En­cru­ci­ja­das

Conectate - - ANNA PERLINI - De Je­sús, con ca­ri­ño

El via­je­ro que lle­ga a una en­cru­ci­ja­da se ve en una mag­ní­fi­ca si­tua­ción, ya que dis­po­ne de va­rias op­cio­nes. Pue­de se­guir ade­lan­te, dar me­dia vuel­ta y re­gre­sar por don­de vino, o cam­biar de di­rec­ción, ya a la iz­quier­da, ya a la de­re­cha.

Yo me sir­vo de las en­cru­ci­ja­das de la vi­da pa­ra ayu­dar a al­gu­nos a re­co­no­cer sus erro­res o gi­ros equi­vo­ca­dos y ofre­cer­les la po­si­bi­li­dad de en­men­dar el rum­bo. A otros, las en­cru­ci­ja­das les per­mi­ten to­mar una sen­da que a la lar­ga los lle­va­rá más le­jos. Pa­ra otros más, son una con­fir­ma­ción de que van bien en­ca­mi­na­dos, a fin de que si­gan ade­lan­te con re­no­va­do vi­gor y con­vic­ción. En cual­quier ca­so, quien lle­ga a una en­cru­ci­ja­da de­be con­si­de­rar­la una opor­tu­ni­dad, pues si me pre­gun­ta en qué di­rec­ción de­be ir, Yo se lo in­di­ca­ré.

Tal vez esa nue­va di­rec­ción sea al­go que nun­ca has he­cho. In­clu­so al­go que te asus­ta. O lo mis­mo que lle­vas años ha­cien­do. Sea cual sea el ca­mino que te in­di­que que to­mes, te do­ta­ré con lo que te ha­ga fal­ta. Si das un pa­so por el ca­mino que te mues­tro, te con­ce­de­ré lo que ne­ce­si­tes pa­ra el si­guien­te pa­so. Si pre­ci­sas más fe, pí­de­me­la, y Yo ali­men­ta­ré tu fe. Si te ha­ce fal­ta más va­lor, cla­ma a Mí, y alen­ta­ré tu co­ra­zón. Si ne­ce­si­tas más fuer­zas o per­se­ve­ran­cia pa­ra sor­tear nue­vos obs­tácu­los, bús­ca­me y de­po­si­ta en Mí tu con­fian­za. Pa­so a pa­so, en la me­di­da en que me si­gas, con­ti­nua­ré ayu­dán­do­te.

Por eso, en lu­gar de in­quie­tar­te cuan­do lle­gues a una en­cru­ci­ja­da, ilu­sió­na­te, sa­bien­do que es­toy a tu la­do pa­ra ins­truir­te, guiar­te y au­xi­liar­te. Co­noz­co tu co­ra­zón y sé qué des­ti­nos te pro­por­cio­na­rán más fe­li­ci­dad y sa­tis­fac­ción. Si no sa­bes pa­ra dón­de ir, pí­de­me que te orien­te y a con­ti­nua­ción em­pren­de ca­mino. Siem­pre es­toy con­ti­go, don­de­quie­ra que te en­cuen­tres, ha­gas lo que ha­gas. Es­toy a tu la­do en to­do mo­men­to. Te amo, y nun­ca te de­frau­da­ré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.