ILU­MI­NA TU RIN­CON­CI­TO

Conectate - - CONECTATE - Evelyn Si­chrovsky Evelyn Si­chrovsky es crea­do­ra de con­te­ni­dos pa­ra li­bros y ma­te­ria­les di­dác­ti­cos in­fan­ti­les. Vi­ve en el sur de Tai­wán.

Me des­pe­re­cé al oír a un be­bé llo­rar las­ti­me­ra­men­te, al­go a lo que ya me es­ta­ba acos­tum­bran­do. De­trás de la cor­ti­na que nos se­pa­ra­ba, la voz can­si­na y aba­ti­da de su ma­má tra­ta­ba de con­so­lar­lo. Yo te­nía quin­ce años y me en­con­tra­ba en la sa­la in­fan­til del hos­pi­tal lue­go de una ope­ra­ción de las amíg­da­las el día an­te­rior. Con­tra­ria­men­te a lo es­pe­ra­do, se ha­bían pre­sen­ta­do al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes, y el do­lor de gar­gan­ta y de oí­dos me im­pe­día dor­mir pro­fun­da­men­te. Pre­sio­né con más fuer­za la com­pre­sa de hie­lo con­tra mi gar­gan­ta y ca­ra y me que­dé ob­ser­van­do a aque­lla ma­má ex­haus­ta y ago­bia­da que pa­sea­ba por el an­gos­to pa­si­llo a su pe­que­ño en llan­to.

Su la­men­to pla­ñi­de­ro se oía un tan­to apa­ga­do por una ven­da que te­nía sobre la bo­ca. El día an­te­rior ha­bía oí­do a su ma­má de­cir­le a una en­fer­me­ra que el ni­ño ha­bía na­ci­do sin la­bio su­pe­rior. Con­ta­ba ape­nas cua­tro me­ses de edad, y es­ta era su ter­ce­ra ci­ru­gía. Ten­drían que ha­cer­le tres más an­tes de su pri­mer cum­plea­ños. Con ca­da in­ter­ven­ción le iban for­man­do gra­dual­men­te el la­bio su­pe­rior.

Re­tro­tra­je mi pen­sa­mien­to a la ho­ra de vi­si­ta del día an­te­rior, cuan­do lle­gó su pa­dre. Da­ba la im­pre­sión de ser un obre­ro de la cons­truc­ción, y era evi­den­te que ha­bía ve­ni­do di­rec­ta­men­te del tra­ba­jo. Ob­ser­vé có­mo acu­na­ba amo­ro­sa­men­te a su hi­jo, de­ja­ba caer en su bo­ca un po­qui­to de le­che y lue­go con su­mo cui­da­do le mo­vía la ca­be­ci­ta pa­ra ayu­dar­lo a tra­gar­la. Sin la­bio su­pe­rior, el ni­ño no po­día to­mar el bi­be­rón co­mo otros be­bés.

La pre­sen­cia de una en­fer­me­ra de turno me hi­zo vol­ver al pre­sen­te. Me traía otra com­pre­sa de hie­lo. Me que­dé mi­rán­do­la cuan­do se in­cli­nó sobre el be­bé pa­ra cam­biar­le el ven­da­je. En cuan­to el pe­que­ño ce­só de llo­rar y se su­mió en un sue­ño in­tran­qui­lo, la en­fer­me­ra se dio la vuel­ta pa­ra mar­char­se. Pe­ro de pron­to se de­tu­vo.

—De­be de ser muy di­fí­cil — di­jo sua­ve­men­te, to­can­do el bra­zo de la ma­dre.

— Ay, sí —res­pon­dió ella con tono de do­lor.

Mi­ró a lo le­jos y con­ti­nuó con voz que­bra­da:

— A me­nu­do me pre­gun­to por qué… ¡por qué lo tra­je así al mun­do!

Cuan­do se di­si­pó el so­ni­do de los pa­sos de la en­fer­me­ra por el pa­si­llo, las pa­la­bras de la ma­dre si­guie­ron re­so­nan­do en mis oí­dos. Pen­sé en lo mu­cho que Dios de­bía de que­rer trans­mi­tir­le que la ama­ba, que se preo­cu­pa­ba por ella, que no la re­cri­mi­na­ba, que es­ta­ba cer­ca de ella y la com­pren­día. No lo­gra­ba sa­cu­dir­me el de­seo de de­cír­se­lo. Pe­ro ¿con qué pa­la­bras? ¿Có­mo se lo iba a de­cir? Mi voz es­ta­ba tem­po­ral­men­te re­du­ci­da a un ron­co su­su­rro, y ha­blar iba a ser muy do­lo­ro­so. Mien­tras le da­ba vuel­tas a la idea en la ca­be­za, me vino a la me­mo­ria un es­tri­bi­llo que me ha­bía apren­di­do de ni­ña: Bri­lle­mos cual ve­li­tas con cla­ra luz, pues así nos man­da quien la luz nos dio. Bri­lle­mos ca­da día imi­tan­do al buen Je­sús, tú en tu rin­con­ci­to, en el mío yo1.

« Aho­ra es­te es mi rin­cón», pen­sé echan­do una mi­ra­da a aque­lla ha­bi­ta­ción te­nue­men­te ilu­mi­na­da. To­da­vía sin sa­ber bien lo que iba a de­cir ni có­mo lo iba a de­cir, me qui­té la com­pre­sa de hie­lo y ba­jé de la ca­ma. Al ra­to es­tá­ba­mos ha­blan­do. Mi voz era ás­pe­ra, mis pa­la­bras sen­ci­llas y un po­co tor­pes, y mi ti­mi­dez, co­mo de cos­tum­bre, me hi­zo son­ro­jar­me. Pe­ro cuan­do nos pu­si­mos a con­ver­sar, po­co a po­co el do­lor y la de­ses­pe­ra­ción que se re­fle­ja­ban en sus ojos die­ron lu­gar a des­te­llos de paz y fe. Des­pués que ora­mos jun­tas com­pren­dí asom­bra­da que Dios se ha­bía va­li­do de mí, Su ve­li­ta, pa­ra lle­var Su luz a una per­so­na do­lien­te.

Han pa­sa­do mu­chos años, pe­ro a me­nu­do evo­co aque­lla ex­pe­rien­cia. To­dos te­ne­mos nues­tro rin­con­ci­to: una fa­mi­lia, un lu­gar de tra­ba­jo, un co­le­gio, un ve­cin­da­rio. Es muy fá­cil que nos sin­ta­mos in­sig­ni­fi­can­tes y que du­de­mos de que po­da­mos in­fluir en los de­más. Sin em­bar­go, lo po­co es mu­cho si Dios es­tá en ello. Y Dios sin du­da es­tá en ca­da uno de no­so­tros2. So­mos Sus ve­las, pues­tas aquí y allá en es­te mun­do oscuro pa­ra alum­brar­lo de un mo­do sin­gu­lar. Mi ora­ción es que nun­ca de­je de ilu­mi­nar mi rin­cón to­das las ve­ces que ha­ya una opor­tu­ni­dad, de una o de otra ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.