A NUES­TROS AMI­GOS El se­cre­to

Conectate - - NEWS - Gabriel Gar­cía V. Di­rec­tor

De­ci­sio­nes hay de to­do ti­po y to­do ni­vel de tras­cen­den­cia.

Ca­da día se nos pre­sen­tan can­ti­dad de al­ter­na­ti­vas: ¿Qué va­mos a co­mer? ¿Ha­re­mos ejer­ci­cio? ¿En qué em­plea­re­mos el tiem­po?, y la lis­ta con­ti­núa. Con el trans­cur­so de los años esas de­ci­sio­nes se trans­mu­tan en há­bi­tos y pa­san a ser au­to­má­ti­cas, in­cons­cien­tes. Si des­de un prin­ci­pio he­mos ele­gi­do con acier­to, no hay mu­chos mo­ti­vos de preo­cu­pa­ción. El pro­ble­ma se da cuan­do no he­mos ele­gi­do bien, pues las pe­que­ñas de­ci­sio­nes son sus­cep­ti­bles de trans­for­mar­se en ma­los há­bi­tos que a la lar­ga pue­den te­ner un pésimo efec­to en nues­tra vi­da y re­la­ción con Dios y nues­tros se­me­jan­tes.

To­mar una y otra vez de­ci­sio­nes ati­na­das no es ta­rea fá­cil. Fe­liz­men­te con­ta­mos con el re­cur­so de bus­car orien­ta­ción en Dios y en Su Pa­la­bra. Nues­tro Pa­dre ce­les­tial se com­pa­de­ce de no­so­tros, y desea ayu­dar­nos tan­to co­mo no­so­tros que­re­mos ayu­dar a nues­tros hi­jos cuan­do nos pi­den con­se­jo. Cla­ro que nues­tra ca­pa­ci­dad de ase­so­rar­los es li­mi­ta­da; en cam­bio, Dios pue­de mos­trar­nos la sa­li­da a los la­be­rin­tos más em­bro­lla­dos en que nos me­te­mos.

Na­rran las cró­ni­cas de Is­rael que un rey pa­gano man­dó ro­dear Je­ru­sa­lén con un nu­tri­do ejér­ci­to y en­vió una car­ta ame­na­zan­te a Eze­quías, rey de Ju­dá. El mo­nar­ca he­breo en­tró en el tem­plo de Dios, des­ple­gó la car­ta so­bre el altar y le im­plo­ró a Dios asis­ten­cia so­bre­na­tu­ral, la cual le fue con­ce­di­da1.

¿Có­mo te pa­re­ce? ¿Ha­ce­mos la prue­ba? La pró­xi­ma vez que nos vea­mos si­tia­dos por reveses, re­tra­sos y pro­ble­mas de ca­rác­ter per­so­nal o re­la­cio­nal, anote­mos los re­tos y ame­na­zas que se cier­nen so­bre no­so­tros, se­ña­le­mos con el de­do el pa­pel y di­ga­mos: «Dios mío, es­tos son los pro­ble­mas que me ase­dian. Im­plo­ro Tu au­xi­lio».

A lo lar­go de la Bi­blia y de la His­to­ria los gran­des hom­bres y mu­je­res de Dios con­fia­ron en Su ayu­da, y co­mo con­se­cuen­cia nos de­ja­ron un le­ga­do de fi­de­li­dad. Si­guien­do la fór­mu­la que ellos apli­ca­ron, tam­bién no­so­tros po­de­mos sa­lir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.