EL DÍA QUE SE ROM­PIÓ LA SI­LLI­TA

Conectate - - NEWS - Je­wel Ro­que 1. Ro­nald Dunn (Grand Ra­pids: Zon­der­van, 2001) 2. Lu­cas 18:1 Je­wel Ro­que es­tu­vo 12 años en la In­dia, don­de tra­ba­jó de mi­sio­ne­ra. Aho­ra vi­ve en Ca­li­for­nia y es re­dac­to­ra y co­rrec­to­ra de tex­tos.

Es­ta­ba muy di­cho­sa de ha­ber te­ni­do otro be­bé. Allen era uno de esos ni­ñi­tos fe­li­ces y apa­ci­bles. Lo po­nía en su si­lli­ta y — des­pier­to o dor­mi­do— se que­da­ba quie­te­ci­to mien­tras yo lo me­cía con un pie y es­cri­bía en mi por­tá­til. Te­nía un tra­ba­jo de es­cri­to­rio que desem­pe­ña­ba a me­dia jor­na­da, en ca­sa, y es­ta­ba con­ten­ta de po­der se­guir ha­cién­do­lo aun con un be­bé tan pe­que­ño. Me enor­gu­lle­cía de ser ca­paz de aten­der va­rias co­sas a la vez y re­ci­bía mu­chos elo­gios por ello. El ne­ne fue cre­cien­do y pa­sa­ba más ra­tos des­pier­to; así y to­do, le en­can­ta­ba su si­lli­ta me­ce­do­ra.

Un día no­té que la si­lli­ta es­ta­ba más cer­ca del sue­lo que de cos­tum­bre. Me ima­gi­né que Jessica —mi hi­ja ma­yor, que por en­ton­ces te­nía dos años— se ha­bía sen­ta­do en­ci­ma y la ha­bía ven­ci­do. Qui­se en­de­re­zar el ar­ma­zón, pe­ro no lo con­se­guí. Le pe­dí a mi ma­ri­do que le echa­ra un vis­ta­zo, y su con­clu­sión fue que ha­bía que sol­dar la es­truc­tu­ra. Era más fá­cil com­prar una nue­va.

Al ra­to lle­gó la ho­ra de la sies­ta de Allen. Es­ta­ba acos­tum­bra­da a dor­mir­lo me­cién­do­lo en la si­lli­ta sin pa­rar de tra­ba­jar. Ese día, sin em­bar­go, tu­ve que acu­nar­lo en bra­zos has­ta que se dur­mió. Pri­me­ro lo es­tu­ve bam­bo­lean­do mien­tras ca­mi­na­ba por la ha­bi­ta­ción, lue­go sen­ta­da en mi me­ce­do­ra. Cuan­do por fin se dur­mió, no qui­se po­ner­lo en la cu­na, no fue­ra que se des­per­ta­ra. Así que me que­dé sen­ta­da co­mo una inú­til. Cuan­to más pen­sa­ba en to­do lo que te­nía que ha­cer, más me im­pa­cien­ta­ba.

En­ton­ces me vino una idea dis­tin­ta: «Pon­te a orar». Me acor­dé del tí­tu­lo de un li­bro que ha­bía leí­do: No te que­des pa­ra­do; re­za por al­go1. Apli­qué, pues, ese prin­ci­pio. Oré por mi be­bé, por el tra­ba­jo de mi ma­ri­do, por mi hi­ja, por mis di­ver­sas obli­ga­cio­nes, por mis ami­gos y fa­mi­lia­res. Pa­ra cuan­do el ne­ne se des­per­tó, me sen­tía in­creí­ble­men­te re­no­va­da y op­ti­mis­ta. Te­nía la im­pre­sión de ha­ber lo­gra­do mu­cho más que si hu­bie­ra es­ta­do me­ca­no­gra­fian­do en la compu­tado­ra. Y se­gu­ra­men­te así fue.

Je­sús nos en­se­ñó que de­be­mos «orar siem­pre» 2. Ad­mi­to que no es­toy ni cer­ca de al­can­zar se­me­jan­te gra­do de cons­tan­cia en la ora­ción; pe­ro va­mos, si lo­gro pa­sar­me la sies­ta de mi hi­jo re­zan­do por los de­más, tal vez me apro­xi­me un po­qui­to a ese ideal. A raíz de aquel con­tra­tiem­po que no me per­mi­tió ren­dir al má­xi­mo en mi tra­ba­jo, Dios me lle­vó a des­cu­brir al­go que tie­ne un va­lor mu­cho más du­ra­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.