EL PRI­MER DÍA

Conectate - - CONECTATE - El­sa Si­chrovsky El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán.

—Por muy pre­pa­ra­da que es­tés de an­te­mano —me ad­vir­tió mi ami­ga—, el pri­mer día en la uni­ver­si­dad se­rá una ex­pe­rien­cia abru­ma­do­ra.

No en­ten­día muy bien por qué pen­sa­ba ella que al­go tan ino­cuo co­mo la uni­ver­si­dad pu­die­ra ser abru­ma­dor. En to­do ca­so le di­je que, co­mo me ha­bía ido es­tu­pen­da­men­te en la se­cun­da­ria, es­ta­ba se­gu­ra de que me las arre­gla­ría bien en la uni­ver­si­dad.

Sa­lí de la es­ta­ción de me­tro con el ma­pa del cam­pus en la mano y em­pren­dí ca­mino de­ci­di­da­men­te ha­cia mi pri­me­ra cla­se, con­fia­da en que iba en la di­rec­ción co­rrec­ta. Nun­ca he apren­di­do bien a in­ter­pre­tar un ma­pa ni sue­lo pres­tar aten­ción a las se­ña­les via­les. Ter­mi­né deam­bu­lan­do inú­til­men­te du­ran­te dos ho­ras por to­da la uni­ver­si­dad, que tie­ne na­da me­nos que on­ce fa­cul­ta­des. Por fin lle­gué a mi cla­se quin­ce mi­nu­tos an­tes que ter­mi­na­ra. Cuan­do me sen­té ex­haus­ta en mi asien­to, re­cor­dé las pa­la­bras de mi ami­ga.

Des­pués de pe­dir in­di­ca­cio­nes a al­gu­nos de mis compañeros, lo­gré ubi­car con éxi­to el au­la de mi si­guien­te cla­se, un cur­so de in­tro­duc­ción a la lin­güís­ti­ca. Fue­ra ha­bía una mu­jer sen­ta­da en un ban­co. Ves­tía una ca­mi­se­ta de de­por­te y unos jeans muy hol­ga­dos. Su­pu­se que se tra­ta­ba de la em­plea­da de lim­pie­za y en­tré al au­la, don­de una se­ño­ra que lu­cía una blu­sa, una fal­da ne­gra y ta­co­nes al­tos es­cri­bía al­go en la pi­za­rra. «Se­rá la pro­fe­so­ra», pen­sé. Se­gui­da­men­te ella nos hi­zo una bre­ve prue­ba oral y una en­cues­ta. En­ton­ces la mu­jer de los pan­ta­lo­nes an­chos abrió re­pen­ti­na­men­te la puer­ta, se anun­ció co­mo la pro­fe­so­ra —y emi­nen­te lin­güis­ta— Lee y pro­ce­dió a pre­sen­tar a su asis­ten­te, la se­ño­ra de la fal­da.

El cur­so si­guien­te — de in­tro­duc­ción a la li­te­ra­tu­ra oc­ci­den­tal— con­ti­nuó de­pa­rán­do­me sor­pre­sas. Pres­té aten­ción a las fe­chas, da­tos y cifras, apun­tán­do­los me­ticu­losa­men­te; pe­ro re­sul­tó que na­da de eso me iba a ser­vir. Al ca­bo de la pri­me­ra ho­ra me pu­sie­ron en un gru­po de diez per­so­nas, a las que no co­no­cía de na­da, con la ta­rea de pro­du­cir to­da una obra de tea­tro, con mú­si­ca, ves­tua­rio, es­ce­no­gra­fía, etc., y pre­sen­tar­la en ape­nas dos se­ma­nas.

Huel­ga de­cir que pa­ra el fi­nal del pri­mer se­mes­tre ya sa­bía dón­de que­da­ban los rin­co­nes más pro­pi­cios pa­ra es­tu­diar en la fa­cul­tad. La obra sa­lió muy bien, y apren­dí que los pro­fe­so­res se vis­ten co­mo les da la ga­na. Re­cor­dan­do mis tro­pie­zos, me doy cuen­ta de que en la vi­da voy a te­ner mu­chas más ex­pe­rien­cias co­mo prin­ci­pian­te.

Esas si­tua­cio­nes, aun­que re­sul­ten in­có­mo­das, me im­pul­san a ser más osa­da y a ma­ne­jar­me sin mis ha­bi­tua­les apo­yos y re­des de se­gu­ri­dad. Lo me­jor de to­do es que la ma­du­rez que ad­quie­ro con ellas es mu­cho más du­ra­de­ra que el des­con­cier­to que me cau­san mis no­va­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.