¿QUIÉN ES MI PRÓ­JI­MO?

Conectate - - CONECTATE - Iris Ri­chard Iris R ichard es con­se­je­ra. Vi­ve en Ke­nia, don­de ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en la­bo­res co­mu­ni­ta­rias y de vo­lun­ta­ria­do des­de 1995.

Es­ta­ba fren­te a un gru­po de alum­nos de ocho y nue­ve años de una es­cue­la do­mi­ni­cal, le­yen­do en una Bi­blia bien ilus­tra­da es­ti­lo his­to­rie­ta la co­no­ci­da pa­rá­bo­la del buen sa­ma­ri­tano1. El re­la­to ter­mi­na­ba con la pre­gun­ta que plan­teó Je­sús:

—¿Cuál de es­tos tres pien­sas que de­mos­tró ser el pró­ji­mo del que ca­yó en ma­nos de los la­dro­nes?

—El que se com­pa­de­ció de él — con­tes­tó el ex­per­to en la ley.

— An­da en­ton­ces y haz tú lo mis­mo — con­clu­yó Je­sús2. Un ni­ño pe­li­rro­jo de ca­ra pecosa me pre­gun­tó: —¿Dón­de es­tán las per­so­nas que ne­ce­si­tan mi ayu­da? Esa pre­gun­ta me de­jó pen­sa­ti­va. Es cier­to que no to­dos los días nos en­con­tra­mos a al­guien gol­pea­do y bo­ta­do en la ca­lle, o a al­guien a quien ha­yan ro­ba­do o mal­tra­ta­do; y que yo se­pa, mis ve­ci­nos ra­ra vez ne­ce­si­tan al­go de mí.

Ahon­dan­do más en el asun­to, me pu­se a pen­sar en lo que ha­go en un día tí­pi­co, que más o me­nos dis­cu­rre así:

Me­dia ho­ra de re­fle­xión y ora­ción por la ma­ña­na tem­prano, se­gui­da de un po­co de ejer­ci­cio y un desa­yuno li­ge­ro. Lue­go ge­ne­ral­men­te me pre­pa­ro con pri­sas pa­ra lo­grar sa­lir a tiem­po y evi­tar el trá­fi­co de la ho­ra pi­co. Aun­que lle­gue a tiem­po a mis ci­tas, en es­ta ciu­dad de Áfri­ca ca­si na­die es pun­tual, lo que atra­sa mi lle­ga­da a la si­guien­te ci­ta y por en­de me con­de­na a for­mar par­te del gru­po de los im­pun­tua­les. Eso me po­ne de mal hu­mor y me vuel­ve po­co com­pa­si­va, con lo que no me de­ten­go a dar­le una mo­ne­da a la an­cia­na en ha­ra­pos que men­di­ga en una es­qui­na, ni al hom­bre en si­lla de rue­das, con mu­ño­nes por pier­nas, que ex­tien­de la mano a la vera de la ca­rre­te­ra. Pa­so de lar­go a to­da ve­lo­ci­dad. «¿Eran mi pró­ji­mo?» Voy de una ci­ta a otra con po­co tiem­po pa­ra res­pon­der a un men­sa­je de tex­to de un ami­go que ne­ce­si­ta unos mi­nu­tos de aten­ción. Tal vez ha­bría sig­ni­fi­ca­do mu­cho pa­ra él po­der desaho­gar­se con­mi­go. «¿Era mi pró­ji­mo?»

Leo apre­su­ra­da­men­te un co­rreo de un vie­jo co­no­ci­do que me cuen­ta que su vi­da ha da­do un des­afor­tu­na­do gi­ro y ne­ce­si­ta a al­guien con quien ha­blar. De­ci­do que ten­drá que es­pe­rar has­ta más tar­de y me pon­go a con­tes­tar otras no­tas re­la­cio­na­das con asun­tos apre­mian­tes de tra­ba­jo. «¿Po­dría ser que él era mi pró­ji­mo?»

Más tar­de, al ir al par­quea­de­ro a re­co­ger mi au­to, veo que el se­ñor es­ta­cio­na­do jun­to a mí in­ten­ta fre­né­ti­ca­men­te arran­car su vehícu­lo, y no lo con­si­gue. Por lo vis­to ne­ce­si­ta puen­tear­lo. Uf, eso ten­drá que ha­cer­lo un buen sa­ma­ri­tano, no yo. Mis ca­bles es­tán en­te­rra­dos en al­gún lu­gar del ma­le­te­ro, de­ba­jo de unos pro­duc­tos que ten­go que en­tre­gar en la se­de de una de nues­tras obras so­cia­les de ca­mino a ca­sa. «Se­gu­ro que él no es mi pró­ji­mo», me di­go, y me sien­to al vo­lan­te mi­rán­do­lo con ca­ra de lás­ti­ma. En to­do ca­so, ten­go que asis­tir a una reunión de un pro­gra­ma de asis­ten­cia hu­ma­ni­ta­ria, y se me ha­ce tar­de.

Des­pués de esa re­fle­xión, me di cuen­ta de que to­dos los días me en­cuen­tro con per­so­nas ne­ce­si­ta­das. Es fá­cil no ha­cer­les ca­so y se­guir con mis im­por­tan­tes queha­ce­res. Tam­bién me acor­dé de las nu­me­ro­sas ve­ces en que me he

be­ne­fi­cia­do de al­gún buen sa­ma­ri­tano que de­ci­dió que yo era su pró­ji­mo y me ten­dió una mano ami­ga cuan­do me en­con­tra­ba en un aprie­to. Vis­to eso, re­sol­ví pres­tar más aten­ción a los pe­que­ños ges­tos de bon­dad y so­li­da­ri­dad que pue­do te­ner pa­ra con el pró­ji­mo a lo lar­go de mis aje­trea­das jor­na­das.

Al día si­guien­te, sin ir más le­jos, mi re­so­lu­ción fue pues­ta a prue­ba. Re­sul­ta que me lla­mó una ami­ga pa­ra pe­dir­me que le cui­da­ra una ho­ra a su hi­ji­to mien­tras ella iba a una ci­ta odon­to­ló­gi­ca. Yo te­nía pen­sa­do to­mar­me un des­can­so aquel sá­ba­do, pe­ro me acor­dé de lo que ha­bía de­ci­di­do y le con­tes­té que sí, con­fian­do en que po­día de­di­car­le esa ho­ra y aún ten­dría tiem­po pa­ra des­can­sar des­pués. Ade­más le en­vié una no­ta a aquel co­no­ci­do que pe­na­ba y le de­jé una mo­ne­da a la men­di­ga de la es­qui­na. Afor­tu­na­da­men­te, ese día na­die ne­ce­si­tó mis ca­bles pa­ra puen­tear el au­to.

En las se­ma­nas si­guien­tes me to­pé con otros pró­ji­mos, y se­gu­ra­men­te ha­brá mu­chos más en el fu­tu­ro. Has­ta una son­ri­sa pue­de lle­gar muy le­jos, tan­to co­mo una ayu­di­ta, una dá­di­va, unos bra­zos pa­ra lle­var una bol­sa, un men­sa­je de tex­to alen­ta­dor, una co­mi­da com­par­ti­da, unos mo­men­tos de aten­ción ex­clu­si­va o una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca.

Son in­con­ta­bles los pe­que­ños ges­tos y ac­ti­tu­des que pue­den me­jo­rar nues­tro en­torno si es­ta­mos aten­tos, si re­cor­da­mos al buen sa­ma­ri­tano y le pre­gun­ta­mos a Dios pe­rió­di­ca­men­te: «¿Quién es mi pró­ji­mo?»

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.