An­ti­ci­par­se a los PRO­BLE­MAS

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Ma­ría Fon­tai­ne

La ma­yo­ría an­da­mos muy ocu­pa­dos. Por lo ge­ne­ral te­ne­mos más co­sas en que pen­sar y que aten­der de las que en reali­dad ca­ben en un día. To­dos que­re­mos te­ner nues­tras co­sas al día; pe­ro al me­nos en mi ca­so, a ve­ces se me ha­ce cues­ta arri­ba prio­ri­zar de­bi­da­men­te las mu­chas co­sas que quie­ro y ne­ce­si­to ha­cer. Sue­le pa­sar que me fal­ta tiem­po en el día pa­ra ha­cer to­do lo que me gus­ta­ría.

No es que ten­ga de­ma­sia­do que ha­cer; la cues­tión es más bien que de­bo tra­ba­jar con más efi­cien­cia y ren­dir más. De lo con­tra­rio es­toy siem­pre re­sol­vien­do pro­ble­mas y lu­chan­do por po­ner­me al día sin des­cu­brir la gran sa­tis­fac­ción de vi­vir en sin­cro­nía con Je­sús. Es­toy se­gu­ra de que ca­da uno tie­ne que li­diar con su pro­pia mo­chi­la de obli­ga­cio­nes, re­tos gran­des y pe­que­ños y un flu­jo in­ter­mi­na­ble de co­sas que tie­ne que ha­cer, las cua­les fá­cil­men­te ad­quie­ren pro­por­cio­nes es­tre­san­tes si no se ma­ne­jan bien.

Yo an­tes con ex­ce­si­va fre­cuen­cia caía en un círcu­lo vi­cio­so y me iba hun­dien­do gra­dual­men­te en un mar de di­fi­cul­ta­des y com­pli­ca­cio­nes ines­pe­ra­das o im­pre­vis­tas de la vi­da y del tra­ba­jo. Cuan­do em­pe­za­ban a acu­mu­lar­se las co­sas, au­to­má­ti­ca­men­te des­aten­día lo me­nos ur­gen­te, por­que en el mo­men­to no se veía tan im­por­tan­te co­mo los asun­tos apre­mian­tes. Sin em­bar­go, en un dos por tres me en­con­tra­ba con que uno de esos pro­ble­mas que an­tes era pe­que­ño y que yo ha­bía de­ja­do de la­do ha­bía cre­ci­do y se ha­bía con­ver­ti­do en al­go mu­cho ma­yor que exigía mi tiem­po y aten­ción. Me po­nía en­ton­ces a tra­tar de arre­glar ese asun­to, que a esas al­tu­ras ya era un pro­ble­ma gordo y ge­ne­ral­men­te ha­bía he­cho al­go de da­ño o cau­sa­do más com­pli­ca­cio­nes que tam­bién se­ría ne­ce­sa­rio arre­glar y me qui­ta­rían to­da­vía más tiem­po. Y se­guía re­pi­tien­do el mis­mo error de des­cui­dar to­dos los asun­tos pe­que­ños que, por su­pues­to, iban pre­sen­tán­do­se.

Es un di­le­ma que pa­re­ce afec­tar a mu­chas per­so­nas ocu­pa­das. Esa ten­den­cia a prio­ri­zar ex­clu­si­va­men­te los asun­tos que han co­bra­do im­por­tan­tes di­men­sio­nes en lu­gar de en­ca­rar­los cuan­do to­da­vía son pe­que­ños pa­re­ce ser lo más ló­gi­co en el mo­men­to; pe­ro no tie­ne por qué ser así. No te­ne­mos que pa­sar­nos la vi­da afa­na­dos por ven­cer las di­fi­cul­ta­des que sur­gen, re­pa­ran­do da­ños y fre­cuen­te­men­te abru­ma­dos por la in­ter­mi­na­ble es­pi­ral de nues­tra deu­da de pro­ble­mas.

Úl­ti­ma­men­te pro­cu­ro pres­tar más aten­ción a los asun­tos cuan­do to­da­vía son pe­que­ños y fá­ci­les de aten­der. He ido mo­di­fi­can­do mi mé­to­do de tra­ba­jo y mi éti­ca de vi­da. En vez de an­dar siem­pre arre­glan­do ave­rías o apa­gan­do in­cen­dios, aho­ra pro­cu­ro ser más pre­vi­so­ra y an­ti­ci­par­me a los pro­ble­mas.

El cam­bio no ha es­ta­do res­trin­gi­do a un so­lo as­pec­to. Ha si­do pre­ci­so un cam­bio de ac­ti­tud, en mi mo­do de ver to­do lo que me su­ce­de. Ten­go que ha­cer un es­fuer­zo de­li­be­ra­do por re­co­no­cer los pro­ble­mas en el mo­men­to en que sur­gen y ac­tuar en con­se­cuen­cia, o me­jor to­da­vía, por pre­ver las di­fi­cul­ta­des que pue­den pre­sen­tar­se y es­tar lis­ta pa­ra cor­tar­las de raíz tan pron­to co­mo em­pie­zan a ma­ni­fes­tar­se.

A ve­ces los pro­ble­mas ur­gen­tes se de­ben a nues­tra fal­ta de au­to­dis­ci­pli­na. An­tes con fre­cuen­cia me cos­ta­ba in­te­rrum­pir un tra­ba­jo in­tere­san­te que es­ta­ba ha­cien­do pa­ra em­pe­zar otra ac­ti­vi­dad que te­nía pro­gra­ma­da. Me con­cen­tra­ba tan­to en una co­sa que re­le­ga­ba las de­más que te­nía que ha­cer ese día. Ter­mi­na­ba muy ace­le­ra­da tra­tan­do de des­pa­char to­do lo de­más que te­nía pen­dien­te, y eso me so­me­tía a pre­sión y me es­tre­sa­ba. A su vez, esa pre­sión a me­nu­do me lle­va­ba a co­me­ter erro­res cu­ya co­rrec­ción exigía to­da­vía más tiem­po.

Me di cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba re­cor­da­to­rios pa­ra al­te­rar esa cos­tum­bre. Des­pués de orar al res­pec­to me vino la idea de po­ner una alar­ma que me avi­se cuan­do sea el mo­men­to de pa­sar a otra co­sa. Una so­lu­ción de lo más sen­ci­lla. ¿Por qué no se me ocu­rrió an­tes? Es cu­rio­so que ha­ya co­si­tas que te­ne­mos jus­to de­lan­te de no­so­tros y que no ve­mos has­ta que nos de­ci­di­mos en se­rio a cam­biar y ora­mos pa­ra de­ter­mi­nar qué ha­cer.

Apro­ve­char el tiem­po lo me­jor po­si­ble no significa an­dar muy ocu­pa­dos. De­be­mos lle­var una vi­da equi­li­bra­da, con pe­río­dos en que nos con­cen­tra­mos en el tra­ba­jo y otros pa­ra re­la­jar­nos y no pen­sar en las preo­cu­pa­cio­nes co­ti­dia­nas. Por ejem­plo, me ha­bía acos­tum­bra­do a se­guir tra­ba­jan­do por las no­ches has­ta po­co an­tes de acos­tar­me, has­ta que me di cuen­ta de que no es­ta­ba uti­li­zan­do el tiem­po de ma­ne­ra efi­cien­te. Esas ho­ras de tra­ba­jo has­ta bien en­tra­da la no­che no eran muy pro­duc­ti­vas, a pe­sar de exi­gir la mis­ma can­ti­dad de es­fuer­zo.

Ne­ce­si­ta­ba de­di­car tiem­po a re­la­jar­me pa­ra evi­tar te­ner que re­sol­ver el pro­ble­ma de mi fal­ta de sue­ño. Tra­ba­ja­ba has­ta ca­si la ho­ra

de dor­mir, y eso me de­ja­ba la ca­be­za tan lle­na de di­ver­sos asun­tos que aun cuan­do por fin pa­ra­ba tar­da­ba una o dos ho­ras en con­ci­liar el sue­ño. En cam­bio, al re­ser­var por las no­ches un es­pa­cio de tiem­po pa­ra re­la­jar­me han me­jo­ra­do va­rios as­pec­tos de mi sa­lud que ha­bían em­peo­ra­do por la fal­ta de sue­ño.

Pa­ra dis­fru­tar de un sue­ño de ca­li­dad que con­tri­bu­ya a nues­tra sa­lud cor­po­ral, men­tal y es­pi­ri­tual es fun­da­men­tal que dis­pon­ga­mos de un ra­to pa­ra re­la­jar­nos an­tes de acos­tar­nos. Pa­sar asun­tos del tra­ba­jo a las ho­ras que son pa­ra dor­mir, aun­que so­lo sea men­tal­men­te, de­ri­va en un sue­ño ten­so y po­co reparador, que pue­de re­sul­tar per­ju­di­cial en vez de re­cons­truc­ti­vo y for­ti­fi­can­te.

Es­te prin­ci­pio de an­ti­ci­par­nos a los pro­ble­mas gran­des y pe­que­ños es im­por­tan­te en to­dos los as­pec­tos de nues­tra vi­da, por­que afec­ta to­do, des­de nues­tra pro­duc­ti­vi­dad y eco­no­mía has­ta nues­tra se­gu­ri­dad, bie­nes­tar, sa­lud y paz in­te­rior.

Leí un buen ar­tícu­lo1 que in­di­ca que los pro­ble­mi­tas pue­den tor­nar­se enor­mes si no nos ha­ce­mos car­go de ellos. Tra­ta de un ma­tri­mo­nio que re­co­no­cía la im­por­tan­cia de pa­sar un ra­to pro­ve­cho­so en fa­mi­lia con sus hi­jos a la ho­ra de la ce­na, aun­que ha­bi­tual­men­te no lo­gra­ba ha­cer­lo. Los dos se veían abru­ma­dos tra­tan­do de re­sol­ver un mon­tón de com­pli­ca­cio­nes que se iban acu­mu­lan­do des­de el ini­cio de la jor­na­da, has­ta que el tra­ba­jo atra­sa­do prác­ti­ca­men­te les im­po­si­bi­li­ta­ba lle­gar a ca­sa a tiem­po pa­ra ce­nar jun­tos. Sa­bían que esos ra­tos con sus hi­jos eran va­lio­sas opor­tu­ni­da­des que nun­ca po­drían re­cu­pe­rar.

La so­lu­ción con­sis­tió en des­cu­brir la raíz del pro­ble­ma a fin de pre­ve­nir­lo. Cu­rio­sa­men­te, fue al­go que nun­ca se les ha­bía ocu­rri­do. Una pe­que­ña fal­ta de pre­vi­sión des­en­ca­de­na­ba una reac­ción en ca­de­na a lo lar­go del día que los de­ja­ba des­bor­da­dos y bre­gan­do por po­ner­se al co­rrien­te. No obs­tan­te, des­pués que de­di­ca­ron el tiem­po su­fi­cien­te a iden­ti­fi­car la raíz del pro­ble­ma, so­lo tu­vie­ron que to­mar unas cuan­tas me­di­das sen­ci­llas pa­ra pre­ve­nir­lo. y así lo­gra­ron su me­ta de sa­tis­fa­cer esa ne­ce­si­dad de su fa­mi­lia.

Se po­drían ci­tar mu­chos ejem­plos más. Me ima­gino que tú tam­bién re­cor­da­rás al­gu­na ex­pe­rien­cia pa­re­ci­da que te ha­ya ocu­rri­do. In­tro­du­cien­do en nues­tra vi­da al­gu­nos nue­vos há­bi­tos y ha­cien­do cier­tos ajus­tes po­de­mos vol­ver­la mu­cho más pro­duc­ti­va y efi­cien­te, a la vez que me­nos es­tre­san­te. Te pro­pon­go que exa­mi­nes la vi­da que lle­vas y que ela­bo­res una lis­ta de los as­pec­tos en que po­drías to­mar las rien­das de la si­tua­ción. Pue­des me­jo­rar mu­cho tu ca­li­dad de vi­da y li­brar­te del es­trés y la frus­tra­ción de an­dar siem­pre aten­dien­do pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.