MIS DE­CI­SIO­NES MI FU­TU­RO

Pro­ba­ble­men­te co­no­ces al­gu­nas de es­tas sen­ten­cias po­pu­la­res:

Conectate - - NEWS - Na­ta­lie Brooks Na­ta­lie Brooks es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve en Te­xas, EE. UU.

• El mun­do es tu os­tra. • No hay lí­mi­tes. • La pa­la­bra im­po­si­ble no for­ma par­te de mi vo­ca­bu­la­rio. • Nun­ca te des por ven­ci­do. • Si eres ca­paz de so­ñar­lo, eres ca­paz de ma­te­ria­li­zar­lo. • La me­jor for­ma de co­no­cer el fu­tu­ro es for­jar­lo. • El éxi­to se com­po­ne de un 1% de ins­pi­ra­ción y un 99% de trans­pi­ra­ción.

Aun­que son prin­ci­pios bas­tan­te acer­ta­dos, no pue­do evi­tar cues­tio­nar­los. Pe­ro re­sul­ta que la Pa­la­bra de Dios di­ce mu­chas co­sas si­mi­la­res: • Pa­ra los hom­bres es im­po­si­ble — acla­ró Je­sús, mi­rán­do­los fi­ja­men­te—, mas pa­ra Dios to­do es po­si­ble1. • Mi Dios, pues, su­pli­rá to­do lo que os fal­ta con­for­me a Sus ri­que­zas en glo­ria en Cris­to Je­sús2. • Dios pro­vee­rá con ge­ne­ro­si­dad to­do lo que ne­ce­si­ten. En­ton­ces siem­pre ten­drán to­do lo ne­ce­sa­rio y ha­brá bas­tan­te de so­bra pa­ra com­par­tir con otros3. • Abraham siem­pre cre­yó la pro­me­sa de Dios sin va­ci­lar. De he­cho, su fe se for­ta­le­ció aún más y así le dio glo­ria a Dios. Abraham es­ta­ba ple­na­men­te con­ven­ci­do de que Dios es po­de­ro­so pa­ra cum­plir to­do lo que pro­me­te4. • Mien­tras […] bus­có la di­rec­ción

del Se­ñor, Dios le dio éxi­to5.

Yo dis­fru­to de una re­la­ción per­so­nal con Je­sús. Sé que me ama y ten­go a mi dis­po­si­ción la fuen­te de la ver­dad: la Bi­blia y otros tex­tos ins­pi­ra­dos por Dios. Con­si­de­ro que ten­go mu­cho que ofre­cer­le al mun­do y que de­bo apro­ve­char las

opor­tu­ni­da­des que se me pre­sen­tan de ser­vir, re­tri­buir, ha­llar sa­tis­fac­ción y tra­zar­me un de­rro­te­ro que ha­ga que mis se­res que­ri­dos y Je­sús se enor­gu­llez­can de mí.

¿A qué se de­be, en­ton­ces, que mi reali­dad a ve­ces no re­fle­je eso? Hay mo­men­tos en que me sien­to po­ca co­sa, ol­vi­da­da, per­di­da, o co­mo si deam­bu­la­ra sin rum­bo. Sé que de­bo con­si­de­rar­me ben­de­ci­da, que ten­go co­no­ci­mien­tos, dis­cer­ni­mien­to, fe y va­lio­sos do­nes es­pi­ri­tua­les. Sin em­bar­go, a ve­ces no lo­gro que esos do­nes obren en mi fa­vor.

Cuan­to más tiem­po me sien­to así, peor, has­ta que em­pie­zo a pre­gun­tar­me si al­gu­na vez en­con­tra­ré el ca­mino que me con­duz­ca a una vi­da me­jor, a una re­la­ción más pro­fun­da, a una for­ma de vi­da más sa­lu­da­ble. Cuan­do me sien­to es­tan­ca­da, in­se­gu­ra o in­sa­tis­fe­cha con mi si­tua­ción ac­tual, pue­de re­sul­tar con­fu­so o frus­tran­te tra­tar de arre­glar­la o sa­ber por dón­de em­pe­zar si­quie­ra.

He lle­ga­do a una con­clu­sión que pa­ra mí ha si­do pro­ve­cho­sa: Es­ta es mi vi­da. Por la gra­cia de Dios, se­rá de una ma­ne­ra o de otra se­gún lo que yo ha­ga.

He to­ma­do con­cien­cia de que ni si­quie­ra Dios pue­de vi­vir mi vi­da por mí. Ten­go que res­pon­sa­bi­li­zar­me de mis de­ci­sio­nes.

Me he he­cho una lis­ta de al­gu­nos obs­tácu­los que me tra­ban y me tie­nen es­tan­ca­da.

La iner­cia. Me es más fá­cil se­guir ha­cien­do lo de siem­pre que de­ci­dir­me a cam­biar. Mo­di­fi­car la tra­yec­to­ria de mi vi­da re­quie­re fe, ener­gía, sa­cri­fi­cios y mo­vi­mien­to. A me­nos que de­ter­mi­ne cam­biar y me em­pe­ñe en ha­cer­lo, sé que lo nor­mal es que si­ga por el mis­mo ca­mino. El mie­do. Mie­do a fra­ca­sar, a pa­sar ver­güen­za, a triun­far, a te­ner de­ma­sia­do tra­ba­jo que me exi­ja mu­cho. To­dos esos te­mo­res nos pue­den pa­ra­li­zar. Creo que el mie­do nos lle­va a con­ven­cer­nos de que lo que te­ne­mos aho­ra no es­tá tan mal, que no va­le la pe­na arries­gar­se a cam­biar­lo. La pro­cras­ti­na­ción. Pos­ter­gar las co­sas has­ta ma­ña­na es re­ce­ta se­gu­ra pa­ra el es­tan­ca­mien­to. Las ex­pec­ta­ti­vas de los de­más. Me re­sul­ta di­fí­cil cam­biar co­sas y aden­trar­me en te­rri­to­rio des­co­no­ci­do por la ima­gen que creo que la gen­te tie­ne de mí. Pe­ro cuan­do com­pa­rez­ca an­te Dios pa­ra dar cuen­ta de mi vi­da, Él no se re­gi­rá por lo que los de­más pen­sa­ban que yo de­bía ha­cer; so­lo se fi­ja­rá en lo que ha­ya lo­gra­do.

La fal­ta de cla­ri­dad. Me re­fie­ro a cuan­do nos da la im­pre­sión de que te­ne­mos que cam­biar nues­tra vi­da y sen­ti­mos cier­to desa­so­sie­go o an­sie­dad, pe­ro no sa­be­mos bien qué rum­bo to­mar o qué ha­cer. Y nos que­da­mos es­pe­ran­do. A mí me ha pa­sa­do. Pe­ro la clave es­tá en ha­cer al­go mien­tras es­pe­ra­mos. Si da­mos pa­sos ha­cia ade­lan­te ba­sán­do­nos en lo que sa­be­mos, lo que des­co­no­ce­mos se irá acla­ran­do.

Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tra vi­da.

Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra cam­biar y op­tar por otras co­sas. Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra co­rrer ries­gos. Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra lle­var una vi­da que es­té en sintonía con nues­tras más no­bles as­pi­ra­cio­nes en vez de su­cum­bir a la me­dio­cri­dad.

Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra pro­fun­di­zar y lle­gar a ser co­mo que­re­mos ser, en vez de es­con­der­nos tras una cor­ti­na de ex­cu­sas o cul­par a los de­más.

Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra vi­vir la ver­dad y ser la ex­pre­sión más ge­nui­na de las per­so­nas que Dios quie­re que sea­mos.

Ha­ce fal­ta va­lor pa­ra man­te­ner el rum­bo y ca­pear las tor­men­tas que inevi­ta­ble­men­te ven­drán des­pués que ha­ya­mos efec­tua­do los cam­bios.

Una vez que nos ar­ma­mos de va­lor pa­ra re­co­no­cer lo que hay que cam­biar, el si­guien­te pa­so es ac­tuar. So­lo dis­po­ne­mos del día de hoy. Lo que ha­ga­mos hoy con­tri­bu­ye a for­jar nues­tra vi­da, nues­tro le­ga­do.

Así, pues, es­te es mi re­to: • Res­pon­sa­bi­li­zar­me de mi vi­da. • Re­co­no­cer los obs­tácu­los a los que me en­fren­to o que me im­pi­den avan­zar. • Te­ner va­lor. • Ac­tuar.

Cuan­do con­si­de­ra­mos de­te­ni­da­men­te las de­ci­sio­nes que he­mos to­ma­do, ana­li­za­mos lo que nos ha fre­na­do, ave­ri­gua­mos cuál es la vo­lun­tad de Dios pa­ra no­so­tros y le pe­di­mos que nos dé va­lor pa­ra ac­tuar, po­de­mos te­ner la cer­te­za de que no es­ta­mos so­los. Dios nos acom­pa­ña. Él no pue­de vi­vir mi vi­da por mí; mas si doy un pa­so en la bue­na di­rec­ción, con­for­me a Su vo­lun­tad, Él obra­rá en mi fa­vor y ha­rá que to­do re­dun­de en mi bien, a Su tiem­po y a Su ma­ne­ra6.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.