UNA ES­CA­LA­DA SANADORA

Conectate - - NEWS - Beth Jor­dan Beth Jor­dan vi­ve en la In­dia con su ma­ri­do y sus dos hi­jos. Son los fun­da­do­res de Pla­ce for Chan­ge, or­ga­ni­za­ción que coor­di­na pro­gra­mas pa­ra vo­lun­ta­rios del ex­tran­je­ro en la In­dia, Ne­pal y Tai­lan­dia.

«¡Si lo­gra­mos es­ca­lar es­ta mon­ta­ña, no ha­brá na­da que jun­tos no po­da­mos su­pe­rar!»

To­da­vía pue­do ver a mi pa­dre es­for­zán­do­se por son­reír y pa­re­cer op­ti­mis­ta mien­tras se­ña­la­ba una mon­ta­ña ro­co­sa a unos 30 me­tros de la ca­rre­te­ra. Yo te­nía tre­ce años y es­ta­ba via­jan­do con mi pa­pá y mi her­mano ma­yor por las de­sér­ti­cas y ca­lu­ro­sas ca­rre­te­ras de Mé­xi­co, vol­vien­do a los EE. UU. pa­ra aten­der unos asuntos.

Mis pa­dres se ha­bían de­di­ca­do por en­te­ro a mi­sio­nar en Mé­xi­co, y a mí me en­can­ta­ba acom­pa­ñar­los. No me des­pe­ga­ba de ellos ni un ins­tan­te. La vi­da allá era her­mo­sa, yo la dis­fru­ta­ba mu­chí­si­mo.

Sin em­bar­go, en aquel mo­men­to no to­do era miel so­bre ho­jue­las. Mis pa­dres es­ta­ban te­nien­do pro­ble­mas ma­tri­mo­nia­les y ha­bían de­ci­di­do vi­vir se­pa­ra­dos unos me­ses. Mi ma­má se ha­bía mu­da­do a otra par­te unas se­ma­nas an­tes, y yo me sen­tía in­tran­qui­la, sin sa­ber si iba a re­gre­sar.

La ma­yor par­te del tra­yec­to ob­ser­vé que mi pa­pá es­ta­ba li­dian­do con lo di­fí­cil de la si­tua­ción. Se lo veía tris­te, preo­cu­pa­do, can­sa­do. En el vehícu­lo se res­pi­ra­ba un ai­re en­ra­re­ci­do, de in­se­gu­ri­dad y desáni­mo. Al mis­mo tiem­po, los tres nos em­pe­za­mos a sen­tir fí­si­ca­men­te mal, con do­lo­res de ca­be­za, más que na­da por el ca­lor, pe­ro tam­bién por la car­ga emo­ti­va de to­do lo que es­tá­ba­mos vi­vien­do. Re­cuer­do ha­ber te­ni­do la sen­sa­ción de que en cual­quier mo­men­to po­día­mos pro­rrum­pir los tres en llan­to. Se­gui­mos así ca­si un día en­te­ro, has­ta que de pron­to, en me­dio de la na­da, pa­pá de­tu­vo el au­to.

To­da­vía re­cuer­do su ros­tro. Las lá­gri­mas que es­ta­ba con­te­nien­do le re­lu­cían en los ojos. Se ba­jó del au­to y nos pi­dió que fué­ra­mos con él. A re­ga­ña­dien­tes, co­mo sue­le su­ce­der con los ado­les­cen­tes, nos ba­ja­mos del vehícu­lo. Des­pa­ci­to. A unos 30 me­tros de dis­tan­cia se ele­va­ba un pe­ñón. Gros­so mo­do te­nía co­mo mí­ni­mo unos 60 me­tros de al­tu­ra, y de­fi­ni­ti­va­men­te no se vis­lum­bra­ba sendero al­guno que lle­va­ra a la cum­bre.

El in­cle­men­te sol nos obli­gó a en­tre­ce­rrar los ojos al mi­rar ha­cia arri­ba. La ca­be­za nos ar­día de ca­lor. En­se­gui­da vol­vi­mos la vis­ta pa­ra com­pro­bar que no ron­da­ra por ahí nin­gu­na ser­pien­te de cas­ca­bel o co­yo­te. Nos que­da­mos en si­len­cio,

sin sa­ber qué ha­cer ni por qué es­tá­ba­mos allí, cuan­do de pron­to pa­pá di­jo:

—¡Si lo­gra­mos es­ca­lar es­ta mon­ta­ña, no ha­brá na­da que jun­tos no po­da­mos su­pe­rar!

De al­gu­na ma­ne­ra él sa­bía que aque­lla aven­tu­ra era el le­ni­ti­vo que ca­da uno de no­so­tros ne­ce­si­ta­ba.

Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, mi her­mano y yo, a pe­sar de lo pé­si­mo que nos sen­tía­mos, no re­chis­ta­mos. Me que­dé unos mo­men­tos es­tu­dian­do el pe­ñón y me ani­mé a in­ten­tar­lo. No nie­go que es­tá­ba­mos can­sa­dos, en­fer­mos y tris­tes; pe­ro al mi­rar la cum­bre su­pe que nos iba a sen­tar bien co­ro­nar­la des­pués de conquistar aque­llas ro­cas.

De­ja­mos la ca­mio­ne­ta a un la­do de la ca­rre­te­ra y, sin mi­rar atrás ni de­te­ner­nos a re­co­ger na­da, ini­cia­mos el as­cen­so. Lue­go de es­ca­lar unos diez mi­nu­tos em­pe­za­mos a ha­blar en­tre no­so­tros mien­tras avan­zá­ba­mos en­tre ro­cas y grie­tas. — Gra­cias, pa­pá — de­cía uno. —¡Ey, có­mo lo con­se­guis­te tan rá­pi­do! — co­men­ta­ba otro.

Esa chá­cha­ra ali­vió la in­co­mo­di­dad que sen­tía­mos y nos ayu­dó a con­cen­trar­nos en lo que nos ha­bía­mos pro­pues­to.

Ha­cien­do me­mo­ria de aque­lla es­ca­la­da, fue co­mo si a me­di­da que subía­mos fué­ra­mos sol­tan­do nues­tros mie­dos y pe­nas, co­mo si le­van­tá­ra­mos las ma­nos en se­ñal de ren­di­ción y le di­jé­ra­mos a Je­sús: «En Ti con­fia­mos».

En lo re­cón­di­to de mi co­ra­zón bu­llían mon­to­nes de emo­cio­nes y pre­gun­tas que no me ha­bía atre­vi­do a ha­cer. Me ha­bía he­cho la fuer­te por amor a mi pa­pá, y ni si­quie­ra me ha­bía per­ca­ta­do de que abri­ga­ba esos sen­ti­mien­tos y te­mo­res. No obs­tan­te, a me­di­da que íba­mos as­cen­dien­do, co­mo que nos fui­mos des­po­jan­do de los pe­sos y las preo­cu­pa­cio­nes. Fue­ron que­dan­do atrás, co­mo las pie­dras y ro­cas que íba­mos su­peran­do.

Tar­da­mos dos o tres ho­ras en lle­gar a la cum­bre ba­jo un sol abra­sa­dor. Pa­ra en­ton­ces el vien­to so­pla­ba, y el sol ya se po­nía en el ho­ri­zon­te, ti­ñen­do el cie­lo de na­ran­ja y ám­bar. Es­tá­ba­mos sin alien­to, tan­to por la es­ca­la­da co­mo por la mag­ní­fi­ca pa­no­rá­mi­ca que te­nía­mos el pri­vi­le­gio de con­tem­plar. Nos reí­mos, ha­bla­mos y nos per­mi­ti­mos sen­tir el gran amor de nues­tro Crea­dor. Nos ol­vi­da­mos de nues­tras cui­tas, y la son­ri­sa vol­vió a nues­tro ros­tro. Pe­se a que es­tá­ba­mos ex­haus­tos, re­cuer­do ha­ber­me sen­ti­do su­ma­men­te vi­va y li­bre.

Ba­ja­mos de aque­lla mon­ta­ña trans­for­ma­dos y re­no­va­dos. Yo es­ta­ba se­gu­ra de que to­do iba a re­sul­tar bien. Y así fue, apar­te de que mis pa­dres re­sol­vie­ron sus di­fe­ren­cias, y ma­má vol­vió a ca­sa. Dios nos ha­bló por me­dio de la be­lle­za de Su crea­ción y la sen­ci­lla ilus­tra­ción de es­ca­lar una mon­ta­ña. Nos en­se­ñó que no ha­bía na­da que no pu­dié­ra­mos su­pe­rar. Ade­más, se ase­gu­ró de que per­ci­bié­ra­mos Su amor y Su pre­sen­cia.

Hay dos mo­ti­vos por los que nun­ca ol­vi­da­ré aque­lla es­ca­la­da:

Pri­me­ro, por la ni­ti­dez con que sen­tí la pre­sen­cia de Je­sús. En la ci­ma de ese mon­te ro­co­so me sen­tí fe­liz, se­gu­ra y ama­da, cuan­do las emo­cio­nes que me ha­bían em­bar­ga­do has­ta ese mo­men­to eran to­do lo con­tra­rio. La ex­pe­rien­cia fue al­go del otro mun­do, su­rrea­lis­ta.

Se­gun­do, me que­dó cla­ro que no era pre­ci­so que yo me sa­na­ra a mí mis­ma. No ha­cía fal­ta que lu­cha­ra por so­bre­po­ner­me a mis emo­cio­nes. No era ne­ce­sa­rio que hi­cie­ra nin­gún es­fuer­zo. No me hin­qué de ro­di­llas an­gus­tia­da, de­ses­pe­ra­da; sim­ple­men­te me re­la­jé y dejé que Je­sús me ha­bla­ra sua­ve­men­te al al­ma por me­dio del vien­to y las mon­ta­ñas, y por me­dio del jú­bi­lo que sen­tí al co­ro­nar la ci­ma. Bas­tó con que me de­ja­ra caer en Sus fuer­tes bra­zos, se­gu­ra de que Él me sos­ten­dría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.