Lo que me apaSIoNa

Conectate - - NEWS - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

A mí me gus­ta ha­cer ejer­ci­cio, pe­ro tam­bién me en­can­ta la co­mi­da. Pre­pa­rar un buen pla­to me da una sa­tis­fac­ción y una fe­li­ci­dad in­men­sas. Sue­lo leer li­bros de co­ci­na co­mo si fue­ran no­ve­las. Por eso, sa­bien­do de mi pa­sión por la co­mi­da y por el buen es­ta­do fí­si­co, y te­nien­do en cuen­ta to­dos los vi­deos de ejer­ci­cios y las es­tu­pen­das re­ce­tas que com­par­to en las re­des so­cia­les, te ima­gi­na­rás que soy una chi­ca en ex­ce­len­te for­ma, que so­la­men­te con­su­me co­mi­das fi­nas.

Al­guien me hi­zo un co­men­ta­rio de ese te­nor el otro día en mi mu­ro de Fa­ce­book. Eso me lle­vó a pen­sar que al­gu­nas co­sas que me apa­sio­nan no es­tán muy bien re­pre­sen­ta­das en mi vi­da real. A de­cir ver­dad, con las jus­tas lo­gro ha­cer ejer­ci­cio du­ran­te 20 mi­nu­tos 4 ve­ces a la se­ma­na, y co­cino al­go es­plén­di­do tal vez una vez a la se­ma­na.

Me pre­gun­to si otras co­sas que me gus­tan tam­bién es­tán po­bre­men­te re­pre­sen­ta­das en mi vi­da. Por ejem­plo, si ana­li­za­ras mi vi­da, ¿se ha­ría pa­ten­te mi pa­sión por Je­sús? ¿Se tras­lu­ci­ría? ¿Tan­to lo co­noz­co que re­sul­ta­ría evi­den­te?

Quie­ro que mi re­la­ción con Je­sús sea un ras­go dis­tin­ti­vo de mi vi­da, no ape­nas un da­to bio­grá­fi­co más. Si bien no ten­go mu­cho tiem­po pa­ra leer la Pa­la­bra de Dios, pa­ra orar y ado­rar­lo to­dos los días, al­go ten­go, y quie­ro sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho.

Esa es mi con­clu­sión: sa­car­le pro­ve­cho. Si ape­nas dis­pon­go de 20 mi­nu­tos pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, me es­for­za­ré al má­xi­mo. Los días que pue­da co­ci­nar y po­ner­me crea­ti­va, em­plea­ré to­das mis ha­bi­li­da­des cu­li­na­rias y me con­cen­tra­ré. Y en los ra­tos que apar­to pa­ra cul­ti­var mi re­la­ción con Je­sús, lo ha­ré de to­do co­ra­zón. Re­ve­ren­cia­ré Su Pa­la­bra co­mo el te­so­ro que es. Bus­ca­ré Su ver­dad.

Aun­que no me de­di­que to­do el día a mis pa­sio­nes, cons­ti­tu­yen una bue­na par­te de lo que le otor­ga sen­ti­do y ra­zón de ser a mi exis­ten­cia.

No ten­go más que una vi­da y una opor­tu­ni­dad de im­pri­mir­le va­lor. Mi fe me exi­ge que ha­ga lo que pue­da, don­de­quie­ra que es­té, to­do el tiem­po que pue­da, con lo que ten­ga a mi al­can­ce, pa­ra tra­tar de lo­grar un cam­bio. Jimmy Car­ter (n. 1924)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.