LA TRANS­FOR­MA­CIÓN DE JOR­GE

Conectate - - CONECTATE - Han­nah Book Han­nah Book ha­ce vo­lun­ta­ria­do a tiem­po par­cial con La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal en Ar­gen­ti­na.

—¿Esa la­bor hu­ma­ni­ta­ria que ha­cen us­te­des tie­ne un mó­vil re­li­gio­so? Si es así, yo soy ateo.

El vie­jo va­ga­bun­do que me ti­ra­ba de la man­ga pa­re­cía más una bes­tia que un hom­bre. Aun­que su cuer­po con­su­mi­do pre­sen­ta­ba las tí­pi­cas se­ña­les del al­coho­lis­mo cró­ni­co, con su mi­ra­da aler­ta me pe­día pie­dad.

—Yo tam­bién era atea an­tes —le di­je

l enor­me mer­ca­do de abas­to de Bue­nos Ai­res don­de tu­vo lu­gar ese en­cuen­tro al­ber­ga a mu­chos es­ti­ba­do­res y mu­cha gen­te sin te­cho. Du­ran­te el día, cien­tos de per­so­nas de la ca­lle hur­gan en la ba­su­ra en bus­ca de al­gu­na so­bra de los pues­tos de ven­ta. Es un ba­rrio po­pu­lar muy du­ro. En los dos años que he es­ta­do yen­do allí a bus­car pro­vi­sio­nes pa­ra nues­tra obra vo­lun­ta­ria he lle­ga­do a co­no­cer bas­tan­te bien a al­gu­nos de los ven­de­do­res y a mu­chos de los per­so­na­jes ha­bi­tua­les. Es­te te­nía ga­nas de char­lar. Me di­jo que su nom­bre era Chu­pe­te.

Me sor­pren­dió lo bien ha­bla­do y cul­to que era a pe­sar de su con­di­ción de al­cohó­li­co ca­lle­je­ro. En la me­dia ho­ra si­guien­te me re­la­tó sus 64 años de vi­da, in­clui­do el epi­so­dio en que su pa­dre — que ha­bía si­do je­fe de po­li­cía— fue ase­si­na­do por la ma­fia de­lan­te de él. Aquel día «se vol­vió lo­co», y des­de en­ton­ces tie­ne arre­ba­tos de vio­len­cia in­con­tro­la­ble. Cuan­do ter­mi­nó, le co­rrían lá­gri­mas por las me­ji­llas.

¿Qué po­día de­cir­le? Re­cé en si­len­cio pa­ra que Dios me die­ra las pa­la­bras in­di­ca­das. —¿Que­rés li­brar­te? —le pre­gun­té. —¿De qué? — Del re­sen­ti­mien­to y del mie­do. —¡ Na­die pue­de qui­tar­me eso! — pro­tes­tó.

—Yo co­noz­co a Al­guien que sí pue­de —le res­pon­dí—. Ten­go un re­ga­lo pa­ra vos.

En­se­gui­da cap­tó que me re­fe­ría a Je­sús.

—¿Te­nés al­gu­na idea de lo di­fí­cil que es pa­ra un ateo re­ci­bir un re­ga­lo así? — se que­jó.

— Acor­da­te de que yo tam­bién era atea. Por eso sé que es­to te va a dar re­sul­ta­do.

Chu­pe­te no en­con­tró ar­gu­men­tos pa­ra re­ba­tír­me­lo.

—¿Que­rés acep­tar a Je­sús? —le pre­gun­té sin más.

Él se que­dó in­mó­vil, mi­rán­do­me fi­ja­men­te. De gol­pe sus­pi­ró, y sus bra­zos se abrie­ron co­mo pa­ra re­ci­bir el re­ga­lo que le ofre­cía. — Sí, quie­ro —me res­pon­dió. Oré en­ton­ces con él pa­ra que acep­ta­ra a Je­sús co­mo Salvador, y pa­ra que Él lo li­bra­ra del re­sen­ti­mien­to y el mie­do que lo ha­bían lle­va­do al al­coho­lis­mo.

Cuan­do abrí los ojos, era otro hom­bre. . An­tes de se­pa­rar­no­sE me di­jo: — Gra­cias por dar­me es­ta paz. Ah, y me lla­mo Jor­ge.

Dos se­ma­nas des­pués, cuan­do vol­ví al mer­ca­do, ni si­quie­ra lo re­co­no­cí. Es­ta­ba lim­pio y afei­ta­do. Te­nía mu­chas ga­nas de re­zar con­mi­go y se ale­gró de re­ci­bir la re­vis­ta Co­néc­ta­te del mes.

La se­ma­na si­guien­te nos di­jo que ha­bía leí­do la re­vis­ta una y otra vez. Tam­bién ha­bía es­ta­do dos ho­ras ha­blan­do con Je­sús, y ha­bía ter­mi­na­do di­cién­do­le que ne­ce­si­ta­ba en­con­trar tra­ba­jo. Por su tem­ple vio­len­to y su ca­rác­ter dis­cu­ti­dor lo ha­bían des­pe­di­do de un si­tio tras otro.

—Un mi­nu­to des­pués se me acer­có un mu­cha­cho pa­ra de­cir­me

que su pa­dre me ofre­cía em­pleo en su pues­to. ¡Y es el mis­mo que ha­ce un mes ju­ró que nun­ca vol­ve­ría a tra­ba­jar pa­ra él!

Jor­ge es­ta­ba en­tu­sias­ma­dí­si­mo con lo rá­pi­do que el Se­ñor ha­bía res­pon­di­do a su ora­ción.

En aque­lla oca­sión nos pi­dió que re­zá­se­mos pa­ra que Dios lo ayu­da­ra a de­jar por com­ple­to la be­bi­da.

—El otro día me pa­só al­go ex­tra­ñí­si­mo —nos con­tó—. Es­ta­ba to­man­do con mis ami­gos y de gol­pe sen­tí que Je­sús me to­ca­ba el hom­bro y me de­cía que de­ja­ra mi va­so de vino. Y eso hi­ce. Sim­ple­men­te me le­van­té y me fui. Ja­más hu­bie­ra he­cho eso an­tes. Unos 20 mi­nu­tos des­pués, los hom­bres con los que ha­bía es­ta­do to­man­do se pu­sie­ron a pe­lear y se acer­có un po­li­cía a se­pa­rar­los. El agen­te sa­bía que yo siem­pre es­ta­ba me­ti­do en al­gu­na pe­lea, así que cuan­do me vio por ahí, ajeno a la re­frie­ga, me pre­gun­tó: «¿Vos no de­be­rías es­tar ahí me­ti­do?» Cuan­do le di­je que no, se que­dó mi­rán­do­me y me sol­tó: «¿Qué te ha pa­sa­do?» Je­sús me es­tá trans­for­man­do. Yo lo no­to, y los de­más tam­bién. Aho­ra quie­ro re­zar pa­ra de­jar com­ple­ta­men­te el tra­go.

Cuan­do Jor­ge nos di­jo que no pen­sa­ba que se­ría ca­paz de so­bre­vi­vir en la ca­lle a otro in­vierno frío y hú­me­do, me ofre­cí a orar con él pa­ra que en­con­tra­ra un lu­gar don­de que­dar­se a un pre­cio ase­qui­ble. La úl­ti­ma vez que lo vi me di­jo que le ha­bían ofre­ci­do un car­go de su­per­vi­sor en una im­por­tan­te em­pre­sa de cí­tri­cos y que el pues­to in­cluía alo­ja­mien­to.

Y lo que es me­jor, me con­tó que se sen­tía con va­lor pa­ra vol­ver a ver a su es­po­sa y sus hi­jas ge­me­las, que ya son ma­yo­res.

— Des­pués de los milagros que Je­sús ha he­cho por mí es­toy se­gu­ro de que me pue­de ayu­dar a re­con­ci­liar­me con ellas. No im­por­ta en qué la­be­rin­to me vea, sien­to que Je­sús me di­ce: «Con­fiá en Mí».

Si deseas co­no­cer a quien es ca­paz de trans­for­mar tu mun­do, haz es­ta sen­ci­lla ora­ción: Je­sús, acep­to Tu amor y Tu per­dón. Te rue­go que en­tres en mi vi­da y me ayu­des a com­pren­der­te me­jor y se­guir­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.