ACO­GER LOS CAM­BIOS CON ABRA­ZO DE OSO

Conectate - - NEWS - Cur­tis Pe­ter van Gor­der Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo2. Vi­ve en Ale­ma­nia.

Un ami­go mío me dio ese con­se­jo fra­terno pa­ra ani­mar­me a acep­tar de buen gra­do un gran cam­bio en mi vi­da. Mi mu­jer y yo lle­vá­ba­mos unos sie­te años en Orien­te Me­dio. Ha­bía si­do un ca­pí­tu­lo es­tu­pen­do de nues­tra vi­da. No obs­tan­te, veía­mos que las fun­cio­nes que ha­bía­mos desem­pe­ña­do se iban re­du­cien­do, lle­ván­do­nos a un es­ta­do de se­mi­ju­bi­la­ción. A lo lar­go de los años ha­bía­mos echa­do raí­ces y, al igual que una plan­ta que se ha­ce de­ma­sia­do gran­de pa­ra su ma­ce­ta, sen­tía­mos que nos es­tá­ba­mos que­dan­do sin bue­na tie­rra que nos per­mi­tie­ra se­guir cre­cien­do. A los dos nos pa­re­ció que po­día ser un buen mo­men­to pa­ra un tras­plan­te a una ma­ce­ta ma­yor, un nue­vo lu­gar con nue­vos re­tos.

Co­mo sue­le su­ce­der, cuan­do se cie­rra una puer­ta se abre otra. En mi ca­so re­ci­bí una in­vi­ta­ción pa­ra tra­ba­jar en Bom­bay, In­dia. Ya ha­bía vi­si­ta­do la ciu­dad y sa­bía los obs­tácu­los de or­den fí­si­co con que me en­con­tra­ría y tam­bién lo gra­ti­fi­can­te que po­día ser se­me­jan­te aven­tu­ra. Pe­ro no es­ta­ba se­gu­ro de que los be­ne­fi­cios fue­ran a com­pen­sar las di­fi­cul­ta­des ini­cia­les de adap­ta­ción.

Pen­sé en lo que me ha­bía di­cho mi ami­go so­bre aco­ger los cam­bios con abra­zo de oso. Si hu­bie­ra un animal pa­ra sim­bo­li­zar­los, yo creo que ten­dría que ser un oso. Los osos y los cam­bios tie­nen al­go en co­mún: po­cas per­so­nas los in­vi­tan a su ca­sa. En al­gu­nos ca­sos, un cam­bio de ac­ti­vi­dad o de cos­tum­bres pue­de re­sul­tar tan be­ne­fi­cio­so co­mo unas bue­nas va­ca­cio­nes, aun­que es­tas tam­bién pue­den re­pre­sen­tar mu­cho tra­ba­jo. Leí en al­gu­na par­te que «to­do el mun­do es­tá a fa­vor del pro­gre­so. Lo que no nos gus­ta es cam­biar. La pa­ra­do­ja a la que nos en­fren­ta­mos es que de­tes­ta­mos ha­cer cam­bios y al mis­mo tiem­po los an­sia­mos. Lo que que­re­mos en reali­dad es que to­do si­ga igual, pe­ro me­jor ». Des­de lue­go, así es en mi ca­so.

A ve­ces vie­ne bien ima­gi­nar­nos nues­tra vi­da si cier­to cam­bio no se pro­du­je­ra. La al­ter­na­ti­va —man­te­ner to­do igual— pue­de ser igual de ate­rra­do­ra. Co­mo esas ciu­da­des sal­pi­ca­das to­da­vía de ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas, fan­tas­ma­les re­cor­da­to­rios de un otro­ra flo­re­cien­te sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción que ha si­do sus­ti­tui­do com­ple­ta­men­te por los ce­lu­la­res. Se eri­gen co­mo tes­ti­mo­nios mu­dos del vie­jo ada­gio: «Cam­biar o mo­rir » 1.

¿Di­mos al fin un abra­zo de oso a aquel cam­bio y acep­ta­mos el tra­ba­jo en la In­dia? Sí, y eso dio co­mien­zo a una eta­pa ma­ra­vi­llo­sa­men­te gra­ta y emo­cio­nan­te de nues­tra vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.