DOS VI­DAS EJEM­PLA­RES

Conectate - - CONECTATE - Ro­sa­ne Pe­rei­ra Ro­sa­ne Pe­rei­ra es pro­fe­so­ra de inglés y es­cri­to­ra. Vi­ve en Río de Ja­nei­ro ( Bra­sil) y está afi­lia­da a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Mi abue­la Sa­bi­na fue una san­ta que tu­ve el pri­vi­le­gio de co­no­cer per­so­nal­men­te. No te­nía par­ti­da de na­ci­mien­to, pe­ro fue al co­le­gio el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra apren­der a leer bien. Leía la Bi­blia to­dos los días, y nun­ca se per­día la mi­sa del do­min­go. Si bien era afa­ble y bon­da­do­sa, ja­más de­ja­ba pa­sar la oca­sión de en­se­ñar­nos al­go for­ma­ti­vo, co­mo una vez en que mi her­ma­na, mis pri­mas y yo ro­ba­mos unas fru­tas de los ve­ci­nos. Le bas­tó con mi­rar­nos cuan­do lle­ga­mos a ca­sa pa­ra sa­ber que ha­bía­mos he­cho al­gu­na tra­ve­su­ra. Des­pués que re­co­no­ci­mos nues­tra fe­cho­ría, nos man­dó re­gre­sar a pe­dir dis­cul­pas.

Era la úni­ca per­so­na a quien te­nía que pe­dir su ben­di­ción y be­sar­le la mano se­gún las an­ti­guas cos­tum­bres; y cada vez que me de­cía: «¡Dios te ben­di­ga, mi­ji­ta!», aque­llas pa­la­bras me pa­re­cían má­gi­cas. Era me­nu­da y frá­gil, mas sus 8 hi­jos y 14 nie­tos la que­rían y ad­mi­ra­ban. Mi pa­dre me con­tó que es­tu­vo su vi­da en­te­ra de­di­ca­da a su fa­mi­lia y que nun­ca la oyó que­jar­se. Fue una gran mu­jer que in­flu­yó a su ma­ne­ra en mu­chas per­so­nas, en­tre ellas yo.

Me re­cuer­da a otra gran per­so­ni­ta: la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta. Ha­ce po­co vi el do­cu­men­tal bio­grá­fi­co Car­tas de la Ma­dre Te­re­sa, que na­rra los hu­mil­des ini­cios de su la­bor en­tre los po­bres y la his­to­ria de al­gu­nas de sus alum­nas de en­se­ñan­za se­cun­da­ria, pro­ce­den­tes de familias aco­mo­da­das, que de­ci­die­ron con­sa­grar su vi­da a Je­sús a raíz del ejem­plo que ella les dio. Tam­bién re­fie­re sus su­fri­mien­tos y has­ta ha­bla de sus crí­ti­cos que se em­pe­ña­ban en de­te­ner su bue­na obra.

Su ejem­plo de amor per­du­ra­rá pa­ra siem­pre y se­gui­rá in­flu­yen­do en mu­chas per­so­nas du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. Aun­que — a di­fe­ren­cia de mi abue­la— no tu­vo hi­jos, en­tre­gó su vi­da por los hi­jos de Dios. Su con­sig­na era: «Les ase­gu­ro que to­do lo que hi­cie­ron por uno de Mis her­ma­nos, aun por el más pe­que­ño, lo hi­cie­ron por Mí» 1. Ella veía a Je­sús en cada per­so­na a la que ayu­da­ba. Ser­vir a los de­más era su for­ma de agra­de­cer­le a Je­sús lo que Él ha­bía he­cho por ella con Sus en­se­ñan­zas y Su muer­te en la cruz.

¿Por qué no hay más ma­dres te­re­sas? Su­pon­go que la ma­yo­ría no en­ten­de­mos tan bien co­mo ella la in­ten­si­dad con que ama Dios a la hu­ma­ni­dad. Es al­go que yo to­da­vía es­toy des­cu­brien­do. Me vie­ne a la me­mo­ria un an­ti­guo himno: «Co­mo el mar es de an­cho, cá­li­do co­mo el sol, hon­do co­mo el océano, el amor del Sal­va­dor » 2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.