La pers­pec­ti­va del tiem­po

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Ma­ría Fon­tai­ne

¿Te in­va­de a ve­ces la sen­sa­ción de que eres un fra­ca­so? ¿Las co­sas no han re­sul­ta­do co­mo tú pen­sa­bas o que­rías? ¿Tus ex­pec­ta­ti­vas se han vis­to de­frau­da­das? ¿No has al­can­za­do tus me­tas?

Pues bien, per­mí­te­me que te cuen­te de un hom­bre que se sin­tió ven­ci­do.

Era en­fer­mi­zo. A me­nu­do se de­pri­mía tan­to que per­día to­das las ga­nas de vi­vir. A la tem­pra­na edad de 14 años ya se ha­bía que­da­do huér­fano de pa­dre y ma­dre. Fue ex­pul­sa­do de la uni­ver­si­dad, lo que frus­tró su sueño de ha­cer es­tu­dios su­pe­rio­res y su am­bi­ción de ser acep­ta­do co­mo mi­nis­tro de Dios. Li­bró una du­ra ba­ta­lla contra la so­le­dad y el ais­la­mien­to. Lu­chó por su­pe­rar el te­mor a la muer­te. Mu­rió jo­ven, po­bre, tras una gra­ve en­fer­me­dad, sin ha­ber lo­gra­do apa­ren­te­men­te gran co­sa.

Él mis­mo se con­si­de­ró un fra­ca­sa­do, y así lo vie­ron tam­bién mu­chos coe­tá­neos su­yos. A pe­sar de to­do, su vi­da ha mo­ti­va­do a nu­me­ro­sos mi­sio­ne­ros y sier­vos de Dios, tan­to de hoy co­mo de an­ta­ño. Con el tiem­po sus con­ver­sos evan­ge­li­za­ron a otras per­so­nas, y su obra mi­sio­ne­ra in­flu­yó en mu­chos. Su dia­rio de ora­cio­nes ha si­do una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra ge­ne­ra­cio­nes de cris­tia­nos.

Fa­lle­ció du­dan­do si ha­bía lo­gra­do al­gu­na co­sa apar­te de un pu­ña­do de con­ver­sos. So­lo al­can­zó re­nom­bre des­pués de su muer­te.

Sus ba­ta­llas en es­ta Tie­rra — sus pre­sun­tos fra­ca­sos— en for­ma de du­das, de­pre­sión y an­gus­tia de es­pí­ri­tu son pre­ci­sa­men­te las que han ayu­da­do a mu­chos mi­sio­ne­ros y los han ani­ma­do y for­ta­le­ci­do en su la­bor.

¿Fue lo su­yo ver­da­de­ra­men­te un fra­ca­so? ¿O que­ría Dios ser­vir­se de su vi­da a mo­do de vela —por po­ca luz que die­ra y por po­co tiem­po que du­ra­ra an­tes de apa­gar­se— pa­ra ilu­mi­nar y alen­tar a fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de ser­vi­do­res de Dios?

¿Se equi­vo­có Dios? ¿Es po­si­ble que­dar co­mo un fra­ca­sa­do y aun así gozar de gran apro­ba­ción a los ojos de Dios?

¿Su nom­bre? Da­vid Brai­nerd. En­se­gui­da, un bre­ve re­su­men de su vi­da, com­pi­la­do y con­den­sa­do a par­tir de va­rios li­bros y pá­gi­nas web: Da­vid Brai­nerd, mi­sio­ne­ro en­tre los indios de Nor­tea­mé­ri­ca na­ci­do el 20 de abril de 1718.

A los 21 años ya ha­bía acep­ta­do a Je­sús co­mo Sal­va­dor y re­suel­to dar tes­ti­mo­nio de Él. En sep­tiem­bre de 1739 se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Ya­le. Di­cha ins­ti­tu­ción es­ta­ba pa­san­do por un pe­río­do de tran­si­ción. Brai­nerd al llegar se ape­nó an­te la in­di­fe­ren­cia re­li­gio­sa que ob­ser­vó. No obs­tan­te, al po­co tiem­po el evan­ge­li­za­dor Geor­ge Whi­te­field y el Gran Des­per­tar de­ja­ron una pro­fun­da hue­lla. De la no­che a la ma­ña­na se fun­da­ron gru­pos de ora­ción y de es­tu­dio de la Bi­blia, lo que por lo ge­ne­ral dis­gus­tó a las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias, te­me­ro­sas de que se desata­ra mu­cho fer­vor re­li­gio­so. Fue en ese am­bien­te en

el que el jo­ven Brai­nerd hi­zo un co­men­ta­rio des­afo­ra­do so­bre uno de los tu­to­res, ex­pre­san­do que «no te­nía más gra­cia que una si­lla » y til­dán­do­lo de hi­pó­cri­ta. El co­men­ta­rio lle­gó a oí­dos de los di­rec­to­res de la ins­ti­tu­ción, que ex­pul­sa­ron a Da­vid des­pués que se ne­gó a dis­cul­par­se en pú­bli­co por lo que ha­bía di­cho en pri­va­do.

Brai­nerd per­sis­tió en su in­ten­ción de pre­di­car el Evan­ge­lio a pe­sar de que, se­gún ca­si to­dos los cri­te­rios por los que se re­gían las jun­tas mi­sio­ne­ras, era un can­di­da­to ries­go­so. Él mis­mo re­co­no­ció que te­nía un tem­pe­ra­men­to me­lan­có­li­co. Era de cons­ti­tu­ción dé­bil, a me­nu­do se en­fer­ma­ba o de­pri­mía, y ne­ce­si­ta­ba fre­cuen­tes pe­río­dos de des­can­so.

En 1742 se le asig­nó la mi­sión de evan­ge­li­zar a los in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos. Su pri­mer año co­mo mi­sio­ne­ro no fue par­ti­cu­lar­men­te aus­pi­cio­so. No sa­bía ha­blar el idio­ma de los na­ti­vos ni es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra las di­fi­cul­ta­des de la vi­da en el mon­te. Se sin­tió so­lo y pro­fun­da­men­te tris­te. Es­cri­bió:

Es­ta­ba hun­di­do. […] Me pa­re­ció que nun­ca ten­dría éxi­to en­tre los indios. Mi al­ma es­ta­ba can­sa­da de la vi­da que lle­va­ba. An­sia­ba des­me­su­ra­da­men­te mo­rir.

Vi­vo en el de­sier­to más so­li­ta­rio y tris­te que pue­da ha­ber. […] Mi die­ta con­sis­te más que na­da en ma­za­mo­rra, maíz her­vi­do y pan a la bra­sa. […] Mi vi­vien­da es un mon­ton­ci­to de pa­ja so­bre unas ta­blas. Mi tra­ba­jo es su­ma­men­te exi­gen­te y di­fí­cil. En su pri­mer in­vierno en el mon­te su­frió in­for­tu­nios y en­fer­me­da­des. Su se­gun­do año co­mo mi­sio­ne­ro lo con­si­de­ró to­tal­men­te inú­til, y sus es­pe­ran­zas de evan­ge­li­zar a los indios se des­va­ne­cie­ron. Pen­só se­ria­men­te en la po­si­bi­li­dad de re­nun­ciar a su la­bor.

El ter­cer año se tras­la­dó a otra zo­na. Allí sus reunio­nes co­men­za­ron a atraer has­ta a se­ten­ta indios a la vez, al­gu­nos de los cua­les re­co­rrían has­ta 60 ki­ló­me­tros pa­ra es­cu­char el men­sa­je de sal­va­ción. Hu­bo un des­per­tar re­li­gio­so. Des­pués de un año y me­dio el pre­di­ca­dor iti­ne­ran­te te­nía unos 150 con­ver­sos, al­gu­nos de los cua­les lue­go evan­ge­li­za­ron a otros.

El pri­mer via­je de Brai­nerd al po­bla­do de una tri­bu muy fie­ra dio pie a un mi­la­gro que hi­zo que los indios lo ve­ne­ra­ran co­mo pro­fe­ta de Dios. Ha­bía acam­pa­do a las afue­ras del asen­ta­mien­to y te­nía pen­sa­do in­gre­sar en él a la ma­ña­na

si­guien­te pa­ra pre­di­car. Sin que él lo supiera, to­dos sus mo­vi­mien­tos eran ob­ser­va­dos por gue­rre­ros en­via­dos pa­ra ma­tar­lo. F. W. Bo­reham re­la­ta así el in­ci­den­te:

Cuan­do los gue­rre­ros se acer­ca­ron a la car­pa de Brai­nerd, vie­ron al ros­tro pá­li­do de ro­di­llas. Mien­tras él ora­ba, de pron­to una ser­pien­te cas­ca­bel se si­tuó a su la­do, le­van­tó su ho­rren­da ca­be­za lis­ta pa­ra ata­car, agi­tó su len­gua bí­fi­da ca­si de­lan­te mis­mo de la ca­ra de Brai­nerd y lue­go, sin mo­ti­vo apa­ren­te, des­apa­re­ció rá­pi­da­men­te en­tre la ma­le­za.

—¡El Gran Es­pí­ri­tu está con el ros­tro pá­li­do! — ex­cla­ma­ron los indios.

Al día si­guien­te le dis­pen­sa­ron un re­ci­bi­mien­to digno de un pro­fe­ta. Ese in­ci­den­te no so­lo mues­tra una de las mu­chas in­ter­ven­cio­nes di­vi­nas en su mi­nis­te­rio; tam­bién ilus­tra la im­por­tan­cia e in­ten­si­dad de la ora­ción en su vi­da. En pá­gi­na tras pá­gi­na de Vi­da y dia­rio de Da­vid Brai­nerd uno lee fra­ses co­mo es­tas:

«Una vez más Dios me fa­cul­tó pa­ra im­plo­rar­le nu­me­ro­sas al­mas, y cum­plí el dul­ce de­ber de la in­ter­ce­sión con mu­cho fer­vor ».

«Es­tu­ve un buen ra­to oran­do en el bos­que. Me pa­re­ció ele­var­me por en­ci­ma de las co­sas de es­te mun­do».

«De­di­qué es­te día a ayu­nar en se­cre­to y orar, de la ma­ña­na has­ta la no­che».

«Llo­vía, y los ca­mi­nos es­ta­ban en­lo­da­dos; pe­ro sen­tí un de­seo tan in­ten­so que me arro­di­llé a un cos­ta­do del sen­de­ro y se lo con­té to­do a Dios. Le di­je en ora­ción que si me es­co­gía co­mo ins­tru­men­to Su­yo mis ma­nos tra­ba­ja­rían pa­ra Él y mi len­gua ha­bla­ría en Su nom­bre. De pron­to las som­bras de la no­che se ilu­mi­na­ron, y su­pe que Dios ha­bía oí­do y res­pon­di­do mi ora­ción».

«En los si­len­cios que ha­go en me­dio de la agi­ta­ción de la vi­da ten­go en­cuen­tros con Dios. De esos si­len­cios sal­go re­ani­ma­do y con un re­no­va­do sen­ti­do de po­der. Oi­go una voz en los si­len­cios y to­mo cada vez más con­cien­cia de que se tra­ta de la de Dios». Con to­das las pe­nu­rias que su­frió, su sa­lud se re­sin­tió. Mu­rió a los 29 años el 9 de oc­tu­bre de 1747. Su ab­ne­ga­da de­vo­ción, su ce­lo y su en­tre­ga a la ora­ción ins­pi­ra­ron a mi­sio­ne­ros co­mo Henry Martyn, Wi­lliam Ca­rey, Jo­nat­han Ed­wards, Ado­ni­ram Jud­son y John Wes­ley. La in­fluen­cia que ejer­ció des­pués de su muer­te fue ma­yor que los re­sul­ta­dos que ob­tu­vo en vi­da. Su dia­rio se con­vir­tió en un clá­si­co que ha mo­ti­va­do a mu­chos a mi­sio­nar. El in­flu­jo que ha te­ni­do es prue­ba de que Dios pue­de va­ler­se de cual­quier va­si­ja dis­pues­ta a de­jar­se usar por Él, por frá­gil y de­li­ca­da que sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.