JE­SÚS, SU VI­DA Y MEN­SA­JE

Conectate - - NEWS - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam

AL LLE­GAR EL MO­MEN­TO cum­bre de la his­to­ria, Dios en­vió a Su Hi­jo, na­ci­do de mu­jer, na­ci­do ba­jo el ré­gi­men de la ley, pa­ra li­be­rar­nos del yu­go de la ley y al­can­zar­nos la con­di­ción de hi­jos adop­ti­vos de Dios1.

Dios en­vió a Su Hi­jo al mun­do en de­ter­mi­na­do mo­men­to y lu­gar pa­ra que vi­vie­ra co­mo un ser hu­mano, mu­rie­ra cru­ci­fi­ca­do y re­su­ci­ta­ra, to­do ello a fin de re­di­mir a la hu­ma­ni­dad hun­di­da en el pe­ca­do y dar­le la opor­tu­ni­dad de en­trar en Su reino y go­zar de una re­la­ción es­tre­cha con Él. Los cua­tro Evan­ge­lios na­rran esa his­to­ria, la vi­da de un ser hu­mano úni­co, un ju­dío ga­li­leo que, si bien en nu­me­ro­sos as­pec­tos fue muy pa­re­ci­do a to­das las de­más per­so­nas que han na­ci­do y vi­vi­do, al mis­mo tiem­po era muy di­fe­ren­te.

Los Evan­ge­lios nos cuen­tan lo que dis­tin­guía a Je­sús. Mues­tran que vino al mun­do pa­ra en­tre­gar Su vi­da por la hu­ma­ni­dad y pa­ra que a con­se­cuen­cia de Su muer­te y re­su­rrec­ción los se­res hu­ma­nos pu­dié­ra­mos dis­fru­tar de una nue­va re­la­ción con Dios. No vino con el pro­pó­si­to de en­se­ñar­nos a ser bue­nos, sino de con­fe­rir­nos po­der pa­ra ser bue­nos me­dian­te el su­pre­mo sa­cri­fi­cio que hi­zo por to­dos no­so­tros. No hay re­la­to más im­por­tan­te que es­te, da­do que nues­tro des­tino eterno se­rá de­ter­mi­na­do por la pos­tu­ra que adop­te­mos con re­la­ción a es­te sin­gu­lar per­so­na­je2. Es pre­ci­sa­men­te es­te re­la­to el que nos per­mi­te com­pren­der el ex­tra­or­di­na­rio re­ga­lo que se nos ofre­ce: el don de lle­gar a ser hi­jos de nues­tro Pa­dre ce­les­tial, la vía pa­ra in­te­grar­nos en Su fa­mi­lia y la ma­ra­vi­lla de vi­vir per­pe­tua­men­te con Él.

Los Evan­ge­lios sien­tan la ba­se de la doc­tri­na cris­tia­na. En sus pá­gi­nas se nos di­ce que Je­sús fue más que un hom­bre bueno o rec­to, más que un maes­tro de mo­ral y éti­ca y más que un ha­ce­dor de milagros. En ellos des­cu­bri­mos que ese per­so­na­je úni­co es el Sal­va­dor pro­me­ti­do por Dios. Los Evan­ge­lios nos ha­blan del cum­pli­mien­to de la pro­me­sa que hi­zo Dios al an­ti­guo pa­triar­ca he­breo Abraham, de que por me­dio de él se­ría ben­di­to el mun­do en­te­ro3.

Je­sús vi­vió ha­ce dos mi­le­nios, y los cre­yen­tes de aquel tiem­po re­dac­ta­ron los Evan­ge­lios po­cas dé­ca­das des­pués de Su muer­te y re­su­rrec­ción. Su ob­je­ti­vo al es­cri­bir la

bio­gra­fía de Je­sús era con­ser­var­la, de for­ma que pu­die­ra dar­se a co­no­cer una y otra vez. Es­cri­bie­ron con el fin de que otros cre­ye­ran4, y lo­gra­ron su co­me­ti­do. Des­de su épo­ca ha ha­bi­do una su­ce­sión inin­te­rrum­pi­da de cris­tia­nos. Dos mi­le­nios des­pués lee­mos el mis­mo evan­ge­lio que los pri­me­ros lec­to­res, y es­te pue­de trans­for­mar nues­tra vi­da tan­to co­mo trans­for­mó la su­ya.

Los Evan­ge­lios no fue­ron lo pri­me­ro que se es­cri­bió so­bre Je­sús. Se cree que Pa­blo es­cri­bió sus epís­to­las en­tre el 49 y el 67 d. C., lo cual sig­ni­fi­ca que al­gu­nas pro­ba­ble­men­te ya cir­cu­la­ban an­tes que se es­cri­bie­ran los Evan­ge­lios. Pue­de que otras epís­to­las es­cri­tas po­co des­pués del año 60 tam­bién sean an­te­rio­res a los Evan­ge­lios. Las Epís­to­las no in­clu­yen mu­chos de­ta­lles de la vi­da de Je­sús, y lo más pro­ba­ble es que sea por­que sus au­to­res se di­ri­gían a cre­yen­tes que ya co­no­cían has­ta cier­to pun­to Su vi­da. Co­mo era cos­tum­bre en aquel tiem­po, es de ima­gi­nar que los re­la­tos y en­se­ñan­zas de Je­sús cir­cu­la­ban oral­men­te. Es ló­gi­co su­po­ner que los tes­ti­gos pre­sen­cia­les que co­no­cie­ron a Cris­to na­rra­ron a otros Su vi­da, des­cri­bie­ron Sus milagros, re­pi­tie­ron Sus pa­rá­bo­las y con­ta­ron otros de­ta­lles so­bre Él.

El tiem­po trans­cu­rri­do en­tre la muer­te y re­su­rrec­ción de Je­sús (ca. 33 d. C.) y la pri­me­ra de las epís­to­las de Pa­blo fue­ron unos quin­ce años pro­ba­ble­men­te. Los pri­me­ros evan­ge­lios se es­cri­bie­ron unos trein­ta años des­pués de la muer­te de Cris­to. Por lo que es­cri­bie­ron los au­to­res de las Epís­to­las se in­fie­re que lo que ellos trans­mi­tie­ron cua­dra­ba con lo que los evan­ge­lis­tas lue­go es­cri­bie­ron.

Las Epís­to­las in­di­can que Je­sús fue un des­cen­dien­te de Da­vid5, un ju­dío cria­do se­gún la ley mo­sai­ca6, tierno y man­so7, que no pe­có8, que fue ten­ta­do9 y que se con­du­jo rec­ta­men­te10. Tam­bién ex­pli­can que su­frió opo­si­ción11, fue trai­cio­na­do12, pa­de­ció sin ofre­cer re­sis­ten­cia13, fue cru­ci­fi­ca­do14 y re­su­ci­tó15.

Los Evan­ge­lios se cen­tran en la vi­da pú­bli­ca de Je­sús. Dos de ellos cuen­tan Su na­ci­mien­to, y uno men­cio­na bre­ve­men­te un su­ce­so de Su in­fan­cia, cuan­do te­nía unos do­ce años. Apar­te de eso, ca­si no co­no­ce­mos por­me­no­res de Su vi­da has­ta que fue bau­ti­za­do por Juan el Bau­tis­ta. La in­ten­ción o el ob­je­ti­vo de los evan­ge­lis­tas no fue na­rrar Su vi­da an­tes que em­pren­die­ra Su mi­sión, sino

que re­fie­ren lo que di­jo e hi­zo du­ran­te Su vi­da pú­bli­ca, el men­sa­je que pro­cla­mó y Su mo­do de ex­pre­sar­lo. Re­la­tan Sus ac­tos, Sus milagros, Sus pa­rá­bo­las, có­mo mu­rió y có­mo se le­van­tó de en­tre los muer­tos. En­se­ñan que se tra­ta­ba del uni­gé­ni­to Hi­jo de Dios, la úni­ca per­so­na que ha si­do a la vez Dios y hom­bre, el cual to­mó for­ma hu­ma­na a fin de que nos fue­ra po­si­ble vi­vir eter­na­men­te con Dios. En su­ma, el prin­ci­pal pro­pó­si­to de los Evan­ge­lios es dar a co­no­cer la bue­na nue­va de la sal­va­ción que es­tá a nues­tro al­can­ce gra­cias a Je­su­cris­to.

Los Evan­ge­lios tam­bién mues­tran a los cre­yen­tes la re­la­ción a la que ac­ce­de­mos al vol­ver­nos hi­jos de Dios. Sien­tan las ba­ses pa­ra que vi­va­mos co­mo las nue­vas cria­tu­ras en que nos con­ver­ti­mos al sal­var­nos y aco­ger en nues­tro in­te­rior el Es­pí­ri­tu de Dios. Apor­tan in­for­ma­ción sus­cep­ti­ble de afec­tar nues­tra exis­ten­cia pa­ra siem­pre, que nos pro­por­cio­na una cos­mo­vi­sión ci­men­ta­da en la ver­dad y nos sir­ve de pun­to de re­fe­ren­cia es­pi­ri­tual, mo­ral y éti­co en nues­tro pe­re­gri­na­je por la vi­da.

Una ma­yor com­pren­sión de lo que en­se­ñan los Evan­ge­lios pue­de con­du­cir­nos a una re­la­ción más gra­ti­fi­can­te con el Se­ñor. Si lo­gra­mos cap­tar los con­cep­tos más pro­fun­dos que se tras­lu­cen en lo que Je­sús di­jo e hi­zo, en Sus pa­rá­bo­las, Sus ser­mo­nes y Sus milagros; si lo­gra­mos vi­sua­li­zar to­do eso a tra­vés de los ojos de los pri­me­ros tes­ti­gos, en el en­torno de la Pa­les­ti­na del si­glo i, cap­ta­re­mos me­jor la tras­cen­den­cia y be­lle­za de Su men­sa­je. Eso nos pue­de lle­var a com­pren­der me­jor Su vi­da, a va­lo­rar más la «pro­fun­di­dad de las ri­que­zas, de la sa­bi­du­ría y del co­no­ci­mien­to de Dios» y en de­fi­ni­ti­va a te­ner una fe

16 más só­li­da.

Los Evan­ge­lios con­tie­nen prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que pue­den ser­vir­nos de pau­ta pa­ra lle­var una vi­da ple­na de sen­ti­do y to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­das en las ver­da­des eter­nas que nos co­mu­ni­có nues­tro Sal­va­dor. El co­no­ci­mien­to de los Evan­ge­lios y de sus en­se­ñan­zas es esen­cial pa­ra cen­trar nues­tra vi­da en Dios, lo cual es fuen­te de ale­gría en es­ta y en la otra vi­da.

Siem­pre me han en­can­ta­do los Evan­ge­lios; sin em­bar­go, ha­ber­los es­tu­dia­do más mi­nu­cio­sa­men­te en es­tos úl­ti­mos años me ha per­mi­ti­do apre­ciar me­jor su pro­fun­di­dad, su be­lle­za y su vir­tud pa­ra trans­for­mar vi­das. El tiem­po que les he de­di­ca­do me ha en­ri­que­ci­do en nu­me­ro­sos as­pec­tos. Me ha per­mi­ti­do co­no­cer me­jor a Dios, y tan­to mi fe co­mo mi co­ne­xión con Él se han for­ta­le­ci­do. Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­sa, María Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia Internacional. El ar­tícu­lo an­te­rior es una adap­ta­ción del pró­lo­go de su se­rie so­bre la vi­da y men­sa­je de Je­sús, a la que se pue­de ac­ce­der me­dian­te es­te en­la­ce: https:// di­rec­tors.tfion­li­ne. com/ es / tag/ je­sus- su- vi­da-y- men­sa­je/.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.