MI BEET­HO­VEN INOL­VI­DA­BLE

Conectate - - CONECTATE - An­na Per­li­ni An­na Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re2, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria ac­ti­va en los Bal­ca­nes des­de 1995.

Cuan­do mi pa­dre me hi­zo es­cu­char por pri­me­ra vez la Sin­fo­nía n.º 6 de Beet­ho­ven1 — al­go que re­pi­tió mu­chas ve­ces— sin du­da su in­ten­ción era con­ta­giar­me su en­tu­sias­mo por la mú­si­ca clá­si­ca.

Si bien yo era pe­que­ña en aque­lla épo­ca, guar­do un vi­vo re­cuer­do de esa pie­za. La mú­si­ca em­pe­za­ba sua­ve­men­te, co­mo si des­cri­bie­ra una es­ce­na pas­to­ril, mien­tras yo ju­ga­ba fe­liz a los pies de mi pa­dre. Apa­re­cía lue­go una nu­be­ci­ta que me pro­du­cía cier­ta in­quie­tud y me ha­cía arri­mar­me más a él. Al ra­to re­tum­ba­ba un trueno y ha­bía ra­yos, y la mú­si­ca se­guía in cres­cen­do has­ta que la tor­men­ta co­bra­ba tal fuer­za y mag­ni­tud que da­ba mie­do. Yo me lan­za­ba a los bra­zos de mi pa­dre, y él me re­con­for­ta­ba en voz ba­ja: 1. Es­cú­cha­la en lí­nea aquí: https://www.

you­tu­be.com/watc h?v=LH­mWoAj4al0. 2. http://www.pe­run­mon­do­mi­glio­re.org/

— No te preo­cu­pes, hi­ja. La tor­men­ta amai­na­rá. ¿No ves? Ya se es­tá cal­man­do. La mú­si­ca es­tá cam­bian­do.

Ca­da tan­to la vol­vía­mos a es­cu­char. Con el tiem­po era yo la que le pe­día que la pu­sie­ra. Cuan­do la me­lo­día re­co­bra­ba su tono apa­ci­ble lue­go del clí­max, cuan­do vol­vían la cal­ma y el so­sie­go des­pués de la tor­men­ta, nos reía­mos jun­tos.

Mu­chos años han pa­sa­do des­de en­ton­ces. La ni­ñi­ta cre­ció, y la Sex­ta de Beet­ho­ven que­dó en el ol­vi­do, des­pla­za­da por mu­chas otras ban­das so­no­ras.

Con el tiem­po, sin em­bar­go, lle­ga­ron las ver­da­de­ras tor­men­tas. Du­ran­te un pe­río­do par­ti­cu­lar­men­te an­gus­tio­so, al­guien me dio un CD de esa sin­fo­nía, y re­vi­ví to­das las sen­sa­cio­nes de mi in­fan­cia. Se me lle­na­ron los ojos de lá­gri­mas cuan­do caí en la cuen­ta de que mi pa­dre en to­do mo­men­to sa­bía lo que me de­pa­ra­ría la vi­da: días apa­ci­bles se­gui­dos de otros tem­pes­tuo­sos que nue­va­men­te de­ri­va­rían en pe­río­dos de tran­qui­li­dad. Co­mo si hu­bie­ra que­ri­do pre­pa­rar­me de an­te­mano.

Los bra­zos de mi Pa­dre ce­les­tial siem­pre han es­ta­do pre­sen­tes pa­ra re­con­for­tar­me y so­se­gar­me, aun cuan­do de­jé de con­tar con la com­pa­ñía de mi pa­dre te­rre­nal. Me han ayu­da­do a resistir y a no per­der la es­pe­ran­za cuan­do a mi al­re­de­dor rei­nan el caos y la agi­ta­ción, por­que a la pos­tre to­da tor­men­ta ce­de, la cal­ma se res­ta­ble­ce, y con fre­cuen­cia to­do que­da más her­mo­so y ra­dian­te que an­tes.

Has­ta el día de hoy, ca­da vez que oi­go esa com­po­si­ción de­rra­mo algunas lá­gri­mas. Fran­ca­men­te no me pue­do con­te­ner. Es el te­ma mu­si­cal de mi vi­da.

Hay un so­lo fun­da­men­to se­gu­ro: una re­la­ción pro­fun­da y ge­nui­na con Je­su­cris­to, la cual nos sos­tie­ne en to­da tur­bu­len­cia. Cua­les­quie­ra que sean las tor­men­tas que arre­cien a nues­tro al­re­de­dor, si nos apo­ya­mos en Su amor nos man­ten­dre­mos fir­mes. Char­les Stan­ley (n. 1932)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.