TÚ, YO Y LOS CAM­BIOS

Conectate - - CONECTATE - 1 Adop­ta otro en­fo­que: En mu­chos ca­sos, cuan­do me re­sis­to a un cam­bio o le ten­go pavor a cier­to desen­la­ce lo que es­tá erra­do es mi pers­pec­ti­va de la si­tua­ción. 1. Ma­la­quías 3: 6 ( NVI) Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Lle­va

Los cam­bios asus­tan. Has­ta los me­jo­res cam­bios tie­nen sus be­mo­les o efec­tos ne­ga­ti­vos. Y aun los peo­res es­con­den ge­ne­ral­men­te al­gún be­ne­fi­cio. En to­do ca­so, a pe­sar de que in­te­lec­tual­men­te en­tien­do ese prin­ci­pio, a ve­ces re­sul­ta di­fí­cil creer­lo de co­ra­zón.

In­de­pen­dien­te­men­te de cuál sea tu pos­tu­ra con re­la­ción a los cam­bios, la reali­dad es que son inevi­ta­bles. Te me­tas don­de te me­tas, los cam­bios te en­con­tra­rán. A mí me en­can­ta lo ha­bi­tual y pre­vi­si­ble. No obs­tan­te, re­co­noz­co que las ex­pe­rien­cias más va­lio­sas y gra­ti­fi­can­tes que he te­ni­do han si­do con­se­cuen­cia de gran­des vuel­cos. Por ejem­plo, la ex­ce­len­cia que he al­can­za­do en una nue­va ac­ti­vi­dad: fue el re­sul­ta­do de un cam­bio drás­ti­co. Mi ma­tri­mo­nio, que ha si­do es­ta­ble y di­cho­so: es con­se­cuen­cia de un cam­bio im­por­tan­te, apar­te de los ajus­tes y adap­ta­cio­nes cons­tan­tes que de­be­mos ha­cer. La ale­gría de criar hi­jos: tam­bién se de­ri­va de un cam­bio. Las amis­ta­des pro­fun­das: se sue­len for­jar a raíz de cam­bios. Mi es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble: ad­mi­to que se de­be a que mu­dé de há­bi­tos.

La ver­dad es que mi exis­ten­cia se­ría te­rri­ble si nun­ca hu­bie­ra cam­bia­do o si de­ja­ra de cam­biar: po­si­bi­li­da­des no con­cre­ta­das, pa­sio­nes no ma­te­ria­li­za­das, ta­len­tos no des­cu­bier­tos, ver­da­des ig­no­ra­das.

A con­ti­nua­ción te pa­so al­gu­nos con­se­jos y tru­cos pa­ra li­diar con los cam­bios y las si­tua­cio­nes ex­tra­ñas: En­fo­cán­do­la de otra ma­ne­ra, el pa­no­ra­ma pue­de ser muy dis­tin­to. A ve­ces ese nue­vo en­fo­que se lo­gra ha­blan­do con al­guien que tie­ne un pun­to de vis­ta más am­plio; en otros ca­sos, in­ves­ti­gan­do e in­for­mán­do­me me­jor; o es­pe­ran­do an­tes de adop­tar una pos­tu­ra, y man­te­nien­do una ac­ti­tud abier­ta an­te lo que su­ce­da.

2

Cam­bia por gus­to: En lu­gar de per­mi­tir que los cam­bios sean ele­men­tos ex­tra­ños de los que me es­con­do, a los que me re­sis­to has­ta que ter­mi­nan arras­trán­do­me, pue­do más bien bus­car­los. Así co­mo un ma­ra­to­nis­ta, pa­ra man­te­ner­se en for­ma, en­tre­na cons­tan­te­men­te y me­jo­ra su desem­pe­ño, yo pue­do pre­pa­rar­me pa­ra los cam­bios ha­cien­do cam­bios to­dos los días. Pue­den ser cam­bios pe­que­ños co­mo pro­bar una re­ce­ta, una ru­ti­na de ejer­ci­cios o un res­tau­ran­te; o al­te­ra­cio­nes más im­por­tan­tes co­mo cul­ti­var un nue­vo pa­sa­tiem­po, ti­po de tra­ba­jo o amis­tad.

3

Ten pre­sen­te lo que nun­ca cam­bia: «Yo, el Se­ñor, no cam­bio» 1. Aun­que to­do lo de­más cam­bie, ya sea pa­ra bien o pa­ra mal, en la es­fe­ra que tú con­tro­las o fue­ra de ella, la so­be­ra­nía di­vi­na per­ma­ne­ce inal­te­ra­ble. Las épo­cas de cam­bios e in­cer­ti­dum­bres pue­den for­ta­le­cer nues­tra fe y con­fian­za en el amor, los cui­da­dos y la pro­vi­den­cia di­vi­na, y eso es muy be­ne­fi­cio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.