to — «Dad, y se os da­rá » 1— po­día to­mar­se al pie de la le­tra.

Por en­ton­ces yo te­nía un pro­yec­to de cons­truir un con­do­mi­nio. Ape­nas una se­ma­na des­pués, el ban­co me pre­sen­tó a un con­tra­tis­ta in­mo­bi­lia­rio al que le en­car­gué la ela­bo­ra­ción de los pla­nos. Aquel hom­bre, de­seo­so de em­pren­der el ne­go­cio, so­li­ci­tó el per­mi­so de edi­fi­ca­ción an­tes que yo apro­ba­ra el di­se­ño, el cual ter­mi­né re­cha­zan­do. No pu­dien­do lle­gar a un acuer­do con él, le en­car­gué la eje­cu­ción de las obras a otro con­tra­tis­ta. Eso mo­ti­vó que el pri­me­ro me de­man­da­ra. Fi­nal­men­te acor­da­mos un nue­vo di­se­ño y de­ci­di­mos que el con­do­mi­nio se­ría una obra con­jun­ta de am­bos con­tra­tis­tas. Es­te pro­ce­so cau­só un re­tra­so de tres me­ses, que en el mo­men­to con­si­de­ra­mos co­mo al­go ne­ga­ti­vo. Sin em­bar­go…

Al ini­ciar el pro­yec­to ha­bía­mos se­pa­ra­do una su­ma de di­ne­ro pa­ra pa­gar el im­pues­to de ur­ba­nis­mo. No obs­tan­te, mien­tras arre­glá­ba­mos el asun­to del di­se­ño con los con­tra­tis­tas, la nor­ma­ti­va mu­ni­ci­pal cam­bió. Se­gún el nue­vo có­di­go, mi con­do­mi­nio no es­ta­ba obli­ga­do a pa­gar ese tri­bu­to.

Si bien me ale­gré de que el im­pues­to mu­ni­ci­pal ya no se me apli­ca­ra, me en­te­ré de que a par­tir de abril el go­bierno au­men­ta­ría os­ten­si­ble­men­te el gra­va­men so­bre las cons­truc­cio­nes. Aho­ra bien, el he­cho de que el pri­mer con­tra­tis­ta so­li­ci­ta­ra pre­ma­tu­ra­men­te el per­mi­so de edi­fi­ca­ción re­dun­dó en mi fa­vor, ya que ob­tu­ve la apro­ba­ción pa­ra el con­do­mi­nio jus­to an­tes que en­tra­ra en vi­gor el al­za del gra­va­men so­bre las cons­truc­cio­nes.

Es­ta su­ce­sión de acon­te­ci­mien­tos me en­se­ñó a re­co­no­cer la pre­sen­cia de Dios en mi vi­da. En re­tros­pec­ti­va, vien­do có­mo Dios nos ha­bía ben­de­ci­do en esas dos si­tua­cio­nes pun­tua­les, de­du­je que se­gu­ra­men­te se de­bía a que mi es­po­sa y yo es­tá­ba­mos ha­cien­do lo po­si­ble por res­pal­dar la obra de Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.