EL EFEC­TO DE UNA SON­RI­SA

Conectate - - CONECTATE - Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo1. Vi­ve en Ale­ma­nia.

Las son­ri­sas tie­nen un po­der bár­ba­ro. Se­gu­ra­men­te ha­brás co­no­ci­do, co­mo yo, a per­so­nas que tie­nen el don de irra­diar ca­li­dez y sim­pa­tía to­do el tiem­po. Son­ríen tan­to que es­tar en su com­pa­ñía te re­car­ga la ba­te­ría es­pi­ri­tual. Los be­bés tam­bién son ex­per­tos en es­to. Sin pro­nun­ciar pa­la­bra te ilu­mi­nan el día con sus son­ri­sas.

Hoy en día mu­chas em­pre­sas ins­tru­yen a sus em­plea­dos pa­ra que son­rían a los clien­tes, aun cuan­do la co­mu­ni­ca­ción con ellos sea por vía te­le­fó­ni­ca. Cla­ro que la son­ri­sa pro­fe­sio­nal pue­de pa­re­cer po­co sin­ce­ra a ve­ces. Es más, se han rea­li­za­do ex­haus­ti­vas in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra de­ter­mi­nar qué son­ri­sas dan la im­pre­sión de ser es­pon­tá­neas. Los re­sul­ta­dos se han em­plea­do pa­ra se­lec­cio­nar ju­ra­dos o de­ter­mi­nar la hon­ra­dez de una per­so­na a la que se le va a con­fiar al­go.

Di­cho es­to, aun­que sa­be­mos que las son­ri­sas pro­fe­sio­na­les son a ve­ces po­co sin­ce­ras, igual las echa­mos de me­nos cuan­do bri­llan por su au­sen­cia. Lo sa­be cual­quie­ra que ha­ya sen­ti­do en sí mis­mo el efec­to ne­ga­ti­vo que tie­ne una ca­je­ra que­jum­bro­sa con el ce­ño frun­ci­do.

Ha­ce po­co leí un ar­tícu­lo acer­ca de un hom­bre lla­ma­do Hans Ber­gen que vi­vía en el pue­bli­to de Ida, en los Paí­ses Ba­jos. Te­nía la ca­ra des­fi­gu­ra­da. Lle­va­ba una vi­da so­li­ta­ria, pues ha­bía si­do re­cha­za­do por to­dos sus ve­ci­nos y nin­gu­nea­do por sus pro­pios fa­mi­lia­res.

To­dos cuan­tos se cru­za­ban con él ha­cían co­mo si no lo vie­ran o se mo­fa­ban de él, to­dos me­nos una jo­ven­ci­ta lla­ma­da An­na Mar­tin, que la úni­ca vez que se en­con­tró con él le re­ga­ló una ama­ble son­ri­sa. Cuan­do el hom­bre mu­rió le de­jó una cuan­tio­sa su­ma de di­ne­ro en se­ñal de agra­de­ci­mien­to. «Fue la úni­ca que me son­rió», es­cri­bió.

A una ami­ga mía le pa­só al­go si­mi­lar. Hel­ga es­ta­ba ha­cien­do vo­lun­ta­ria­do en Tai­lan­dia cuan­do co­no­ció en la pla­ya a un se­ñor ma­yor que era agri­cul­tor y es­ta­ba allí des­can­san­do de va­ca­cio­nes. Ella le son­rió amis­to­sa­men­te y en­ta­bla­ron con­ver­sa­ción. Lue­go es­tu­vie­ron 20 años es­cri­bién­do­se una vez al mes, aun­que nun­ca vol­vie­ron a ver­se. Un día Hel­ga re­ci­bió una car­ta del abo­ga­do de aquel hom­bre; le in­for­ma­ba que es­te le ha­bía de­ja­do una im­por­tan­te he­ren­cia pa­ra agra­de­cer­le la ama­bi­li­dad y el in­te­rés que ella le ha­bía de­mos­tra­do en sus in­ter­cam­bios epis­to­la­res.

Nun­ca sub­es­ti­mes el va­lor de una son­ri­sa. No cues­ta na­da, y por mu­chas que re­ga­les, tus exis­ten­cias se­gui­rán sien­do in­fi­ni­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.