UNA AMIS­TAD pa­ra UNA ETA­PA

Conectate - - NEWS - El­sa Si­chrovsky El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán.

Va­nes­sa se des­pi­dió con la mano cuan­do se ce­rra­ron las puer­tas. El tren arran­có, lle­ván­do­se una amis­tad de seis años. Nos ha­bía­mos co­no­ci­do en la se­cun­da­ria. Nues­tro in­te­rés co­mún en la es­cri­tu­ra de cuen­tos y nues­tra coin­ci­den­cia de gus­tos en cuan­to a no­ve­las for­ja­ron en­tre no­so­tras una amis­tad in­que­bran­ta­ble, que per­du­ró a pe­sar de los al­ti­ba­jos tí­pi­cos de la ado­les­cen­cia. Ella ha­bía ob­te­ni­do una be­ca y se iba al ex­tran­je­ro a es­tu­diar su ca­rre­ra. Yo sen­tí que mi vi­da to­ca­ba fon­do; no sa­bía có­mo iba a se­guir ade­lan­te. Aun­que yo siem­pre ha­bía sa­bi­do que un día am­bas nos iría­mos de ca­sa y to­ma­ría­mos dis­tin­tos ca­mi­nos, el día en que eso ocu­rrió, me hun­dí.

Las pri­me­ras se­ma­nas des­pués de la par­ti­da de Va­nes­sa, su au­sen­cia me hi­zo caer en la cuen­ta de lo mu­cho que ha­bía de­pen­di­do de ella. Cuan­do ella es­ta­ba, en vez de al­ter­nar con di­fe­ren­tes ami­gos me que­da­ba en mi zo­na de se­gu­ri­dad, con Va­nes­sa y unas po­cas ami­gas que te­nía­mos en co­mún. Era más fá­cil adop­tar los pun­tos de vis­ta de una chi­ca tan sim­pá­ti­ca e in­te­li­gen­te co­mo Va­nes­sa que for­mar­me mis pro­pias ideas. Por ejem­plo, siem­pre se­guía sus opi­nio­nes acer­ca de qué li­bros leer o qué pe­lí­cu­las ver.

Aun­que ser acé­rri­ma­men­te leal a una per­so­na no es ma­lo en sí, me di cuen­ta de que yo ha­bía si­do un po­co re­nuen­te a asu­mir el ries­go de desa­rro­llar mis pro­pias ideas y tra­zar mi pro­pio ca­mino. Si bien ad­mi­ra­ba el va­lor de Va­nes­sa, que ha­bía si­do ca­paz de de­jar el en­torno al que es­ta­ba acos­tum­bra­da pa­ra per­se­guir su sue­ño, me ate­rra­ba afron­tar las tur­bu­len­cias emo­cio­na­les pro­pias del ini­cio de la adul­tez sin la tran­qui­li­dad que me ins­pi­ra­ban el re­co­no­ci­mien­to y el apo­yo emo­cio­nal de mi me­jor ami­ga.

Nos man­tu­vi­mos en con­tac­to du­ran­te el pri­mer año; pe­ro con el tiem­po pro­gre­si­va­men­te nos fui­mos dis­tan­cian­do. En aquel tiem­po, ver frus­tra­das mis es­pe­ran­zas de pre­ser­var nues­tra amis­tad me re­sul­tó muy do­lo­ro­so. Sin em­bar­go, al vol­ver la vis­ta atrás que­da cla­ro que la par­ti­da de Va­nes­sa es­po­leó mi cre­ci­mien­to per­so­nal.

Me vi obli­ga­da a ha­cer nue­vas amis­ta­des, co­me­ter erro­res y vol­ver a le­van­tar­me por mis pro­pios me­dios. El he­cho de no po­der pe­dir­le con­se­jo pa­ra to­do me lle­vó a ha­cer pro­fun­dos exá­me­nes de con­cien­cia y a re­fle­xio­nar por mi cuen­ta. Aun­que en aquel mo­men­to me sen­tí so­la y aban­do­na­da, en­tien­do aho­ra lo que es­cri­bió Fa­raaz Ka­zi acer­ca de la amis­tad: « Al­gu­nas per­so­nas se irán, pe­ro ese no es el fi­nal de tu his­to­ria. Es sim­ple­men­te el fi­nal de su par­ti­ci­pa­ción en tu his­to­ria».

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.