HA­CER BA­LAN­CE

Conectate - - CONECTATE - Ch­ris Miz­rany Ch­ris Miz­rany es di­se­ña­dor de pá­gi­nas web, fo­tó­gra­fo y mi­sio­ne­ro. Co­la­bo­ra con la fun­da­ción Hel­ping Hand en Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca.

No me ima­gino que una pla­ni­lla de Ex­cel sus­ci­te en­tu­sias­mo o ale­gría, co­mo no sea en los más te­na­ces ofi­ci­nis­tas. Des­de lue­go no en mi ca­so.

Muy a pe­sar mío es­ta se­ma­na tu­ve que ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes im­por­tan­tes en una de nues­tras pla­ni­llas. Te­nía que aña­dir fun­cio­nes ta­les co­mo un cálcu­lo au­to­má­ti­co de los ar­tícu­los egre­sa­dos du­ran­te el mes y del in­ven­ta­rio res­tan­te, un des­glo­se de los ar­tícu­los en stock por ca­te­go­rías, etc. ¡Uy, qué ilu­sión!

Ter­mi­né ba­ta­llan­do con la fór­mu­la prin­ci­pal du­ran­te ca­si una ho­ra. Pa­ra em­pe­zar, por al­gu­na ra­zón no con­se­guía in­cluir to­das las cel­das; des­pués, en­tre las co­lum­nas AyB ha­bía al­gu­na dis­cre­pan­cia que echa­ba a per­der la se­pa­ra­ción por ca­te­go­rías. Y así, una y otra co­sa.

Al fi­nal lo­gré po­ner to­do en or­den y aho­ra soy el or­gu­llo­so crea­dor de una pla­ni­lla más com­ple­ta y útil. Pe­ro ¿sa­bes qué apren­dí a lo lar­go de to­do ese en­go­rro­so pro­ce­so? Que la pla­ni­lla so­la­men­te fun­cio­na cuan­do to­do en ella fun­cio­na bien. No me ser­vía de na­da que la fór­mu­la es­tu­vie­ra ca­si bien; re­es­cri­bir­la de for­mas in­ge­nio­sas tam­po­co fue la so­lu­ción, y eso que lo in­ten­té. So­lo fun­cio­nó bien cuan­do to­das las par­tes es­tu­vie­ron bien y en el de­bi­do or­den. En­ton­ces fun­cio­nó a la per­fec­ción.

Lo mis­mo su­ce­de con nues­tra vi­da. To­dos los as­pec­tos —lo es­pi­ri­tual, lo fí­si­co, lo emo­cio­nal— tie­nen que es­tar en su lu­gar pa­ra que fun­cio­ne­mos co­mo es de­bi­do. De lo con­tra­rio, pron­to nos da­mos cuen­ta de que al­go no cua­dra. La úni­ca for­ma de al­can­zar la ple­ni­tud y dar sen­ti­do a nues­tra vi­da es or­de­nar­la.

Y ¿sa­bes lo que he des­cu­bier­to —un po­co tar­de, eso sí— que fa­ci­li­ta las co­sas aún más? Que hay una lis­ta de fun­cio­nes y fór­mu­las pre­de­ter­mi­na­das —ma­te­má­ti­cas, es­ta­dís­ti­cas, fi­nan­cie­ras, etc.— que uno pue­de apli­car. Aun­que uno no se­pa mu­cho de pla­ni­llas, esas fór­mu­las ayu­dan a po­ner­lo to­do en or­den.

De la mis­ma ma­ne­ra, hay un Gran Li­bro lleno de con­se­jos y sa­bi­du­ría so­bre di­ver­sos te­mas —la fe, la to­ma de de­ci­sio­nes, etc.— que po­de­mos apli­car a nues­tra vi­da. Es más, con­ta­mos con un Men­tor muy pa­cien­te que nos ayu­da dán­do­nos ins­truc­cio­nes per­so­na­li­za­das y ati­na­das.

Va­le la pe­na se­ña­lar tam­bién que cuan­to más es­tu­dia­mos y prac­ti­ca­mos, me­jor pre­pa­ra­dos es­ta­mos. Ad­qui­ri­mos co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia que nos pue­den ser­vir más ade­lan­te. Nun­ca vol­ve­ré a ba­ta­llar con una pla­ni­lla de la mis­ma ma­ne­ra que aquel día. Apren­dí al­go. Es­toy pro­gre­san­do.

Si te pa­re­ce que ne­ce­si­tas ha­cer ba­lan­ce de tu vi­da y no sa­bes có­mo, mi con­se­jo es que no mal­gas­tes tiem­po ni ener­gías. Lee el Li­bro. Con­sul­ta con el Men­tor. Hazlo bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.