Paz efi­caz

Conectate - - NEWS - 1. V. Ro­ma­nos 8: 28 2. Juan 14: 27 ( NTV) Michele Roys

¿Al­gu­na vez has te­ni­do un día de esos en que pa­re­ce que el mun­do en­te­ro cons­pi­ra con­tra ti y to­do lo que po­dría sa­lir mal sa­le mal? A mí me ocu­rrió un 29 de fe­bre­ro, fe­cha que so­lo apa­re­ce ca­da cua­tro años. Al mi­rar la lis­ta de lo que te­nía agen­da­do pa­ra ese día, me dio la im­pre­sión de que du­ran­te cua­tro años se ha­bía tra­ma­do un com­plot pa­ra que en esas 24 ho­ras tu­vie­ra que rea­li­zar las ta­reas de cua­tro jor­na­das.

En pri­mer lu­gar, de im­pro­vi­so me re­pro­gra­ma­ron un exa­men pa­ra la tar­de, cuan­do te­nía a los ni­ños con­mi­go. Tu­ve que con­se­guir a al­guien que vi­nie­ra a cui­dar­los pa­ra po­der ir yo al cen­tro a dar mi exa­men. Por otra par­te, lle­va­ba al­gún tiem­po con si­nu­si­tis, y ese día te­nía un fuer­te do­lor de ca­be­za, con lo que se me ha­cía pe­sa­do des­pla­zar­me, y más to­da­vía pen­sar. Co­mo no nos ha­bían di­cho qué te­mas abar­ca­ría el exa­men, me to­ca­ba re­vi­sar diez uni­da­des.

En me­dio de to­do aque­llo lle­ga­ba mi ma­dre de Bra­sil de vi­si­ta. Su avión de­bía ate­rri­zar en esas dos ho­ras en que yo ten­dría el exa­men. Se ha­bía de­ja­do el ce­lu­lar en su ca­sa y ha­cía cin­co días que no res­pon­día a los men­sa­jes ca­da vez más fre­né­ti­cos que yo le en­via­ba. El ae­ro­puer­to al que iba a lle­gar que­da a tres ho­ras de nues­tra ca­sa. Ne­ce­si­ta­ba que se co­mu­ni­ca­ra con no­so­tros pa­ra ver qué po­día­mos ha­cer pa­ra re­co­ger­la.

Aque­lla mis­ma no­che — es de­cir, si so­bre­vi­vía al res­to de la jor­na­da— de­bía asis­tir a un en­sa­yo co­ral en una igle­sia del cen­tro, da­do que en dos días más nues­tra agru­pa­ción iba a ha­cer la pre­sen­ta­ción inau­gu­ral del Fes­ti­val Co­ral In­ter­na­cio­nal, to­do un acon­te­ci­mien­to en Ir­lan­da. Te­nía que ter­mi­nar de apren­der­me dos pie­zas en po­la­co, ade­más de al­gu­nos ver­sos en la­tín, in­glés e ita­liano, to­do an­tes del en­sa­yo ves­per­tino.

Es­ta­ba al bor­de de las lá­gri­mas. Me es­ca­pé un mo­men­to a mi ha­bi­ta­ción pa­ra or­de­nar mis pen­sa­mien­tos. Cuan­do en­tró mi ma­ri­do, vio el es­ta­do en que me en­con­tra­ba y se ofre­ció a orar por mí, lo cual na­tu­ral­men­te acep­té. En

su ora­ción di­jo al­go que me lla­mó la aten­ción: « Ayú­da­la a ha­llar paz y da­le la se­gu­ri­dad de que Tú lo re­sol­ve­rás to­do pa­ra bien» 1. «¿Có­mo pue­do ha­llar paz?», me pre­gun­té. Sa­bía que no lo­gra­ría esa paz por mí mis­ma y que ne­ce­si­ta­ba en­co­men­dar­le a Dios to­da mi car­ga men­tal y emo­cio­nal.

Co­men­cé mi ora­ción con­tán­do­le mi frus­tra­ción, có­mo me exas­pe­ra­ban mis mo­les­tias fí­si­cas, el mie­do que me ins­pi­ra­ban las in­cóg­ni­tas de la jor­na­da. En aque­lla ora­ción men­cio­né ca­da uno de los ele­men­tos de aquel día y le ex­pre­sé a Dios con pe­los y de­ta­lles que ne­ce­si­ta­ba paz y ali­vio en aque­llas cir­cuns­tan­cias es­tre­san­tes. Le pe­dí que me die­ra al­gu­na se­ñal de que me ayu­da­ría, pues en ese mo­men­to no sa­bía si­quie­ra có­mo iba a ser ca­paz de ma­ne­jar has­ta el cen­tro en el es­ta­do en que es­ta­ba.

De gol­pe me vino a la me­mo­ria un pa­sa­je bíblico: «Les de­jo un re­ga­lo: paz en la men­te y en el co­ra­zón. Y la paz que Yo doy es un re­ga­lo que el mun­do no pue­de dar. Así que no se an­gus­tien ni ten­gan mie­do» 2.

Des­co­no­cía de qué for­ma me iba a ayu­dar eso a re­sol­ver los pro­ble­mas. Con to­do, le pe­dí a Je­sús que me die­ra esa paz que me ha­bía pro­me­ti­do, aun­que aún me em­bar­ga­ba un sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia e in­cer­ti­dum­bre.

Con­ti­nué me­di­tan­do, y en­ton­ces su­ce­dió al­go asom­bro­so. De re­pen­te de­jé de sen­tir­me con­tra­ria­da por to­do lo que su­ce­día. No sé có­mo ex­pli­car­lo; so­lo pue­do afir­mar que me sen­tí más li­via­na. La paz que an­he­la­ba se apo­de­ró de mi men­te y es­pí­ri­tu, y me sen­tí ali­via­da, ca­si co­mo si es­tu­vie­ra flo­tan­do. La pre­sión que me cau­sa­ba tan­ta an­sie­dad se re­du­jo, y me se­re­né. Se me des­pe­jó la men­te. Lo úni­co que ha­bía he­cho era re­zar y to­mar­me unos mi­nu­tos pa­ra

re­fle­xio­nar so­bre el ver­sícu­lo que me ha­bía ve­ni­do al pen­sa­mien­to. Ese sim­ple ac­to en­ca­mi­nó mis pro­ce­sos men­ta­les en una di­rec­ción com­ple­ta­men­te dis­tin­ta.

Mien­tras me pre­pa­ra­ba pa­ra sa­lir, me ma­ra­vi­llé del po­der de Dios. Ya en el au­to, re­cé pa­ra que esa sen­sa­ción per­sis­tie­ra, pues me sen­tía di­vi­na­men­te. Re­cuer­do que pen­sé: «Ya no ten­go pá­ni­co. Ya no es­toy a pun­to de llo­rar. ¡Es­to es fan­tás­ti­co!»

Aho­ra te con­ta­ré có­mo trans­cu­rrió el res­to de la jor­na­da, que una vez más me re­cor­dó que Dios no nos de­frau­da:

Lle­gué al cen­tro y en­con­tré fá­cil­men­te dónde es­ta­cio­nar. Si bien era un día nu­bla­do, no llo­vía, lo que ya es mu­cho de­cir en Ir­lan­da. Lle­gué al edi­fi­cio don­de de­bía dar el exa­men con 20 mi­nu­tos de an­te­la­ción y tu­ve oca­sión de ha­blar con mi pro­fe­so­ra. Le ha­blé de mi do­lor de ca­be­za y de que te­nía la es­pe­ran­za de pa­sar la prue­ba. Me di­jo que es­ta­ba se­gu­ra de que me iría muy bien, lo cual me ani­mó.

Y así fue. Mien­tras con­tes­ta­ba las pre­gun­tas del exa­men me lle­vé la gra­ta sor­pre­sa de que me sa­bía la ma­yo­ría de las res­pues­tas. Fui de las pri­me­ras en ter­mi­nar, y cuan­do es­ta­ba vol­vien­do a ca­sa lla­mó mi ma­dre pa­ra de­cir­me que ha­bía lle­ga­do bien y que en el ae­ro­puer­to ha­bía to­ma­do un bus has­ta nues­tra ciu­dad, don­de un ami­go la re­co­gió y la de­jó en ca­sa.

Me lle­gó un men­sa­je de tex­to de una ami­ga que se ofre­cía a lle­var­me al en­sa­yo. ¡Otra bue­na no­ti­cia! El en­sa­yó sa­lió bien, y aun­que me do­lió la ca­be­za las tres ho­ras que du­ró, al me­nos no fue un do­lor pul­sá­til, lo que lo hi­zo más so­por­ta­ble.

Era ca­si me­dia­no­che cuan­do re­gre­sé a ca­sa y me acos­té. Mi ma­ri­do me ha­bía es­pe­ra­do des­pier­to, y le agra­de­cí que hu­bie­ra ora­do por mí. Tam­bién le di gra­cias a Dios por ha­ber­me ayu­da­do a en­con­trar paz, lo cual hi­zo que mi caó­ti­ca jor­na­da, in­creí­ble­men­te, ter­mi­na­ra bien.

Al día si­guien­te in­ves­ti­gué el sen­ti­do bíblico del tér­mino paz. Des­cu­brí que en el An­ti­guo Tes­ta­men­to sig­ni­fi­ca­ba «ple­ni­tud, so­li­dez y bie­nes­tar in­te­gral». En el Nue­vo Tes­ta­men­to la pa­la­bra sue­le sig­ni­fi­car «se­re­ni­dad, una com­bi­na­ción de es­pe­ran­za, con­fian­za y so­sie­go men­tal y es­pi­ri­tual» 3.

Me que­dé im­pre­sio­na­da cuan­do me di cuen­ta de que esa era jus­ta­men­te la sen­sa­ción que me ha­bía embargado el día an­te­rior. La paz en reali­dad no es otra co­sa que fe, con­fian­za en que Dios lo re­sol­ve­rá to­do de al­gún mo­do.

Cuan­do te to­que vi­vir un día co­mo ese que aca­bo de des­cri­bir — oja­lá que no sea sino ca­da año bi­sies­to—, sim­ple­men­te re­za y pí­de­le a Dios que te dé Su paz. Des­pués cé­de­le el con­trol. Te sor­pren­de­rán las so­lu­cio­nes que Él idea­rá y la paz que te brindará. « Así ex­pe­ri­men­ta­rán la paz de Dios, que su­pera to­do lo que po­de­mos en­ten­der. La paz de Dios cui­da­rá su co­ra­zón y su men­te mien­tras vi­van en Cris­to Je­sús» 4.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.