Mis lis­tas y Dios

Conectate - - NEWS - Phi­llip Mar­tin 1. Juan 15: 5 ( NTV), én­fa­sis aña­di­do Phi­llip Mar­tin (1949–2016) fue un mi­sio­ne­ro es­ta­dou­ni­den­se que du­ran­te 45 años hi­zo apos­to­la­do en el Sub­con­ti­nen­te In­dio y en otros paí­ses.

To­da mi vi­da me he preo­cu­pa­do de ser pro­duc­ti­vo. Me enor­gu­lle­cía de sa­ber qué ha­cer, de te­ner una lis­ta prio­ri­za­da de ta­reas pen­dien­tes, con las más im­por­tan­tes mar­ca­das con re­sal­ta­dor, se­ña­la­das con un círcu­lo o es­cri­tas en le­tra gran­de. Me mo­vía con ce­le­ri­dad por la ciu­dad, de­te­nién­do­me aquí y allá pa­ra re­sol­ver y bo­rrar de la lis­ta al­gu­nos asun­tos me­no­res sin per­der de vis­ta los prio­ri­ta­rios.

Ha­ce unos años in­clu­so ideé una tar­je­ti­ta pa­ra pla­ni­fi­car mis ac­ti­vi­da­des dia­rias, im­pre­sa en car­tu­li­na grue­sa y de pe­que­ño ta­ma­ño pa­ra que me que­pa en el bol­si­llo de la ca­mi­sa. Ca­da día me pre­pa­ro una, y la lle­vo siem­pre con­mi­go. En los úl­ti­mos años he em­plea­do esas tar­je­ti­tas en los se­mi­na­rios que doy so­bre ges­tión del tiem­po.

Pa­sa­ba gran par­te de mis ra­tos de co­mu­nión con Dios con lá­piz y agen­da en mano, pa­ra ano­tar la mul­ti­tud de co­sas que de­bía ha­cer. Por lo ge­ne­ral, al ter­mi­nar esos ra­tos de co­mu­nión ya te­nía mi plan del día con to­dos los asun­tos de­bi­da­men­te or­de­na­dos. Me con­su­mía la im­pa­cien­cia, es­ta­ba lis­to pa­ra en­trar en ac­ción. La ela­bo­ra­ción de ese plan me con­su­mía una bue­na par­te del tiem­po que pa­sa­ba a so­las con Dios.

Ha­ce po­co, sin em­bar­go, al­go cor­to­cir­cui­tó to­do mi mo­dus ope­ran­di. Me vi por lar­go tiem­po en una si­tua­ción en la que me re­sul­ta­ba hu­ma­na­men­te im­po­si­ble aten­der a to­do lo que ha­bía que ha­cer. Mis lis­tas de ta­reas pen­dien­tes eran lar­gas en ex­ce­so y con­te­nían de­ma­sia­das va­ria­bles. Ha­bía un cú­mu­lo de asun­tos de má­xi­ma im­por­tan­cia y de­ma­sia­do es­trés en mi vi­da. Pa­ra col­mo, fí­si­ca­men­te an­da­ba ago­ta­do.

La ver­dad es que mi si­tua­ción se vol­vió tan ago­bian­te que ni po­día pen­sar en pre­pa­rar­me una lis­ta. No que­ría sino es­tar cer­ca de Dios. Sa­bía que so­lo Él po­día sa­ciar mi al­ma y cal­mar la fu­rio­sa tem­pes­tad. En ese mo­men­to ex­pe­ri­men­té lo que Je­sús des­cri­be en Juan 15: «Yo soy la vid; us­te­des son las ra­mas. Los que per­ma­ne­cen en Mí y Yo en ellos pro­du­ci­rán mu­cho fru­to, por­que se­pa­ra­dos de Mí, no pue­den ha­cer na­da » 1.

Por pri­me­ra vez caí en la cuen­ta de que a Je­sús no le in­tere­sa mi lis­ta de ta­reas; ni si­quie­ra le in­tere­sa que le per­mi­ta que me la pre­pa­re. Quie­re más bien que per­ma­nez­ca en Él y me nu­tra de Su Pa­la­bra.

Aún me pre­pa­ro y uso lis­tas, pe­ro no con la in­ten­si­dad de an­tes. Ya no tie­ne pa­ra mí má­xi­ma im­por­tan­cia. Lo que más me im­por­ta es ha­cer con­tac­to con Je­sús. Sue­le ser en esos mo­men­tos cuan­do mi al­ma es­cu­cha Sus ca­si im­per­cep­ti­bles su­su­rros, ge­ne­ral­men­te so­bre asun­tos im­por­tan­tes pa­ra Él. Si ten­go la ca­be­za y el es­pí­ri­tu aba­rro­ta­dos de mis pro­pios pen­sa­mien­tos, es po­si­ble que no oi­ga esos su­su­rros y que me pier­da al­go fun­da­men­tal que tie­ne Dios en Su lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.