UN CAM­BIO PAR A BIEN

Conectate - - MAG RAYNE - Mag Ray­ne

Era uno de esos días en que me enoja­ba por cual­quier co­sa. An­da­ba tris­te, irri­ta­ble, ha­cien­do as­pa­vien­tos por mo­les­tias in­sig­ni­fi­can­tes, y no pa­ra­ba de ima­gi­nar­me to­do tipo de con­se­cuen­cias o re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas. Sin em­bar­go, el día te­nía que se­guir su cur­so. Ha­bía mu­cho que ha­cer, pla­zos que cum­plir, y par­te de mi tra­ba­jo con­sis­tía en re­unir­me con otras per­so­nas y ani­mar­les la jor­na­da. ¿Te has vis­to al­gu­na vez en una si­tua­ción así?

En­ton­ces de­ci­dí que mi ac­ti­tud te­nía que cam­biar. Me acor­dé de que ha­bía vis­to en YouTu­be1 una char­la de Jo­seph Grenny. En ella des­cri­be uno de los peo­res ba­rrios mar­gi­na­les 1. https:// www.youtu­be. com

/ watch? v= 6T9TYz5Uxl0 2. Pa­ra ma­yor in­for­ma­ción so­bre es­tas seis fuen­tes de in­fluen­cia, véa­se http://sour­ce­so­fin­sight . com/six- sour­ces- of- in­fluen­ce de Nai­ro­bi, don­de vi­ven mu­cha­chas ado­les­cen­tes que, pa­ra so­bre­vi­vir, se ven obli­ga­das a pros­ti­tuir­se por unos cen­ta­vos. Grenny ex­pli­ca que hay una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca que lo­gra trans­for­mar la vi­da de esas chi­cas.

Se­gui­da­men­te enu­me­ra seis gran­des fuen­tes de in­fluen­cia en la psi­quis y el com­por­ta­mien­to hu­mano: la mo­ti­va­ción per­so­nal (ha­cer desea­ble lo in­de­sea­ble); la ha­bi­li­dad o des­tre­za per­so­nal (so­bre­pa­sar nues­tros lí­mi­tes); la mo­ti­va­ción so­cial (ex­plo­tar la pre­sión gru­pal); la ha­bi­li­dad so­cial (la unión ha­ce la fuer­za); la mo­ti­va­ción es­truc­tu­ral (es­ta­ble­cer pre­mios y exi­gir ren­di­ción de cuen­tas) y la ha­bi­li­dad es­truc­tu­ral (cam­biar el en­torno) 2.

Esa obra asis­ten­cial de Ke­nia apro­ve­cha to­das esas fuen­tes de in­fluen­cia pa­ra cam­biar la vi­da de mu­chí­si­mas mu­je­res de los ba­rrios ba­jos. Mien­tras re­fle­xio­na­ba so­bre la char­la, de­ci­dí que ade­más de apli­car esos prin­ci­pios al tra­ba­jo que reali­zo —tam­bién re­la­cio­na­do con una la­bor de be­ne­fi­cen­cia y con ejer­cer una in­fluen­cia po­si­ti­va en los de­más—, po­día apli­cár­me­los a mí mis­ma y al cam­bio de ac­ti­tud que desea­ba.

Es­ta­ba har­ta de mi las­ti­mo­so es­ta­do aními­co, por lo que mo­ti­va­ción no me fal­ta­ba.

¿Ha­bi­li­dad? Me di cuen­ta de que me­ter­me de lleno en una ac­ti­vi­dad muy ab­sor­ben­te — co­mo ayu­dar o es­cu­char a al­guien, par­ti­ci­par en un pro­ce­so crea­ti­vo o es­cri­bir un dia­rio de agra­de­ci­mien­to— me ser­vi­ría pa­ra di­si­par los sen­ti­mien­tos mo­men­tá­neos de pe­sar y ne­ga­ti­vi­dad y des­pe­jar los nu­ba­rro­nes que me ofus­ca­ban. Por ejem­plo, el día de Na­vi­dad, cuan­do sue­lo de­pri­mir­me al po­ner­me a pen­sar en lo que no ten­go, co­la­bo­ré co­mo vo­lun­ta­ria en un cen­tro de aco­gi­da pa­ra in­di­gen­tes. Allí co­no­cí y es­cu­ché a per­so­nas de cin­co paí­ses, con pin­to­res­cas his­to­rias y des­ga­rra­do­ras vi­ven­cias. No exa­ge­ra­ría si di­je­ra que

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.