MI­RAR HA­CIA FUE­RA

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­sa, María Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Mu­chos es­ta­mos in­creí­ble­men­te ocu­pa­dos, lo cual afec­ta nues­tra vi­da es­pi­ri­tual. Pue­de re­sul­tar com­pli­ca­do dis­po­ner de un ra­to pa­ra co­mul­gar con Dios, es­tar en Su pre­sen­cia y leer Su Pa­la­bra. Es co­mo si hu­bie­se una po­de­ro­sa fuer­za gra­vi­ta­cio­nal que nos ama­rra a los afa­nes co­ti­dia­nos, di­fi­cul­tán­do­nos ca­da vez más el ha­cer un al­to en nues­tras ac­ti­vi­da­des, ac­ce­der a Su pre­sen­cia y ob­te­ner la fuer­za y la ener­gía es­pi­ri­tual que ne­ce­si­ta­mos pa­ra so­bre­lle­var con gra­cia las car­gas de la vi­da.

Eso a su vez pue­de mer­mar nues­tro en­tu­sias­mo por dar a co­no­cer a los de­más nues­tra fe. Cuan­do an­da­mos muy ocu­pa­dos, cuan­do las an­sie­da­des de la vi­da y las in­quie­tu­des que abri­ga­mos res­pec­to a nues­tras ne­ce­si­da­des nos tie­nen abru­ma­dos, y no le da­mos a Dios la opor­tu­ni­dad de ali­viar­nos esa car­ga, es fá­cil que nos ol­vi­de­mos de que hay per­so­nas a nues­tro al­re­de­dor que se en­fren­tan a di­fi­cul­ta­des si­mi­la­res a las nues­tras y a me­nu­do in­clu­so mu­cho ma­yo­res. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de no­so­tros, no co­no­cen a Dios.

Sean cua­les sean las cir­cuns­tan­cias en que nos en­con­tre­mos, con­ta­mos con la ayu­da de Dios. En cam­bio, mu­chos no lo co­no­cen y por lo tan­to no go­zan de esa se­gu­ri­dad que nos con­fie­re Su pre­sen­cia, ni tie­nen la paz in­te­rior de quien se sa­be ama­do por Él, ni la con­fian­za de que vi­vi­rán con Él pa­ra siem­pre. Pue­de que al­gu­nos ja­más lle­guen a co­no­cer­lo a me­nos que no­so­tros les ha­ble­mos.

De­je­mos de vi­vir en­ce­rra­dos en nues­tro mun­do de ben­di­cio­nes, mi­rán­do­nos el om­bli­go, ex­ce­si­va­men­te preo­cu­pa­dos por nues­tros pro­ble­mas y ne­ce­si­da­des. Pi­dá­mos­le más bien a Dios que nos sen­si­bi­li­ce y nos ha­ga en­ten­der que las per­so­nas con las que nos po­ne en con­tac­to es­tán he­chas a Su ima­gen y se­me­jan­za, y que Él las ama y mu­rió por ca­da una de ellas. Ama­do Pa­dre, llé­na­me de Tu Es­pí­ri­tu, llé­na­me de com­pa­sión y amor, pa­ra que sea ca­paz de ha­blar co­mo Tú lo ha­rías. Me­jor aún, te rue­go que ha­bles Tú por in­ter­me­dio de mí; que me uti­li­ces co­mo un con­duc­to y que Tus dul­ces pa­la­bras de amor, Tu com­pren­sión, Tu in­te­rés por los de­más, Tus des­ve­los y Tu ver­dad flu­yan de Ti ha­cia ellos a tra­vés de mí.

Ilu­mi­na los re­co­ve­cos de su co­ra­zón con Tu luz y Tu amor. Con­cé­de­les re­po­so en me­dio de tan­ta lu­cha, paz en vez de an­gus­tia, fe­li­ci­dad en lu­gar de con­go­ja. Con­sué­la­los y lí­bra­los de su an­sie­dad, cam­bia su te­mor por fe. Y cuan­do sea Tu vo­lun­tad, sír­ve­te de mí pa­ra lo­grar eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.