A NUES­TROS AMI­GOS Cre­cer y apren­der

Conectate - - CONECTATE - Es­pe­ro que dis­fru­tes de esos y de los de­más ar­tícu­los de es­te nú­me­ro de Co­néc­ta­te. Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

El de­seo de apren­der es in­na­to en los ni­ños. Siem­pre que ten­gan sa­tis­fe­chas sus ne­ce­si­da­des ele­men­ta­les, su sed de nue­va in­for­ma­ción y ex­pe­rien­cias es in­sa­cia­ble. Si en­ci­ma es­tán con­ten­tos, en­fras­ca­dos en ac­ti­vi­da­des in­tere­san­tes y prac­ti­cán­do­las en si­tios se­gu­ros, me­jor aún. In­ves­ti­ga­cio­nes en neu­ro­cien­cia re­ve­lan que el de­sa­rro­llo del 90% del ce­re­bro de un ni­ño tie­ne lu­gar a una ve­lo­ci­dad re­lám­pa­go en­tre el nacimiento y los cin­co años de edad. Los pe­ques se em­pa­pan de in­for­ma­ción y ad­quie­ren ha­bi­li­da­des a par­tir de lo que ven y oyen ha­cer a los de­más y a tra­vés de su pro­pia ex­pe­ri­men­ta­ción, por en­sa­yo y error. Ca­da vis­ta, olor, so­ni­do o sen­sa­ción de­ja su im­pron­ta. Mu­cho an­tes de que pi­sen un au­la, sus neu­ro­nas han es­ta­do ya crean­do re­des, sus pro­ce­sos cog­ni­ti­vos se han dis­pa­ra­do, sus ca­pa­ci­da­des lin­güís­ti­cas se es­tán desa­rro­llan­do, y es­tán sen­tan­do las ba­ses pa­ra to­da una vi­da de apren­di­za­je.

A la ma­yo­ría de los mor­ta­les, no obs­tan­te, nos su­ce­de que ese to­rren­te de apren­di­za­je va ba­jan­do de in­ten­si­dad has­ta re­du­cir­se a un man­so ria­chue­lo y a la pos­tre a un hi­li­to. La vi­da avanza im­pla­ca­ble. El es­trés y las obli­ga­cio­nes nos nu­blan el pen­sa­mien­to, y nues­tro cre­ci­mien­to y apren­di­za­je que­dan en un se­gun­do plano fren­te a co­sas en apa­rien­cia más im­por­tan­tes o, en cual­quier ca­so, más ur­gen­tes.

Fue Gand­hi el que di­jo: « Apren­de co­mo si fue­ras a vi­vir eter­na­men­te». Si bien nues­tro pe­re­gri­na­je por la Tie­rra tie­ne sus lí­mi­tes mar­ca­dos, no por eso de­be­mos de­jar de cre­cer y apren­der. Pa­ra des­cu­brir y ali­men­tar la fe­li­ci­dad es ne­ce­sa­rio, en­tre otras co­sas, que pe­se al co­rrer del tiem­po nos man­ten­ga­mos abier­tos a lo nue­vo y lo inex­plo­ra­do, aun­que ello no siem­pre sea fá­cil.

Algunas de las ex­pe­rien­cias más me­mo­ra­bles de nues­tra vi­da es­tán re­la­cio­na­dos con al­go que apren­di­mos, por pe­que­ño que fue­ra. Esos mo­men­tos en que se nos pren­de la bom­bi­lla, co­mo des­cri­be Ma­ría en su ar­tícu­lo de las pá­gi­nas 4– 6, pue­den me­jo­rar de ma­ne­ra pal­pa­ble nues­tra vi­da fí­si­ca, mien­tras que nues­tro cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual am­plía nues­tros ho­ri­zon­tes y nues­tra fe, co­mo po­ne de re­lie­ve Joy­ce en las pá­gi­nas 8–9.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.