EL QUE LA SI­GUE, LA CON­SI­GUE

Conectate - - CONECTATE - Jessica Ro­berts

To­da ma­dre que ha­ya lu­cha­do por que su chi­qui­tín se que­de sen­ta­do has­ta ter­mi­nar la co­mi­da sa­be que los ni­ños pe­que­ños so­lo son ca­pa­ces de man­te­ner la aten­ción du­ran­te cor­tos pe­río­dos. Hay, sin em­bar­go, mo­men­tos en la vi­da de to­do ni­ño en que el an­sia de su­pera­ción lo lle­va a apren­der al­go, por ejem­plo a aga­rrar un ob­je­to pe­que­ño con sus de­di­tos re­gor­de­tes, a ga­tear o a ca­mi­nar. Esas nue­vas ha­bi­li­da­des re­quie­ren tre­men­da con­cen­tra­ción y es­fuer­zo de su par­te, y su apren­di­za­je to­ma bas­tan­te tiem­po com­pa­ra­do con lo po­co que ha vi­vi­do el ni­ño has­ta ese mo­men­to. Ade­más, le imponen exi­gen­cias fí­si­cas cuan­do ape­nas es­tá em­pe­zan­do a desa­rro­llar su coor­di­na­ción y sus múscu­los to­da­vía no son ca­pa­ces de so­por­tar su pe­so cor­po­ral.

Ha­ce po­co me mu­dé a otro país. Me lle­vó un tiem­po acli­ma­tar­me. Me abo­qué a ha­cer vo­lun­ta­ria­do, pe­ro no me sen­tía muy ca­paz que di­ga­mos. Por ejem­plo, con­cen­tré mis ener­gías en una cam­pa­ña pa­ra re­par­tir ju­gue­tes y li­bros a ni­ños ne­ce­si­ta­dos. Sin em­bar­go, al ver que la ini­cia­ti­va no des­pe­ga­ba, me des­ani­mé y me en­tra­ron ga­nas de desis­tir.

Un día me pu­se a ju­gar con Ra­fael, el be­bé de una co­le­ga. El ne­ne es­ta­ba de­ci­di­do a ga­tear. Em­pe­za­ba por separar su cuer­po del sue­lo em­pu­jan­do ha­cia arri­ba con sus bra­ci­tos tem­blo­ro­sos. Des­pués de va­rios in­ten­tos lo­gra­ba po­ner­se a ga­tas. El pro­ble­ma era que no avan­za­ba ni un pal­mo. Ha­bía un juguete que que­ría al­can­zar; pe­ro por mu­cho que se ba­lan­cea­ba y se sa­cu­día, no con­se­guía acer­car­se. Por mo­men­tos lo­gra­ba des­pla­zar­se un po­co, pe­ro ha­cia atrás, y ter­mi­na­ba más le­jos de su ob­je­ti­vo. Fi­nal­men­te el po­bre­ci­to me mi­ró con ca­ra de im­po­ten­cia, co­mo su­pli­cán­do­me: «¡Tó­ma­me en bra­zos!»

Lo com­pren­dí, pues yo mis­ma me sen­tía im­po­ten­te en mi nue­va si­tua­ción. No obs­tan­te, sa­bía que to­dos aque­llos es­fuer­zos le ser­vían pa­ra desa­rro­llar sus múscu­los y con­tri­buían a su de­sa­rro­llo mo­tor. Lo to­mé en bra­zos y lo aci­ca­teé un po­co; pe­ro lue­go lo pu­se nue­va­men­te en el sue­lo pa­ra que si­guie­ra es­for­zán­do­se. Te­nía que apren­der a ga­tear él so­li­to; yo no po­día ha­cer­lo por él.

De re­pen­te caí en la cuen­ta de lo mu­cho que me pa­re­cía yo a él. Lle­va­ba ya un tiem­po es­for­zán­do­me por aco­mo­dar­me a un nue­vo tra­ba­jo, asi­mi­lar un nue­vo idio­ma y adap­tar­me a una cul­tu­ra dis­tin­ta. Mi reac­ción na­tu­ral ha­bía si­do vol­ver­me ha­cia Je­sús y de­cir­le: «¡Tó­ma­me en bra­zos! ¡Sá­ca­me de aquí!» Pe­ro Él sa­bía que aque­lla tem­po­ra­da de apren­di­za­je, por di­fí­cil que se me hi­cie­ra, me for­ta­le­ce­ría. Aun­que siem­pre cuen­to con el alien­to que me da Su amor, yo tam­bién ten­go que po­ner em­pe­ño y per­se­ve­rar. Si Ra­fael fue ca­paz de per­sis­tir, yo tam­bién pue­do.

Ra­fael ya ga­tea y se es­tá po­nien­do de pie so­li­to. Yo, por mi par­te, tam­bién es­toy ha­cien­do mis pi­ni­tos ad­qui­rien­do nue­vas ha­bi­li­da­des y am­plian­do mis ho­ri­zon­tes. Es­toy se­gu­ra de que pron­ti­to los dos an­da­re­mos a to­da ve­lo­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.