CAM­BIAR LADINA MI­CA

Conectate - - CONECTATE - Robert Sti­ne Robert Sti­ne es do­cen­te y mi­sio­ne­ro. Vi­ve en Ja­pón.

Cuan­do su­fri­mos una gran pér­di­da o nos ve­mos so­bre­pa­sa­dos por los obs­tácu­los, cam­bios y tran­ces de la vi­da, pue­de pa­re­cer­nos que no hay chan­ce o es­pe­ran­za de ga­nar. Es en­ton­ces cuan­do pre­sen­tar ba­ta­lla y ha­cer de­no­da­dos es­fuer­zos pue­de de­ri­var en un triun­fo o re­mon­ta­da im­po­si­ble, de esos que ha­cen his­to­ria.

Nun­ca vi eso tan pa­ten­te­men­te re­tra­ta­do co­mo en la Su­per Bowl LI del 5 de fe­bre­ro de 2017 en­tre los New En­gland Pa­triots y los Atlan­ta Fal­cons1. En el ter­cer cuar­to, los Pa­triots iban per­dien­do 28–3. Has­ta en­ton­ces nin­gún equi­po ha­bía lo­gra­do re­mon­tar una des­ven­ta­ja de más de diez pun­tos en una fi­nal, por lo que pa­re­cía una mi­sión im­po­si­ble fal­tan­do po­co más de un cuar­to. Los Fal­cons ha­bían ano­ta­do 28 pun­tos, y no pa­re­cía que pu­die­ran me­ter la pa­ta. Más bien da­ba la im­pre­sión de que iban a con­se­guir una vic­to­ria aplas­tan­te.

En­ton­ces su­ce­die­ron va­rias co­sas que cam­bia­ron la di­ná­mi­ca del par­ti­do. Los Fal­cons te­nían la po­se­sión del ba­lón y po­drían ha­ber ano­ta­do un gol de cam­po, lo que ha­bría am­plia­do aún más su ven­ta­ja; en cam­bio, op­ta­ron por ha­cer un pa­se. Su ma­ris­cal de cam­po fue tac­klea­do, que­da­ron le­jos de la zo­na de ano­ta­ción y tu­vie­ron que ha­cer una pa­ta­da de des­pe­je ha­cia el cam­po ri­val.

A par­tir de ese mo­men­to no hu­bo for­ma de pa­rar a los Pa­triots. Avan­za­ron 90 yar­das y ano­ta­ron, y vol­vie­ron a ano­tar, y lue­go otra vez, has­ta em­pa­tar en el úl­ti­mo mi­nu­to y fi­nal­men­te ga­nar la fi­nal en la pri­me­ra pró­rro­ga de la his­to­ria de los Su­per Bowls.

Hu­bo un mo­men­to en par­ti­cu­lar del par­ti­do en que los es­pec­ta­do­res pu­die­ron ver có­mo se in­ver­tían los pa­pe­les. Los Fal­cons era muy bue­nos; pe­ro una vez que los Pa­triots en­tra­ron en ac­ción, no hu­bo có­mo pa­rar­los.

La vi­da es así. A ve­ces per­de­mos la ba­ta­lla men­tal­men­te. De­ja­mos de to­mar la ini­cia­ti­va. Nos des­co­ra­zo­na­mos. Na­da pa­re­ce sa­lir­nos bien, y aca­ri­cia­mos la idea de dar­nos por ven­ci­dos. Pe­ro si en­ten­de­mos esas de­rro­tas co­mo opor­tu­ni­da­des de apren­der y pa­sa­mos a la ofen­si­va, ac­tuan­do co­mo sa­be­mos que de­be­mos ac­tuar, las co­sas pue­den cam­biar y po­de­mos sa­lir vic­to­rio­sos. A ve­ces una sim­ple ora­ción es to­do lo que se ne­ce­si­ta pa­ra cam­biar la di­ná­mi­ca en fa­vor nues­tro.

El éxi­to es co­mo una bo­la de nie­ve. Se re­quie­re im­pul­so pa­ra que se ge­ne­re, y cuan­to más lo ha­ces ro­dar por don­de de­be ir, más gran­de se tor­na. Ste­ve Fe­rran­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.