PREN­DE TU LUZ

Conectate - - CONECTATE - 1. http://www.pe­run­mon­do­mi­glio­re.org/ An­na Per­li­ni

Co­no­cí a Ma­ri­na ha­ce ca­si 20 años en un ta­ller or­ga­ni­za­do por una ONG ja­po­ne­sa pa­ra re­fu­gia­das bos­nias. Era cá­li­da y ami­ga­ble, y sin lu­gar a du­das le da­ba un to­que ori­gi­nal y ar­tís­ti­co al even­to, aun­que no ha­cía más que ayu­dar a las par­ti­ci­pan­tes a pre­pa­rar unas sim­ples tar­je­tas de pre­sen­ta­ción. Unos años más tar­de acom­pa­ñó a esas mis­mas mu­je­res cuan­do via­ja­ron a Ita­lia en dos bu­ses co­mo par­te de un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio. Fue en­ton­ces cuan­do des­cu­brí su ve­ta hu­mo­rís­ti­ca. Siem­pre es­ta­ba ani­man­do el am­bien­te con sus chis­tes, can­cio­nes y ri­sa con­ta­gio­sa.

Más tar­de me en­te­ré de que te­nía pro­ble­mas ma­tri­mo­nia­les, y al en­trar su vi­da en una fa­se tu­mul­tuo­sa co­men­zó a vi­si­tar­nos más se­gui­do en bus­ca de con­sue­lo, ora­ción y so­laz es­pi­ri­tual. En mu­chas oca­sio­nes las lá­gri­mas le ba­ña­ban el ros­tro, y su ca­rác­ter ale­gre que­dó opa­ca­do por la tris­te­za y la de­ses­pe­ra­ción. Pa­ra col­mo co­men­zó a li­brar una ba­ta­lla con­tra el cán­cer de ma­ma.

Con el tiem­po ad­ver­ti­mos que ca­da año des­apa­re­cía unos días du­ran­te la tem­po­ra­da de Car­na­val, un acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te en nues­tra ciu­dad. En cier­ta oca­sión mi ma­ri­do se to­pó con ella en un des­fi­le. Iba dis­fra­za­da de pa­ya­sa y lu­cía una gran son­ri­sa. La si­guien­te vez que vino a vi­si­tar­nos le di­jo:

—Te vi dis­fra­za­da de pa­ya­so, y me pa­re­ció ge­nial. No so­lo ale­gra­bas a los de­más, sino que se te no­ta­ba ra­dian­te co­mo no te ha­bía vis­to en bas­tan­te tiem­po. Tie­nes un don de Dios. ¿Por qué no ha­ces ri­so­te­ra­pia con no­so­tros? Te ase­gu­ro que te va a cam­biar la vi­da.

Acep­tó el re­to, y su vi­da cam­bió ra­di­cal­men­te. Co­men­zó a par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des de ri­so­te­ra­pia y a for­mar a jó­ve­nes vo­lun­ta­rios. Ade­más mon­tó una em­pre­sa que or­ga­ni­za fies­tas de cum­plea­ños y de­más. Ha apa­re­ci­do en la te­le­vi­sión y los pe­rió­di­cos de la ciu­dad. To­do el mun­do la co­no­ce y es­tá en­can­ta­do con ella. A ve­ces se en­fer­ma o se can­sa, y es com­pren­si­ble, aun­que nun­ca por mu­cho tiem­po. Co­mo ella mis­ma di­ce:

— Bas­tan unos días en ca­sa pa­ra que em­pie­ce a en­tris­te­cer­me y me en­cie­rre en mí mis­ma. Ten­go que po­ner­me el dis­fraz de pa­ya­sa, sa­lir, trans­mi­tir ale­gría y ha­cer fe­liz a al­guien. Esa es la me­jor cu­ra pa­ra mis ma­les. An­na Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re1, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria ac­ti­va en los Bal­ca­nes des­de 1995.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.