OP­TAR POR ME­NOS

Conectate - - MARIE ALVERO - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

Mi ma­ri­do y yo pa­sa­mos un año en una pe­que­ña po­bla­ción de Tan­za­nia. Era un pue­bli­to con dos se­má­fo­ros, sin su­per­mer­ca­do ni res­tau­ran­tes, con un so­lo edi­fi­cio de dos pi­sos y nin­gún tipo de dis­trac­ción. Vi­vía­mos en una ca­sa sen­ci­lla y ape­nas con­tá­ba­mos con el mo­bi­lia­rio y las co­mo­di­da­des más bá­si­cas.

El mo­ti­vo de nues­tro tras­la­do a Tan­za­nia fue una opor­tu­ni­dad que se nos pre­sen­tó de su­mar­nos a una in­ci­pien­te la­bor hu­ma­ni­ta­ria. El pro­gra­ma te­nía por ob­je­to me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, pro­por­cio­nán­do­les mo­vi­li­dad y ayu­dán­do­las a ser in­de­pen­dien­tes y ga­nar­se la vi­da. En los dos años an­te­rio­res a nues­tro via­je nos ca­sa­mos, tu­vi­mos un hi­jo y pa­sa­mos me­ses re­cau­dan­do fon­dos pa­ra trans­for­mar nues­tro pro­yec­to en una reali­dad, o al me­nos en una se­mi­rrea­li­dad.

La pri­me­ra no­che que pa­sa­mos en nues­tro nue­vo lu­gar de re­si­den­cia hu­bo un cor­te de luz. Es­tos son muy co­mu­nes en las zo­nas ru­ra­les de Áfri­ca y pue­den du­rar des­de unos mi­nu­tos has­ta va­rios días. Aquel se pro­lon­gó va­rias ho­ras y nos de­jó muy cla­ro que na­da su­ce­de­ría se­gún nues­tro cro­no­gra­ma. Por más que nos em­pe­ñá­ra­mos, si ha­cía­mos ca­so omi­so de las reali­da­des de la vi­da co­ti­dia­na no íba­mos a te­ner mu­cho éxi­to.

Así que por pri­me­ra vez en años ami­no­ra­mos la mar­cha. Adop­ta­mos un nue­vo rit­mo de vi­da pa­ra ta­reas co­mo ca­mi­nar al mer­ca­do to­dos los días, col­gar la ro­pa la­va­da y usar pa­ña­les de te­la. Nos adap­ta­mos a vi­vir sin In­ter­net, te­le­vi­sión, pe­lí­cu­las, co­rreos elec­tró­ni­cos ur­gen­tes, reunio­nes inapla­za­bles y sin un vehícu­lo pa­ra lle­gar rá­pi­da­men­te a don­de qui­sié­ra­mos ir. De­jó de ha­ber emer­gen­cias. Aun cuan­do nos pa­re­cía que ha­bía una ur­gen­cia, era im­po­si­ble con­se­guir que las co­sas se mo­vie­ran más rá­pi­do.

Al prin­ci­pio era te­rri­ble­men­te exas­pe­ran­te. Ca­da pa­so de ca­da pro­ce­so era len­tí­si­mo. Al fi­nal, por mu­cho que quise cam­biar el mo­dus ope­ran­di del pue­blo, la que real­men­te cam­bió fui yo. Mi rit­mo de vi­da se ra­len­ti­zó tan­to que em­pe­cé a apre­ciar el cie­lo azul y la tie­rra ro­ja que se ex­ten­día has­ta el ho­ri­zon­te al­re­de­dor nues­tro. Tra­bé amis­tad con los jo­via­les al­dea­nos. Dejé de echar de me­nos las pe­lí­cu­las

y la In­ter­net. Apren­dí a dis­fru­tar de co­mi­das y ves­ti­men­tas muy sen­ci­llas y de una vi­da li­bre de aje­treos.

El cam­bio más gran­de que tra­jo con­si­go aquel año fue en mi ma­tri­mo­nio. Ya no es­tá­ba­mos tan ocu­pa­dos. Nues­tro pau­sa­do rit­mo de vi­da nos per­mi­tió co­no­cer­nos pro­fun­da­men­te. En mu­chas oca­sio­nes, al ano­che­cer, no ha­bía otra co­sa que ha­cer que pa­sar un buen ra­to jun­tos. Nos sen­tá­ba­mos en la os­cu­ri­dad — si en­cen­día­mos las lu­ces los mos­qui­tos nos in­va­dían— y nos ha­cía­mos pre­gun­tas acer­ca de nues­tros sue­ños, an­he­los, de­seos, as­pi­ra­cio­nes y mie­dos. Sin las dis­trac­cio­nes de la vi­da mo­der­na, nues­tra re­la­ción co­mo se­gui­do­res de Cris­to, ami­gos y aman­tes se fue es­tre­chan­do día a día.

Aho­ra en los EE. UU. te­ne­mos mu­chos mo­ti­vos pa­ra an­dar afa­na­dos, y las si­tua­cio­nes apre­mian­tes son fre­cuen­tes. Te­ne­mos co­mo­di­da­des — su­per­mer­ca­dos, res­tau­ran­tes, In­ter­net, ca­lles pa­vi­men­ta­das y me­di­ci­na mo­der­na— e in­con­ve­nien­tes —fal­ta de tiem­po pa­ra so­se­gar­nos y una vi­da muy ace­le­ra­da que no per­mi­te en­ta­blar es­tre­chas re­la­cio­nes con otras per­so­nas—.

Mu­chas ve­ces sien­to año­ran­za por aquel año en Tan­za­nia. Guar­do gra­tos re­cuer­dos de la paz con que vi­vi­mos, de los víncu­los que for­ja­mos y de los pla­ce­res sen­ci­llos de la vi­da. Has­ta el día de hoy, gra­cias a aque­lla ex­pe­rien­cia, bus­co ca­si in­cons­cien­te­men­te la sen­ci­llez.

Al co­mien­zo del año es fá­cil que sin­ta­mos la pre­sión de com­pro­me­ter­nos a ser más, ha­cer más y con­se­guir más: más co­sas, más pri­sas, más gas­tos, más uti­li­da­des. Pe­ro mi al­ma y mi co­ra­zón se en­ri­que­cen con más víncu­los, más quie­tud, más ale­gría.

Al em­pe­zar el año, rue­go a Dios que me dé va­lor pa­ra po­ner co­to a las pri­sas y la acu­mu­la­ción, de ma­ne­ra que mi al­ma ten­ga tiem­po pa­ra co­nec­tar­se con Dios y los de­más; mi cuer­po, pa­ra des­can­sar y re­car­gar­se; y mi men­te, pa­ra cre­cer y dis­fru­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.