CRE­CER ESPIRITUALMENTE

Res­pues­tas a tus in­te­rro­gan­tes

Conectate - - RESPUESTAS A TUS INTERROGANTES - 1. Je­re­mías 29:11 ( NVI) 2. Proverbios 11: 24,25 ( NTV) 3. Ro­ma­nos 3: 23

PMu­chos de mis ami­gos se ha­cen bue­nos pro­pó­si­tos de Año Nue­vo, la ma­yo­ría pa­ra cam­biar en al­gún as­pec­to fí­si­co, ba­jar de pe­so o su­pe­rar un mal há­bi­to. Aun­que eso vie­ne bien, yo qui­sie­ra pro­po­ner­me cre­cer espiritualmente es­te año. ¿Tie­nen al­gu­na re­co­men­da­ción en ese sen­ti­do?

RDes­de la pers­pec­ti­va di­vi­na, to­dos so­mos una obra en cur­so. El Se­ñor desea ver­nos pro­gre­sar al má­xi­mo y nos ayu­da tan­to co­mo se lo per­mi­ti­mos. «Yo sé muy bien los pla­nes que ten­go pa­ra us­te­des — afir­ma el Se­ñor—, pla­nes de bie­nes­tar y no de ca­la­mi­dad, a fin de dar­les un fu­tu­ro y una es­pe­ran­za » 1. A con­ti­nua­ción, cin­co con­se­jos pa­ra cre­cer y ma­du­rar espiritualmente: 1. In­clu­ye a Dios en la to­ma de de­ci­sio­nes. De ni­ños apren­de­mos por me­dio de la ins­truc­ción que nos dan nues­tros pa­dres. De igual mo­do, cre­ce­mos espiritualmente en la me­di­da en que apren­de­mos a se­guir las in­di­ca­cio­nes de Dios, acu­di­mos a Él en ora­ción y apli­ca­mos los prin­ci­pios es­pi­ri­tua­les de Su Pa­la­bra a nues­tras de­ci­sio­nes. 2. Ejer­ci­ta tu fe. Así co­mo la ex­pe­rien­cia enseña mu­cho — pues su­fri­mos las con­se­cuen­cias de nues­tras de­ci­sio­nes erró­neas y ve­mos pre­mia­das las acer­ta­das—, nues­tro cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual se ace­le­ra cuan­do nues­tra fe es pues­ta a prue­ba y to­ma­mos con­cien­cia de que en ella se en­cuen­tra la so­lu­ción a los pro­ble­mas de la vi­da. 3. En­tré­ga­te a los de­más. Al con­cen­trar­nos en sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los de­más y ha­cer­los fe­li­ces, nos con­ver­ti­mos en con­duc­tos del amor de Dios. Así, en la me­di­da en que nos en­tre­ga­mos al pró­ji­mo, Dios nos reabas­te­ce. «Da con ge­ne­ro­si­dad y se­rás más ri­co; sé ta­ca­ño y lo per­de­rás to­do. El ge­ne­ro­so pros­pe­ra­rá, y el que re­ani­ma a otros se­rá re­ani­ma­do» 2. 4. Re­co­no­ce tus pun­tos fla­cos y es­fuér­za­te por su­pe­rar­los. To­dos te­ne­mos as­pec­tos en que po­de­mos me­jo­rar. «To­dos pe­ca­ron y es­tán des­ti­tui­dos de la glo­ria de Dios» 3. Re­co­no­cer nues­tras fla­que­zas nos re­sul­ta em­ba­ra­zo­so, aun­que lo ha­ga­mos en pri­va­do o a so­las con Dios. Pe­ro cuan­do so­mos ca­pa­ces de ad­mi­tir­las hu­mil­de­men­te an­te los de­más y nos mos­tra­mos dis­pues­tos a acep­tar su ayu­da — en for­ma de con­se­jos, re­cor­da­to­rios y ora­cio­nes—, to­ma­mos la vía más rá­pi­da pa­ra cre­cer espiritualmente. 5. Aco­me­te nue­vas em­pre­sas. Cuan­do nos ne­ga­mos a con­si­de­rar nue­vos da­tos y nue­vas ideas, de­ja­mos de cre­cer in­te­lec­tual­men­te. Si nos ais­la­mos de los de­más, de­ja­mos de cre­cer emo­cio­nal­men­te. Y cuan­do nos mos­tra­mos po­co dis­pues­tos a aco­me­ter nue­vas em­pre­sas, de­ja­mos de cre­cer in­te­lec­tual, emo­cio­nal y espiritualmente. Pa­ra cre­cer te­ne­mos que se­guir ha­cien­do pro­gre­sos y afron­tan­do nue­vos desafíos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.