LO MÁ­XI­MO QUE PO­DE­MOS HA­CER

Conectate - - ROSANE PEREIRA - Ro­sa­ne Pe­rei­ra Ro­sa­ne Pe­rei­ra es pro­fe­so­ra de in­glés y escritora. Vi­ve en Río de Ja­nei­ro (Bra­sil) y es­tá afi­lia­da a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Or­de­nan­do pa­pe­les al fi­nal del año en­con­tré un vie­jo dia­rio. Leí la lar­ga lis­ta de co­sas que me ha­bía pro­pues­to pa­ra aquel año y no pu­de me­nos que son­reír. Es­pe­ra­ba mu­cho de mí mis­ma.

Es­te año pa­sa­do de­ci­dí pro­po­ner­me so­la­men­te tres co­sas: ser más amo­ro­sa y alen­ta­do­ra; ter­mi­nar una obra li­te­ra­ria en la que lle­vo tiem­po tra­ba­jan­do y co­men­zar una nue­va, y usar una lis­ta de ora­ción.

Ser amo­ro­sa y ter­mi­nar lo que co­mien­zo son ob­je­ti­vos que de­bo es­for­zar­me siem­pre por al­can­zar. Aho­ra bien, usar una lis­ta de ora­ción ha re­sul­ta­do ser to­do un hi­to. El pri­mer día apun­té to­do lo que me preo­cu­pa­ba. A la ma­ña­na si­guien­te me di cuen­ta de que se me ha­bía ol­vi­da­do in­cluir a va­rios de mis fa­mi­lia­res, y al día si­guien­te me acor­dé de otras si­tua­cio­nes por las que tam­bién ne­ce­si­ta­ba re­zar.

Po­co a po­co he ido aña­dien­do ta­reas pen­dien­tes, co­mo la re­no­va­ción de mi li­cen­cia de con­du­cir o un exa­men mé­di­co, ade­más de pe­di­dos es­pe­cí­fi­cos por mi fa­mi­lia, ami­gos y co­no­ci­dos, per­so­nas que ne­ce­si­tan sa­na­ción, con­sue­lo, un me­jor em­pleo o más fe, y así la lis­ta se ha ido en­gro­san­do.

Cum­plir ese pro­pó­si­to no me ha re­sul­ta­do tan di­fí­cil co­mo ima­gi­na­ba. En cuan­to me des­pier­to, to­mo la lis­ta y ha­go una bre­ve ora­ción por ca­da si­tua­ción. Apun­to otras pe­ti­cio­nes que se me ocu­rren y ta­cho las que ya han si­do res­pon­di­das. Me lle­va me­nos de diez mi­nu­tos.

Me ha­ce pen­sar en un afi­che que le re­ga­lé a una ami­ga. De­cía: «Orar no es lo mí­ni­mo que po­de­mos ha­cer, sino lo má­xi­mo». Lo co­lo­có en el ta­blón de anun­cios que hay jus­to fue­ra de su ofi­ci­na. Ca­da vez que la voy a ver, ahí es­tá el pós­ter, y me ha­bla cla­ri­to.

Siem­pre he si­do una per­so­na ac­ti­va, y la ora­ción nun­ca ha si­do uno de mis pun­tos fuer­tes. Sin em­bar­go, con el pa­so del tiem­po he lle­ga­do a to­mar con­cien­cia de lo efi­caz que es. Cuan­do ora­mos, en lu­gar de im­po­ner­nos ex­pec­ta­ti­vas po­co rea­lis­tas, echa­mos mano de la ma­yor ener­gía que hay, ca­paz de trans­for­mar nues­tra vi­da, re­sol­ver pro­ble­mas y ayu­dar­nos a ver el mun­do a tra­vés de un nue­vo pris­ma.

La ora­ción es la for­ma más po­ten­te de ener­gía que se pue­da ge­ne­rar. […] So­la­men­te oran­do se lo­gra esa unión com­ple­ta y ar­mo­nio­sa de cuer­po, in­te­li­gen­cia y al­ma que con­fie­re al frá­gil jun­co hu­mano su fuer­za. Al re­zar nos co­nec­ta­mos con la inago­ta­ble fuer­za mo­triz que ha­ce gi­rar el uni­ver­so. Ale­xis Ca­rrel (1873–1944)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.