OA­SIS de CAL­MA

Pre­li­mi­na­res de la ora­ción me­di­ta­ti­va

Conectate - - NEWS - 1. Fi­li­pen­ses 4: 6 2. https://ac­ti­va­ted. org/es/co­lum­nas/ejercicios- es­pi­ri­tua­les

1er pa­so: Bus­car un lu­gar ade­cua­do. A la ma­yo­ría nos re­sul­ta me­jor me­di­tar en un es­pa­cio tran­qui­lo y des­pe­ja­do. Lo ideal es no ha­cer­lo don­de tra­ba­ja­mos, ni en el am­bien­te en el que pa­sa­mos la ma­yor par­te de las ho­ras de vi­gi­lia. Un lu­gar apar­ta­do al ai­re li­bre in­vi­ta a me­di­tar. El ai­re pu­ro no so­lo nos renueva fí­si­ca­men­te, sino que tam­bién re­pre­sen­ta el Es­pí­ri­tu de Dios que nos lim­pia la men­te y el es­pí­ri­tu.

2º pa­so: To­mar­se unos mi­nu­tos pa­ra so­se­gar­se. Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble pa­sar en un dos por tres del rit­mo aje­trea­do que lle­va­mos en un día cual­quie­ra a un es­ta­do pro­fun­do de ora­ción me­di­ta­ti­va. A ve­ces vie­ne bien de­di­car unos mo­men­tos a una ac­ti­vi­dad de en­la­ce, por ejem­plo es­cu­char mú­si­ca sua­ve, dar un pa­seo o res­pi­rar pro­fun­da­men­te. Pro­ban­do di­ver­sas téc­ni­cas uno fi­nal­men­te des­cu­bre la que me­jor le re­sul­ta.

3er pa­so: De­jar los afa­nes a los pies de Je­sús. Cuan­do los pro­ble­mas te ago­bian y des­con­cen­tran, es di­fí­cil al­can­zar la paz que brin­da la me­di­ta­ción. Tó­ma­te unos mi­nu­tos — o el tiem­po que ne­ce­si­tes— pa­ra en­co­men­dar­le a Je­sús en ora­ción to­do lo que te ge­ne­ra in­quie­tud en ese mo­men­to. Des­crí­be­le de­ta­lla­da­men­te lo que te an­gus­tia y pí­de­le que te li­bre de esas car­gas y se las eche Él a cues­tas. Cen­tra tu aten­ción en la ca­pa­ci­dad que tie­ne Dios pa­ra apor­tar so­lu­cio­nes, no en los pro­ble­mas. «Por na­da es­téis afa­no­sos, sino sean co­no­ci­das vues­tras pe­ti­cio­nes de­lan­te de Dios en to­da ora­ción y rue­go, con ac­ción de gra­cias» 1.

4º pa­so: Re­la­jar­se. A ve­ces pue­de re­sul­tar be­ne­fi­cio­so ha­cer va­rios mi­nu­tos de es­ti­ra­mien­tos sua­ves y res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das, se­gui­das de un ejer­ci­cio de re­la­ja­ción (con­cén­tra­te en re­la­jar la ca­ra y el cue­llo, lue­go el res­to del cuer­po, par­te por par­te). Si te sien­tes par­ti­cu­lar­men­te ten­so, tal vez una du­cha, un ba­ño o una ca­mi­na­ta al ai­re li­bre te ayu­den a dis­ten­der­te. Si es­tás ago­ta­do, qui­zá te ven­ga bien dor­mir una sies­ta, ya que el can­san­cio ex­tre­mo no es buen alia­do de la me­di­ta­ción.

5º pa­so: Ele­gir una pos­tu­ra có­mo­da. Al me­di­tar, la ac­ti­tud es­pi­ri­tual es mu­cho más im­por­tan­te que la pos­tu­ra cor­po­ral. No es ne­ce­sa­rio sen­tar­se de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra; es más, ni si­quie­ra es pre­ci­so es­tar sen­ta­do. Lo im­por­tan­te es es­tar có­mo­do pa­ra po­der con­cen­trar la men­te y los pen­sa­mien­tos con ma­yor fa­ci­li­dad.

6º pa­so: Me­di­tar. Has en­con­tra­do un lu­gar ade­cua­do y has ami­no­ra­do la mar­cha fí­si­ca­men­te. Le has en­co­men­da­do tus pro­ble­mas y preo­cu­pa­cio­nes a Je­sús, o sea, que es­tán en bue­ní­si­mas ma­nos. Te has des­en­chu­fa­do de los asun­tos que tie­nes pen­dien­tes, es­tás re­la­ja­do y có­mo­do, lis­to pa­ra un ra­to de me­di­ta­ción.

Pue­des op­tar por cen­trar tu aten­ción en el pro­pio Je­sús, pen­san­do en uno de Sus atri­bu­tos, o en al­gu­na ben­di­ción que te ha­ya con­ce­di­do. Otra po­si­bi­li­dad es me­di­tar en al­gún pre­cep­to de la Pa­la­bra de Dios. Pa­ra em­pe­zar, te pue­de re­sul­tar útil leer un pa­sa­je de la Bi­blia, uno de los men­sa­jes de De Je­sús, con ca­ri­ño que pu­bli­ca­mos en la con­tra­por­ta­da de ca­da nú­me­ro de Conéctate, o al­gu­na otra lec­tu­ra de­vo­cio­nal. En las co­lum­nas de Ejercicios

es­pi­ri­tua­les de nues­tro si­tio web2 en­con­tra­rás más ideas pa­ra tus ra­tos de con­tem­pla­ción.

La paz ex­te­rior es con­se­cuen­cia de co­no­cer a Je­sús in­te­rior­men­te. Pa­ra ello bas­ta con que lo in­vi­tes a en­trar en tu co­ra­zón: Je­sús, quie­ro co­no­cer­te y dis­fru­tar de Tu paz. En­tra en mi vi­da, so­sié­ga­me, ayú­da­me a co­no­cer­te me­jor y haz­me cre­cer en el Es­pí­ri­tu San­to y en el co­no­ci­mien­to de Tu Pa­la­bra. Amén. ¡Tú guar­da­rás en per­fec­ta paz a to­dos los que con­fían en Ti; a to­dos los que con­cen­tran en Ti sus pen­sa­mien­tos! Isaías 26:3 ( NTV) Si Dios es nues­tro Dios, nos da­rá paz cuan­do es­te­mos atri­bu­la­dos. Cuan­do fue­ra se desate una tor­men­ta, pon­drá paz en nues­tro in­te­rior. El mun­do sue­le crear con­flic­tos don­de hay paz; Dios, en cam­bio, po­ne paz don­de hay con­flic­tos. Tho­mas Wat­son (c. 1620–1686) La me­di­ta­ción con­sis­te sim­ple­men­te en pla­ti­car con Dios acer­ca de Su Pa­la­bra, ani­ma­do por el de­seo de po­ner en ar­mo­nía con ella tu vi­da y la de las per­so­nas por las que ores. Wi­lliam Th­ras­her Cuan­do ve­mos que de­cli­na nues­tra al­ma es con­ve­nien­te ele­var­la en­se­gui­da con al­gu­na me­di­ta­ción que nos avi­ve, re­la­cio­na­da, por ejem­plo, con la pre­sen­cia de Dios, con la ne­ce­si­dad de dar cuen­ta in­elu­di­ble­men­te de nues­tros ac­tos, con el infinito amor de Dios en Cris­to y los fru­tos aso­cia­dos, con la ex­ce­len­cia del lla­ma­mien­to del cris­tiano, con la bre­ve­dad e in­cer­ti­dum­bre de es­ta vi­da, con el es­ca­so be­ne­fi­cio que nos de­ja­rá de aquí a po­co to­do lo que hoy se ro­ba nues­tro co­ra­zón, y con el he­cho de que nos acom­pa­ña­rá por la eter­ni­dad, ya sea que em­plee­mos es­te bre­ve tiem­po aquí pa­ra bien o pa­ra mal. Cuan­to más per­mi­ta­mos que esas con­si­de­ra­cio­nes arrai­guen en nues­tro co­ra­zón, más nos acer­ca­re­mos al es­ta­do del al­ma que dis­fru­ta­re­mos en el Cie­lo. Ri­chard Sib­bes (1577–1635) En vez de nues­tro ago­ta­mien­to y fa­ti­ga es­pi­ri­tual, Dios nos pro­por­cio­na­rá des­can­so. So­lo pi­de que acu­da­mos a Él, que pa­se­mos un ra­to pen­san­do en Él, me­di­tan­do so­bre Él, dia­lo­gan­do con Él, es­cu­chan­do en si­len­cio, ocu­pán­do­nos en Él, to­tal y ab­so­lu­ta­men­te per­di­dos en lo re­cón­di­to de Su pre­sen­cia. Chuck Swin­doll (n. 1934)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.