NUES­TRA ANCLA

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción de un tex­to de Da­vid Brandt Berg 1. To­ma­do del himno No me aban­do­nes, de H. Ly­te, 1847 2. He­breos 6:18,19 ( NTV)

Los cam­bios nos acer­can mu­cho al Se­ñor. «To­do de­cli­na, to­do ha de mo­rir. Tú que no cam­bias, si­gue jun­to a mí» 1. To­do cam­bia, pe­ro Je­sús nun­ca. Úni­ca­men­te Él es cons­tan­te.

Una de las cir­cuns­tan­cias en que es­to más se evi­den­cia es cuan­do nos mu­da­mos de ca­sa, cam­bia­mos de tra­ba­jo o nos va­mos a re­si­dir a otro país. Nos acos­tum­bra­mos a una vi­vien­da, a cier­tas po­se­sio­nes, a cier­tos ami­gos o cier­to mo­do de pro­ce­der, y ten­de­mos a apo­yar­nos o de­po­si­tar nues­tra con­fian­za en esas co­sas. Al­gu­nos em­pre­sa­rios, maes­tros y es­tu­dian­tes que se des­pla­zan al ex­tran­je­ro sien­ten un cho­que cul­tu­ral por­que han es­ta­do acos­tum­bra­dos a lle­var siem­pre la mis­ma vi­da: el mis­mo idio­ma, los mis­mos ami­gos, la mis­ma ca­sa. De re­pen­te ya no se pue­den apo­yar en esas co­sas.

Los cristianos con­ta­mos con una ven­ta­ja pa­ra adap­tar­nos a los cam­bios: te­ne­mos un ancla que nos man­tie­ne fir­mes y se­gu­ros. Te­ne­mos una ro­ca ma­ci­za en la que siem­pre po­de­mos con­fiar. En cier­to mo­do nues­tra vi­da no va­ría mu­cho de día en día, por­que to­dos los días con­fia­mos en el Se­ñor. Te­ne­mos esa ro­ca — esa ancla— que nos pro­por­cio­na se­gu­ri­dad y pro­tec­ción cons­tan­tes, sin im­por­tar las olas que la azo­ten.

Pa­se lo que pa­se, don­de sea que va­ya­mos o vi­va­mos, en to­da cir­cuns­tan­cia, Dios es­tá pre­sen­te. Él siem­pre nos guar­da­rá, sí o sí. Por eso po­de­mos go­zar de una ma­ra­vi­llo­sa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad que las per­so­nas no cre­yen­tes des­co­no­cen, por mu­cho tiem­po que re­si­dan en el mis­mo lu­gar, por más que ha­gan lo mis­mo, que va­yan al mis­mo co­le­gio, vi­van en la mis­ma ca­sa, ten­gan los mis­mos ani­ma­les de com­pa­ñía y con­ser­ven los mis­mos ami­gos. Su sen­sa­ción de se­gu­ri­dad pue­de trun­car­se de un mo­men­to a otro y des­mo­ro­nar­se; bas­ta con que se al­te­re una de esas co­sas en las que se apo­yan. En cam­bio, «los que he­mos acu­di­do a Él en bus­ca de re­fu­gio po­de­mos es­tar bien con­fia­dos afe­rrán­do­nos a la es­pe­ran­za que es­tá de­lan­te de no­so­tros. Es­ta es­pe­ran­za es un ancla fir­me y con­fia­ble pa­ra el alma » 2.

Si te sien­tes gol­pea­do por el tem­pes­tuo­so mar de la vi­da, ¿por qué no de­jas que Je­sús sea tu ancla? Sim­ple­men­te pí­de­le: Que­ri­do Je­sús, te rue­go que en­tres en mí y que me des la se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad que tie­nen los que te co­no­cen, ocu­rra lo que ocu­rra a mi al­re­de­dor. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.