' FU­TU­ROS. MAS RADANTES

Conectate - - IRENA ŽABIČKOVÁ - 1. Ro­ma­nos 8:28 2. Proverbios 3: 5,6 ( NTV) 3. Juan 14:18 4. Isaías 30: 21 5. http:// www. pe­run­mon­do­mi­glio­re. org Ire­na Ža­bič­ko­vá Ire­na Ža­bič­ko­vá tra­ba­ja de lleno co­mo vo­lun­ta­ria de Per un Mon­do Mi­glio­re5 en Croa­cia y en Ita­lia.

¿ Qué ha­cer cuan­do nues­tros sue­ños y es­pe­ran­zas se ha­cen tri­zas? ¿Có­mo ilu­sio­nar­se de nue­vo des­pués de una de­cep­ción?

Esas fue­ron las pre­gun­tas que me hi­ce cuan­do su­pe de un des­alen­ta­dor re­vés. La fa­mi­lia de una ami­ga mía nos iba a ayu­dar con al­gu­nas de nues­tras ini­cia­ti­vas de vo­lun­ta­ria­do. Era al­go que me ha­cía mu­cha ilu­sión, pe­ro al fi­nal no re­sul­tó, y me in­va­dió una gran desa­zón.

Cuan­do me en­te­ré, me vino una fra­se a la ca­be­za: «El fu­tu­ro es tan aus­pi­cio­so co­mo las pro­me­sas de Dios». Aun­que pa­re­cía muy bo­ni­ta, no sa­bía a qué pro­me­sas se re­fe­ría. Re­cor­dé va­rios ver­sícu­los de la Bi­blia: « A los que aman a Dios, to­das las co­sas les ayu­dan a bien» 1. «Con­fía en el Se­ñor con to­do tu co­ra­zón; no de­pen­das de tu pro­pio en­ten­di­mien­to. Bus­ca Su vo­lun­tad en to­do lo que ha­gas, y Él te mos­tra­rá cuál ca­mino to­mar » 2. «No os de­ja­ré huér­fa­nos; ven­dré a vo­so­tros» 3. «Tus oí­dos oi­rán a tus es­pal­das pa­la­bra que di­ga: “Es­te es el ca­mino, an­dad por él”» 4.

Al re­fle­xio­nar so­bre ca­da uno de esos pa­sa­jes, se me lle­nó el al­ma de es­pe­ran­za. Mis pen­sa­mien­tos de­ja­ron de es­tar do­mi­na­dos por to­nos gri­ses os­cu­ros y ad­qui­rie­ron co­lo­res vi­vos y vis­to­sos. Aque­lla si­tua­ción no era el fin del mun­do, ni pa­ra mí ni pa­ra mi ami­ga y su fa­mi­lia. Dios co­no­ce co­mo na­die la si­tua­ción ge­ne­ral y nos tie­ne re­ser­va­do a to­dos al­go es­tu­pen­do.

Si bien la no­ti­cia fue de­cep­cio­nan­te, al fil­trar­la a tra­vés de las pro­me­sas di­vi­nas pu­de ver que pa­ra mi ami­ga y su fa­mi­lia ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de pa­sar pá­gi­na y sa­car par­ti­do de to­da una se­rie de nue­vas y apa­sio­nan­tes po­si­bi­li­da­des. La ilu­sión vol­vió a na­cer en mí. No veía el mo­men­to de en­te­rar­me de las es­tu­pen­das opor­tu­ni­da­des que se les pre­sen­ta­rían.

Ese in­ci­den­te me en­se­ñó que si de­ja­mos que el de­cai­mien­to nos nu­ble la vis­ta, el pa­no­ra­ma se tor­na som­brío, y re­sul­ta di­fí­cil ver el fu­tu­ro con fe y con­fian­za. En cam­bio, cuan­do per­mi­ti­mos que los ra­yos de las pro­me­sas di­vi­nas ilu­mi­nen nues­tros pen­sa­mien­tos, se crea un es­pec­tácu­lo lu­mí­ni­co que di­si­pa to­das las som­bras. Em­pie­zan a to­mar for­ma nue­vas es­pe­ran­zas, que de­li­nean pla­nes po­si­ti­vos de ca­ra al fu­tu­ro. Una pers­pec­ti­va op­ti­mis­ta nos per­mi­te ver otras po­si­bi­li­da­des y em­pren­der con­fia­dos el ca­mino ha­cia fu­tu­ros más ra­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.