AL­TI­BA­JOS

Conectate - - NEWS - ADAP­TA­CIÓN DE UN AR­TÍCU­LO DE MA­RÍA FONTAINE

Ha­ce po­co es­tu­ve ru­mian­do el te­ma de las de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das, lue­go de ha­ber to­ma­do al­gu­nas yo mis­ma. Me sen­tía un po­co des­ani­ma­da. A la ma­yo­ría nos agra­da com­pro­bar que he­mos to­ma­do de­ci­sio­nes acer­ta­das. Sus be­ne­fi­cios sal­tan a la vis­ta. Lo di­fí­cil es ver qué buen fru­to pue­de te­ner una de­ci­sión erró­nea. Y de esas to­ma­mos bas­tan­tes, des­de las pe­que­ñas que a me­nu­do ocul­ta­mos ba­jo la al­fom­bra con la es­pe­ran­za de que na­die las no­te, has­ta las em­ba­rra­das más es­tre­pi­to­sas.

¿Al­gu­na vez te has sen­ti­do inú­til y de­rro­ta­do a cau­sa de una ma­la de­ci­sión? Tal vez te pa­re­ce que, ha­gas lo que ha­gas, nun­ca lo­gra­rás com­pen­sar tus erro­res. Qui­zá tie­nes la im­pre­sión de que las ben­di­cio­nes que ha­brías po­di­do re­ci­bir ya se per­die­ron, y tu vi­da no lle­ga­rá a ser tan bue­na ni tan ple­na co­mo ha­bría po­di­do ser.

Creo que el Se­ñor quie­re que vea­mos los al­ti­ba­jos de la vi­da a tra­vés del pris­ma de la fe. Ya sea que to­me­mos una de­ci­sión co­rrec­ta o una equi­vo­ca­da, son mu­chas las co­sas po­si­ti­vas que po­de­mos apren­der. De he­cho, creo que es po­si­ble sa­car el mis­mo pro­ve­cho, y en al­gu­nos ca­sos has­ta más, de nues­tras pi­fias.

Las de­ci­sio­nes ati­na­das sue­len re­por­tar­nos ben­di­cio­nes y una bue­na co­ne­xión con Dios. Las desa­ti­na­das, aun­que a me­nu­do nos alar­guen y com­pli­quen el ca­mino, tam­bién nos pue­den de­jar in­apre­cia­bles en­se­ñan­zas y con­tri­buir a nues­tro desa­rro­llo co­mo per­so­nas. Si apren­de­mos a acu­dir al Se­ñor pa­ra que nos guíe a pe­sar de nues­tras ma­las de­ci­sio­nes, ese ca­mino es­ca­bro­so en que nos en­con­tra­mos pue­de con­du­cir­nos al arre­pen­ti­mien­to y a una re­la­ción más es­tre­cha con Él. Las de­ci­sio­nes erra­das tam­bién nos per­mi­ten en­ten­der me­jor los fa­llos de los de­más. A la lar­ga nues­tro amo­ro­so Pa­dre nos ayu­da a atra­ve­sar esas di­fi­cul­ta­des y sa­lir ade­lan­te do­ta­dos de ma­yor pru­den­cia y sen­sa­tez y me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra la si­guien­te eta­pa de nues­tro desa­rro­llo es­pi­ri­tual.

Je­sús, por Su sa­cri­fi­cio, pue­de ha­cer en úl­ti­ma ins­tan­cia que nues­tros erro­res y ma­las de­ci­sio­nes re­dun­den en ma­yo­res vic­to­rias. Pe­ro no­so­tros de­be­mos per­mi­tir que lo ha­ga.

Nin­gún ser hu­mano ha lle­ga­do ja­más a ser in­tere­san­te sin ha­ber fa­lla­do. Cuan­to más fa­lles, te re­cu­pe­res y te su­peres, me­jor per­so­na se­rás. ¿Al­gu­na vez has co­no­ci­do a al­guien al que to­do siem­pre le ha­ya sa­li­do bien sin el me­nor es­fuer­zo? Por lo ge­ne­ral esa gen­te es tan pro­fun­da co­mo un charco. O de­re­cha­men­te no exis­te. Ch­ris Hard­wick (n. 1971)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.