PRE­CUE­LA DE LA NA­VI­DAD

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­sa, Ma­ría Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

El Evan­ge­lio de Juan no cuen­ta el na­ci­mien­to de Je­sús, pe­ro sí in­clu­ye la pre­cue­la, es de­cir, lo que su­ce­dió an­tes de las na­rra­cio­nes del na­ci­mien­to. Es­te Evan­ge­lio nos re­tro­trae al prin­ci­pio, an­tes que exis­tie­ra nues­tro mundo, y di­ce al­go acer­ca de nues­tro Sal­va­dor que fue ver­dad mu­cho an­tes de Su na­ci­mien­to te­rre­nal en Be­lén ha­ce dos mi­le­nios. Es­te pa­sa­je apor­ta cla­ri­dad so­bre quién es Je­sús, por qué vino y lo que lo­gró.

Em­pie­za así: «En el prin­ci­pio la Pa­la­bra ya exis­tía. La Pa­la­bra es­ta­ba con Dios, y la Pa­la­bra era Dios. El que es la Pa­la­bra exis­tía en el prin­ci­pio con Dios. Dios creó to­das las co­sas por me­dio de Él, y na­da fue crea­do sin Él» 1.

Es­te Evan­ge­lio co­mien­za di­cien­do que an­tes de que na­da fue­ra crea­do, la Pa­la­bra ya exis­tía, que es­ta­ba con Dios y que era Dios. Juan vuel­ve la vis­ta atrás y mi­ra más allá del prin­ci­pio de la crea­ción del uni­ver­so, an­tes que el tiem­po exis­tie­ra, y di­ce que la Pa­la­bra era pre­exis­ten­te. En la pri­me­ra fra­se de ese Evan­ge­lio se re­pi­ten las pri­me­ras pa­la­bras de la Bi­blia en el Gé­ne­sis: «En el prin­ci­pio…»

2 Eso in­di­ca que la Pa­la­bra exis­tía an­tes de la crea­ción y que es eter­na, que nun­ca hu­bo un tiem­po en que la Pa­la­bra no exis­tie­ra. La Pa­la­bra no fue par­te de lo crea­do, lo que sig­ni­fi­ca que la Pa­la­bra es su­pe­rior a to­do lo crea­do.

Di­ce que «la Pa­la­bra es­ta­ba con Dios» y lue­go re­pi­te una se­gun­da vez: «El que es la Pa­la­bra exis­tía en el prin­ci­pio con Dios». Se ha­ce hin­ca­pié en que la Pa­la­bra exis­te en ín­ti­ma re­la­ción con Dios. Esa uni­ci­dad se ex­pre­sa en la fra­se «y la Pa­la­bra era Dios». To­do lo que se puede de­cir de Dios tam­bién se puede de­cir de la Pa­la­bra.

Eso es lo que ce­le­bra­mos en Na­vi­dad: que la Pa­la­bra — que exis­tía con Dios an­tes de la crea­ción, que co­exis­tía ca­ra a ca­ra en co­mu­nión con Su Pa­dre, que par­ti­ci­pa­ba en la crea­ción de to­do, que exis­te por sí mis­ma y que es Dios Hi­jo— na­ció en­car­na­da en un ser hu­mano y vi­vió en­tre la hu­ma­ni­dad.

To­do lo que hi­zo Je­sús du­ran­te el tiem­po que pa­só en la Tie­rra, las pa­la­bras que pro­nun­ció, las pa­rá­bo­las que con­tó, Su in­ter­ac­ción con la gen­te, Sus en­fren­ta­mien­tos con los di­ri­gen­tes re­li­gio­sos de la épo­ca, los mi­la­gros que obró, to­do ello re­ve­ló el amor de Su Pa­dre y Su in­te­rés y preo­cu­pa­ción por la hu­ma­ni­dad. Por me­dio del Ver­bo en­car­na­do —Je­sús— lle­ga­mos a una com­pren­sión más pro­fun­da de Dios y de Su de­seo de re­con­ci­liar a la hu­ma­ni­dad con Él. En Na­vi­dad fes­te­ja­mos la ve­ni­da de Dios a nues­tro mundo con el ob­je­to de po­si­bi­li­tar que vi­va­mos con Él eter­na­men­te.

¡La Pa­la­bra se hi­zo car­ne y ha­bi­tó en­tre no­so­tros! Es mag­ní­fi­co ce­le­brar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.