nue­vos re­tos

Conectate - - CONECTATE - De Je­sús, con ca­ri­ño

Es di­fí­cil cam­biar lo que se ha vuel­to es­pon­tá­neo y na­tu­ral en ti. Pe­ro cuan­do al­go se con­vier­te en una ré­mo­ra, hay que con­tra­rres­tar­lo, com­ba­tir­lo y su­pe­rar­lo. Por eso cues­ta tan­to cam­biar, aun­que a la vez es tre­men­da­men­te es­ti­mu­lan­te: significa ir a con­tra­pe­lo de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, re­pre­sen­ta­da por esos há­bi­tos que te apri­sio­nan y te lle­van a ac­tuar de cier­ta ma­ne­ra. Es­tás cam­bian­do de rum­bo y to­man­do un nue­vo de­rro­te­ro que pro­du­ci­rá fru­to y de­sa­rro­llo.

Por eso, nun­ca pien­ses que no me­re­ce la pe­na ha­cer un es­fuer­zo por su­pe­rar ru­ti­nas y ma­los há­bi­tos. Ve­rás que ca­da lá­gri­ma que de­rra­mes, ca­da go­ta de ener­gía que in­vier­tas y ca­da di­fi­cul­tad que ven­zas val­drá la pe­na. Ha­rá aflo­rar en ti el es­pí­ri­tu de lu­cha. Te li­be­ra­rás de las ata­du­ras de los há­bi­tos y de esos as­pec­tos de tu per­so­na­li­dad o tus cir­cuns­tan­cias que has lle­ga­do a creer que son im­po­si­bles de al­te­rar. Se tra­ta de una de­ci­sión que te per­mi­ti­rá dar la vuel­ta, cam­biar de rum­bo y ha­cer pro­gre­sos.

La re­so­lu­ción de rom­per las ca­de­nas de los ma­los há­bi­tos y la mo­no­to­nía pue­de po­ner de ma­ni­fies­to lo me­jor que hay en ti, ya que te mo­ti­va­rá a ele­var­te por en­ci­ma de las cir­cuns­tan­cias que te brin­dan co­mo­di­dad y bus­car un nue­vo de­rro­te­ro, un nue­vo re­to en la vi­da, a fin de ha­cer efec­ti­va la pro­me­sa de un por­ve­nir más ha­la­güe­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.