EN­TRE LA ES­PA­DA Y LA PA­RED

Conectate - - CONECTATE - 1. Co­lo­sen­ses 1: 27 Joy­ce Sut­tin Joy­ce Sut­tin es do­cen­te ju­bi­la­da y es­cri­to­ra. Vi­ve en San Antonio, EE. UU.

Des­pués de pa­sar unas se­ma­nas di­fí­ci­les, co­men­cé a cues­tio­nar mi fe. No du­da­ba de Dios, sino que cues­tio­na­ba mi fe an­te las di­fi­cul­ta­des. Ade­más es­ta­ba preo­cu­pa­da por­que es­toy en­tran­do en años, y me re­pro­cha­ba a mí mis­ma el ha­ber­me con­ver­ti­do en una de­bi­lu­cha y no ser ca­paz de man­te­ner el rit­mo de an­tes. Así las co­sas, acep­té agra­de­ci­da una in­vi­ta­ción de mi hi­ja Ma­di pa­ra ir de ex­cur­sión a un lu­gar lla­ma­do Ro­ca En­can­ta­da.

A pe­sar de que ma­dru­ga­mos, no con­se­gui­mos nues­tro ob­je­ti­vo de lle­gar an­tes del ama­ne­cer. Sin em­bar­go, co­mo ha­bía bru­ma, la tem­pe­ra­tu­ra to­da­vía era agra­da­ble y nos sen­tía­mos fres­cas cuan­do em­pe­za­mos el as­cen­so por las co­li­nas ro­co­sas. To­ma­mos unas fo­tos di­ver­ti­das. En una mi hi­ja apa­re­cía sen­ta­da en lo que se ase­me­ja­ba a una enor­me mano ahue­ca­da de pie­dra.

Cuan­do lle­ga­mos a la ci­ma de la se­gun­da co­li­na, Ma­di me di­jo que te­nía cu­rio­si­dad por ver lo que ha­bía del otro la­do, más allá del sen­de­ro tri­lla­do. Fue emo­cio­nan­te —has­ta to­ni­fi­can­te— abrir­nos ca­mino por en­tre for­ma­cio­nes ro­co­sas e in­clu­so por es­tre­chos pa­sa­di­zos de re­gre­so ha­cia el va­lle, que es­ta­ba más le­jos de lo que pa­re­cía. Lo que su­ce­dió lue­go fue muy re­pen­tino. Ma­di lle­gó a una par­te muy in­cli­na­da jun­to a un mu­ro ro­co­so. Al apo­yar allí el pie, se des­li­zó unos tres me­tros so­bre el gra­ni­to mo­ja­do, que es­ta­ba tan res­ba­la­di­zo co­mo si fue­ra hie­lo. A con­ti­nua­ción es­cu­ché el gol­pe cuan­do se dio con­tra el mu­ro de pie­dra que ha­bía en la ba­se. Gra­cias a Dios pu­do ex­ten­der los bra­zos y amor­ti­guar el im­pac­to en el tor­so; pe­ro se pe­gó muy du­ro en la ro­di­lla. Aun­que me re­pi­tió una y otra vez que es­ta­ba bien, yo sa­bía que no era ver­dad.

Des­de don­de yo es­ta­ba, en lo al­to de la par­te in­cli­na­da, al­can­cé a ver que la ro­di­lla se le iba hin­chan­do y po­nien­do azul. Sa­bía que te­nía que ba­jar a ayu­dar­la. Pen­sé que con un po­co de cui­da­do lo con­se­gui­ría; pe­ro en cuan­to me apo­yé en la su­per­fi­cie res­ba­lo­sa, las pier­nas me fa­lla­ron, caí so­bre la ca­de­ra y me gol­peé la ca­be­za. Am­bas ter­mi­na­mos en el fon­do. No ha­bía mo­do de su­bir ni ba­jar.

Nos exa­mi­na­mos las le­sio­nes y nos di­mos cuen­ta de que la úni­ca sa­li­da era ha­cia un cos­ta­do, pa­san­do por en­ci­ma de unas ro­cas. Ora­mos por la ro­di­lla de Ma­di y mi­la­gro­sa­men­te la in­fla­ma­ción se de­tu­vo. Has­ta nos pa­re­ció que la con­tu­sión se re­du­cía de ta­ma­ño.

Allí es­ta­ba yo, pa­ra­da jun­to a una ro­ca que me lle­ga­ba a la al­tu­ra de los hom­bros. Sa­bía que te­nía que en­con­trar una for­ma de tre­par­la. Ob­ser­vé que ha­bía una

grie­ta de la que po­día

asir­me. Mi hi­ja me em­pu­jó to­do lo que pu­do, y lo­gré su­bir­me. Una vez arri­ba, ti­ré de ella. Así fui­mos avan­zan­do, ayu­dán­do­nos mu­tua­men­te a pa­sar por en­ci­ma de ro­cas, por cue­vas y pa­sa­di­zos, has­ta lle­gar de vuel­ta a la ci­ma. Pa­ra en­ton­ces ca­si nos ha­bía­mos ol­vi­da­do de nues­tros do­lo­res y ce­le­bra­mos el he­cho de que es­tá­ba­mos bien y no ha­bía si­do mu­cho peor.

Des­de aquel in­ci­den­te, el con­cep­to que te­nía de mi fe ha cam­bia­do. Me he da­do cuen­ta de que soy mu­cho más fuer­te de lo que pen­sa­ba. Una de­bi­lu­cha no ha­bría in­ten­ta­do tre­par por aque­llas ro­cas. La fuer­za que sen­tí aquel día fue ca­si so­bre­na­tu­ral. Mi preo­cu­pa­ción por mi hi­ja y mi afán por lle­var­la a un lu­gar se­gu­ro me con­ven­cie­ron de que era ca­paz de cual­quier co­sa. Una vez que en­ten­dí que la úni­ca sa­li­da era ha­cia arri­ba, su­pe que no po­día de­jar­me ven­cer por el mie­do. Te­nía que ha­cer fren­te a mi de­bi­li­dad y tor­nar­la en for­ta­le­za. Te­nía que pe­dir­le a Dios que me die­ra la fuer­za y el va­lor que ne­ce­si­ta­ba. Un ver­sícu­lo que co­bró más vi­da que nun­ca ese día fue «Cristo en vo­so­tros, la es­pe­ran­za de glo­ria » 1. No te­ne­mos un Dios dis­tan­te. Cuan­do ne­ce­si­ta­mos de Él, con­ta­mos in­te­rior­men­te con el po­der de Cristo pa­ra su­pe­rar cual­quier di­fi­cul­tad y obs­tácu­lo. No te­ne­mos que preo­cu­par­nos por nues­tra de­bi­li­dad o fal­ta de fe. La fuer­za y la fe que Él nos co­mu­ni­ca se ma­ni­fies­tan en no­so­tros cuan­do nos ha­ce fal­ta ayu­da pa­ra afron­tar los obs­tácu­los y las cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les.

To­do el que lo­gra el éxi­to en una gran em­pre­sa va re­sol­vien­do los pro­ble­mas a me­di­da que se pre­sen­tan […] y si­gue ade­lan­te a des­pe­cho de los obs­tácu­los con que se to­pa. W. Cle­ment Sto­ne (1902–2002) Si desea­mos que nues­tra fe se for­ta­lez­ca, no de­be­mos rehuir las opor­tu­ni­da­des en las que es­ta pue­da ser pues­ta a prue­ba. Nues­tra fe se ve­rá for­ta­le­ci­da por me­dio de esas pruebas. Geor­ge Mü­ller (1805–1898) No pu­jes con tus pro­pias fuer­zas; arró­ja­te a los pies del Se­ñor Je­sús y es­pe­ra en Él, con la cer­te­za y con­fian­za de que Él es­tá en ti y obra por me­dio de ti. Per­sis­te en la ora­ción, de­ja que tu co­ra­zón se lle­ne de fe, y así te for­ta­le­ce­rás en el Se­ñor y en el po­der de Su fuer­za. An­drew Mu­rray (1828–1917)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.