Una no­che LAR­GA Y OS­CU­RA

Conectate - - NEWS - Joy­ce Sut­tin Joy­ce Sut­tin es do­cen­te ju­bi­la­da y es­cri­to­ra. Vi­ve en San An­to­nio, EE. UU.

Ha­bía ido a la tien­da na­tu­ris­ta, a diez cua­dras de ca­sa, pa­ra com­prar vi­ta­mi­nas. Aun­que me en­can­ta ca­mi­nar y ha­cía ese tra­yec­to a me­nu­do, ese día la sen­sa­ción era di­fe­ren­te. Pri­me­ro se me ol­vi­dó mi lis­ti­ta, lue­go me con­fun­dí con el di­ne­ro del cam­bio.

De re­gre­so me de­tu­ve en un pa­so de pea­to­nes a la es­pe­ra de que cam­bia­ra el semáforo. Al ca­bo de unos mo­men­tos no­té que la gen­te me mi­ra­ba ra­ro, y en­ten­dí que, aun­que el semáforo ha­bía cam­bia­do va­rias ve­ces, yo no ha­bía cru­za­do. El res­to del tra­yec­to se me hi­zo más lar­go que de cos­tum­bre.

En­tré en la co­ci­na y me pu­se a pre­pa­rar la ce­na. Los ni­ños ha­bían re­gre­sa­do del co­le­gio, así que te­nía que dar­me pri­sa. En­ton­ces su­ce­dió al­go de lo más ines­pe­ra­do. Me fi­jé en el char­co de agua que ha­bía en el pi­so y de gol­pe caí en la cuen­ta. Te­nía ape­nas sie­te me­ses de em­ba­ra­zo, pe­ro al­go no an­da­ba na­da bien: es­ta­ba em­pe­zan­do el tra­ba­jo de par­to.

Te­nía­mos una par­te­ra que ha­bía ve­ni­do va­rias ve­ces a ca­sa a re­vi­sar­me. Se pre­sen­tó en­se­gui­da y con­fir­mó que se ha­bía ro­to la bol­sa de aguas. Me re­co­men­dó que, da­das las cir­cuns­tan­cias, fue­ra en­se­gui­da al hos­pi­tal. Allí me man­da­ron re­po­so to­tal, mien­tras es­pe­ra­ba a aquel be­bé que que­ría ha­cía su apa­ri­ción con ocho se­ma­nas de an­te­la­ción.

La se­ma­na se me hi­zo eter­na. Aun­que no me gus­ta­ba es­tar hos­pi­ta­li­za­da, me ase­gu­ra­ron que no me que­da­ba otra op­ción. Mi úte­ro es­ta­ba com­pro­me­ti­do. Si no da­ba a luz pron­to con­trae­ría una in­fec­ción y me ten­drían que so­me­ter a un par­to de emer­gen­cia. Re­pli­qué que eso

no era po­si­ble, que ha­bía te­ni­do tres par­tos per­fec­ta­men­te na­tu­ra­les, tres be­bés per­fec­tos. In­sis­tie­ron en que, si aban­do­na­ba el hos­pi­tal, el be­bé mo­ri­ría, y po­si­ble­men­te yo tam­bién.

Te­nían ra­zón. Des­pués de pa­sar­me to­da esa se­ma­na oran­do pa­ra que el be­bé per­ma­ne­cie­ra en mi vien­tre lo más po­si­ble, me sen­tí muy en­fer­ma. De gol­pe me vino una fie­bre de 40°, y me in­gre­sa­ron de ur­gen­cia en la sa­la de par­tos. Lue­go de unas con­trac­cio­nes esporádicas, unas di­fí­ci­les in­ter­ven­cio­nes y ca­si una ce­sá­rea, di a luz a mi se­gun­do hi­jo va­rón.

El par­to fue dis­tin­to de los an­te­rio­res. Me cos­tó ce­le­brar­lo. Es­tu­ve oran­do con to­da el al­ma, me ad­mi­nis­tra­ron can­ti­dad de me­di­ca­men­tos, y en­se­gui­da se lle­va­ron al be­bé a cui­da­dos in­ten­si­vos. Esa no­che fue la más di­fí­cil de mi vi­da. Me en­con­tré so­la, ba­ta­llan­do con­tra una fuer­te in­fec­ción que me re­co­rría el or­ga­nis­mo y es­cu­chan­do que la si­tua­ción era un ca­ra o cruz, es de­cir, que mi be­bé te­nía un 50 por cien­to de pro­ba­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir a aque­lla no­che.

La ora­ción pue­de te­ner di­ver­sos gra­dos de fer­vor. An­tes de eso yo ha­bía re­za­do fre­cuen­te­men­te por otras per­so­nas, in­vo­ca­do pro­tec­ción pa­ra mi fa­mi­lia y ora­do por to­das las co­sas por las que se sue­le orar. Pe­ro la de­ses­pe­ra­ción que sen­tí aque­lla no­che no la ha­bía te­ni­do nun­ca. Es­ta­ba en­fer­ma y des­va­li­da. No ha­bía na­da que pu­die­ra ha­cer sal­vo orar. No hi­ce otra co­sa. No po­día dor­mir. Me que­dé es­pe­ran­do a que pa­sa­ran a po­ner­me las in­yec­cio­nes y re­zan­do. Fue la no­che más ló­bre­ga de mi vi­da, una si­tua­ción que pu­so a prue­ba to­do aque­llo en que ha­bía de­po­si­ta­do mi fe y ci­men­ta­do mi vi­da.

¡Cuán­tas ve­ces ha­bía ha­bla­do de la efi­ca­cia de la ora­ción! ¡Cuán­tas ve­ces ha­bía ci­ta­do ver­sícu­los de la Bi­blia que di­cen que pa­ra re­ci­bir hay que creer! Aque­lla no­che, sin em­bar­go, mi hi­jo re­cién na­ci­do y mi fe es­ta­ban en el al­tar: lo úni­co que po­día ha­cer era re­cla­mar las pro­me­sas di­vi­nas de sa­na­ción y lu­char por creer que Dios sal­va­ría a mi be­bé.

Al ama­ne­cer vino una en­fer­me­ra a de­cir­me que el ni­ño es­ta­ba es­ta­ble. Me ba­jó la fie­bre, y des­can­sé plá­ci­da­men­te por pri­me­ra vez des­de el par­to. Al des­per­tar me di­je­ron que po­día ir a cui­da­dos in­ten­si­vos a ver a mi hi­jo.

To­mé en bra­zos a aquel be­bé chi­qui­ti­to y me eché a llo­rar. Dios nos ha­bía sal­va­do a los dos. Ha­bía for­ta­le­ci­do su co­ra­zón y sus pul­mo­nes dé­bi­les y lo ha­bía man­te­ni­do vi­vo a pe­sar de la di­fi­cul­tad del par­to. El be­bé ha­bía es­ta­do a un tris de mo­rir, pe­ro ha­bía lu­cha­do por vi­vir, y el Se­ñor ha­bía lu­cha­do por él y por mí du­ran­te to­da aque­lla no­che in­cier­ta. Sos­tu­ve en mis bra­zos a aquel pre­cia­do te­so­ro y su­pe que, así co­mo Dios nos ha­bía guar­da­do, de nin­gu­na ma­ne­ra fal­ta­ría a Su Pa­la­bra.

Pue­de que no to­do sal­ga se­gún nues­tros pla­nes. A ve­ces se pre­sen­tan si­tua­cio­nes crí­ti­cas. Mu­chas de nues­tras es­pe­ran­zas se trun­can. Con to­do, es­toy se­gu­ra de que Dios si­gue en el trono y la ora­ción cam­bia las co­sas. Su Pa­la­bra es un fir­me ci­mien­to en el que po­de­mos apo­yar­nos en las lar­gas y ló­bre­gas no­ches de nues­tra vi­da.

ME BUS­CA­RÁN Y ME EN­CON­TRA­RÁN, cuan­do me bus­quen de to­do co­ra­zón. Je­re­mías 29:13 ( NBLH) Aun si voy por va­lles te­ne­bro­sos, NO TE­MO PE­LI­GRO AL­GUNO POR­QUE Tú ES­TÁS A MI LA­DO; Tu va­ra de pas­tor me re­con­for­ta. Sal­mo 23:4 ( NBD) Abraham es­ta­ba ple­na­men­te con­ven­ci­do de que DIOS ES PO­DE­RO­SO PA­RA CUM­PLIR TO­DO LO QUE PRO­ME­TE. Ro­ma­nos 4:21 ( NTV)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.