PON TU GRANO DE ARE­NA

Conectate - - CONECTATE - María Fon­tai­ne

Ca­da día, cuan­do es­cu­cho el no­ti­cie­ro, me en­tris­tez­co. Prác­ti­ca­men­te no ha­cen otra co­sa que ha­blar de per­so­nas en si­tua­cio­nes te­rri­bles. En mu­chas par­tes del mun­do, tan­to los cris­tia­nos co­mo los no cris­tia­nos se en­fren­tan a enor­mes su­fri­mien­tos de una u otra ín­do­le.

Bue­na par­te de las no­ti­cias son sobre cir­cuns­tan­cias trá­gi­cas en al­gún rin­cón del pla­ne­ta: cri­sis eco­nó­mi­cas, te­rro­ris­mo, gue­rras y con­flic­tos, he­chos de vio­len­cia re­la­cio­na­dos con las dro­gas, per­se­cu­cio­nes de cris­tia­nos, ca­tás­tro­fes cau­sa­das por el cam­bio cli­má­ti­co, mi­nas te­rres­tres aban­do­na­das, es­ca­sez de agua en dis­tin­tas zo­nas y go­bier­nos es­pan­to­sa­men­te re­pre­si­vos.

Pen­sar en to­do lo que an­da mal pue­de re­sul­tar de­pri­men­te si nos que­da­mos cru­za­dos de bra­zos y no le en­co­men­da­mos esas si­tua­cio­nes a Dios en ora­ción. Por otra par­te, cuan­do acu­do a Él en bus­ca de es­pe­ran­za, Él se va­le de los in­for­tu­nios que ocu­rren en el mun­do pa­ra obrar en mí.

Las an­gus­tias que tan­ta gen­te su­fre me ha­cen apar­tar la aten­ción de lo que, en mi opi­nión, son mis pro­ble­mas y con­tra­tiem­pos. Al to­mar con­cien­cia una y otra vez del su­fri­mien­to y los trau­mas que tan­tas per­so­nas vi­ven a dia­rio me doy cuen­ta de la re­la­ti­va in­sig­ni­fi­can­cia de mis pro­pias des­ven­tu­ras y de lo pri­vi­le­gia­da que soy, pues con tan­tas te­rri­bles des­gra­cias y di­fi­cul­ta­des co­mo hay, po­cas son las que me afec­tan a mí per­so­nal­men­te.

Veo lo ri­ca que soy en es­pí­ri­tu y en ben­di­cio­nes de Dios, y la abun­dan­cia de que dis­fru­to. Mis pies an­dan por ca­mi­nos agra­da­bles, mis ojos se po­san sobre apa­ci­bles pra­de­ras, mis oí­dos se re­ga­lan con her­mo­sa mú­si­ca. No oi­go el fra­gor de la gue­rra. No be­bo agua con­ta­mi­na­da. No vi­vo en una cho­za de car­tón. No es­cu­cho crue­les pa­la­bras de bo­ca de un se­ve­ro ca­pa­taz. No es­toy pre­sa en una cár­cel mu­grien­ta.

Vi­vo en paz. La ma­yo­ría de las per­so­nas con las que me en­cuen­tro me son­ríen y me di­ri­gen pa­la­bras

ama­bles. Ten­go li­ber­tad pa­ra ha­blar abier­ta­men­te de mi fe. Pue­do dis­fru­tar de mis se­res que­ri­dos. Me di­vier­to, ten­go ami­gos y tra­to so­cial. Ten­go una ca­ma ca­len­ti­ta. Pue­do sa­lir a la ca­lle sin mie­do.

Po­dría de­cir­se que po­seo abun­dan­tes ri­que­zas en mu­chos as­pec­tos que es muy fá­cil dar por des­con­ta­dos.

El no­ti­cie­ro me in­du­ce a orar por los que su­fren en el mun­do. Tam­bién me ayu­da a ser mu­cho más po­si­ti­va y más agra­de­ci­da por lo li­ge­ras que son mis car­gas. No son na­da com­pa­ra­das con las de tan­tas otras per­so­nas.

Mu­chos cris­tia­nos que te­ne­mos di­fi­cul­ta­des en la vi­da y gran­des pe­sa­res y su­fri­mien­tos, o que no nos con­si­de­ra­mos muy acau­da­la­dos, en reali­dad so­mos unos pri­vi­le­gia­dos en cuan­to a es­pi­ri­tua­li­dad, pro­vi­sión, li­ber­tad y res­pues­tas a mu­chos de los in­te­rro­gan­tes de la exis­ten­cia.

Por con­si­guien­te, te­ne­mos la obli­ga­ción de com­par­tir to­do eso con las per­so­nas a las que nos con­du­ce el Se­ñor, y de orar por los que su­fren y han ex­pe­ri­men­ta­do gran­des pér­di­das.

Cuan­do nos ve­mos fren­te al su­fri­mien­to y las ne­ce­si­da­des acu­cian­tes de tan­ta gen­te del mun­do ac­tual, qui­zá pen­se­mos que no es mu­cho lo que po­de­mos apor­tar. Pe­ro a pe­sar de nues­tras di­fi­cul­ta­des, ca­ren­cias, sen­ti­mien­tos de in­fe­rio­ri­dad, dis­ca­pa­ci­da­des, en­fer­me­da­des o im­pe­di­men­tos, to­dos po­de­mos ha­cer al­go por Je­sús; co­mo el ni­ño que le dio su al­muer­zo por­que se ima­gi­nó que así po­dría ayu­dar1. ¡Y así fue! Ade­más, lo que Je­sús hi­zo ese día con la ofren­da del ni­ño pro­ba­ble­men­te afec­tó pa­ra siem­pre la vi­da de él y de mu­chos más.

Así pues, no sub­es­ti­mes las co­si­tas que pue­des ha­cer: una son­ri­sa pa­ra ale­grar al que tie­nes de­lan­te, unas pa­la­bras que le in­fun­dan áni­mo, un fo­lle­to que trans­mi­ta el amor de Je­sús, una pe­que­ña ofren­da pa­ra la obra de Dios o una co­la­bo­ra­ción pa­ra so­co­rrer a un po­bre. Dios se va­le de los de­ta­lles más in­sig­ni­fi­can­tes y de las per­so­nas más dé­bi­les pa­ra in­fluir en los de­más2.

Dios elo­gió mu­cho a la viu­da que, aun­que en com­pa­ra­ción con los ri­cos dio muy po­co, do­nó más que ellos, por cuan­to dio to­do lo que te­nía. El Se­ñor di­jo: «Ellos die­ron una mí­ni­ma par­te de lo que les so­bra­ba, pe­ro ella, con lo po­bre que es, dio to­do lo que te­nía » 3. Dios ve tu co­ra­zón, sa­be lo que te cues­tan los sa­cri­fi­cios que ha­ces y los va­lo­ra mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.