HA­CER EL RI­DÍCU­LO

Conectate - - NEWS - Ma­rie Story Ma­rie Story vi­ve en San An­to­nio ( EE. UU.), don­de tra­ba­ja co­mo ilus­tra­do­ra in­de­pen­dien­te y ha­ce vo­lun­ta­ria­do en un al­ber­gue pa­ra in­di­gen­tes.

Una bue­na ami­ga mía de­ci­dió to­mar cla­ses de te­nis. Se com­pró to­dos los im­ple­men­tos, pro­gra­mó su pri­me­ra cla­se y se di­ri­gió a las can­chas.

Sin em­bar­go, al lle­gar se dio cuen­ta de que ha­bía otras per­so­nas por los al­re­de­do­res: ni­ños en la zo­na de jue­gos, gen­te que pa­sea­ba a su pe­rro, y otros más que es­ta­ban pre­sen­cian­do un par­ti­do de béisbol a po­ca dis­tan­cia. Aun­que na­die la es­ta­ba mi­ran­do a ella, al ver to­da esa gen­te se cohi­bió te­rri­ble­men­te.

Co­men­zó la cla­se, pe­ro no era ca­paz de pe­gar­le a la pe­lo­ta por lo ner­vio­sa que es­ta­ba. No ha­cía sino mi­rar a un la­do y a otro pa­ra ver si al­guien la ob­ser­va­ba. Se sin­tió tor­pe y has­ta ton­ta por po­ner­se si­quie­ra a ju­gar.

Fi­nal­men­te el pro­fe­sor le pi­dió que se sen­ta­ra.

—¿Sa­bes? —le di­jo—, na­die tie­ne éxi­to en na­da a me­nos que es­té dis­pues­to a ha­cer el ri­dícu­lo al prin­ci­pio.

Le ex­pli­có que has­ta que no de­ja­ra de pen­sar en sí mis­ma y de preo­cu­par­se de có­mo se veía en la can­cha, es de­cir, has­ta que no es­tu­vie­ra dis­pues­ta a ha­cer el ri­dícu­lo, no iba a pro­gre­sar y apren­der a ju­gar.

Mien­tras mi ami­ga me con­ta­ba esa anéc­do­ta, re­fle­xio­né so­bre las mu­chas ve­ces que yo he he­cho lo mis­mo, y no so­lo en ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas.

Vi­ví en Mé­xi­co ca­si ocho años, pe­ro no apren­dí sino lo más ele­men­tal de es­pa­ñol. En cam­bio, mi her­ma­na al ca­bo de po­cos años ya lo do­mi­na­ba. ¿Por qué? ¿Por ser más in­te­li­gen­te que yo? ¿Por te­ner un coe­fi­cien­te in­te­lec­tual más ele­va­do? ¿Más fa­ci­li­dad pa­ra apren­der idio­mas? ¿Más ho­ras de es­tu­dio? Se­gu­ra­men­te esos fac­to­res ayu­da­ron, pe­ro la ra­zón fun­da­men­tal es mu­cho más sen­ci­lla: es­tu­vo dis­pues­ta a arries­gar­se.

Cuan­do yo no me ani­ma­ba a de­cir al­go por­que no es­ta­ba se­gu­ra de có­mo de­cir­lo, ella se lan­za­ba y lo in­ten­ta­ba. Cuan­do te­nía­mos oca­sión de jun­tar­nos con per­so­nas que so­lo ha­bla­ban es­pa­ñol, yo ha­cía lo po­si­ble por es­ca­bu­llir­me. En cam­bio, ella apro­ve­cha­ba la opor­tu­ni­dad pa­ra prac­ti­car.

Co­me­tía mu­chos erro­res y a ve­ces ha­cía el ri­dícu­lo. De he­cho, al prin­ci­pio yo in­clu­so me bur­la­ba de las co­sas que ella de­cía mal; pe­ro eso no la de­tu­vo. Ave­ri­gua­ba lo que ha­bía di­cho mal, apren­día a de­cir­lo bien y se aven­tu­ra­ba de nue­vo.

Me pre­gun­to cuán­tas co­sas no me ha­bré per­di­do por sim­ple te­mor al fra­ca­so, por mie­do a ha­cer el ri­dícu­lo.

Más im­por­tan­te aún: ¿cuán­tos gran­des pla­nes qui­zá te­nía Dios pa­ra mí que ma­lo­gré por el mis­mo mo­ti­vo?

Tal vez no pin­ta tan gra­ve una vez que la per­so­na al­can­za sus me­tas; pe­ro na­die ini­cia su tra­yec­to­ria con ró­tu­lo de hé­roe. Pa­ra al­can­zar la gran­de­za, uno tie­ne que arries­gar­se a ha­cer el ri­dícu­lo.

Ese fue el ca­so de Jo­sué y los hi­jos de Is­rael cuan­do ro­dea­ron la ciu­dad de Je­ri­có. Los is­rae­li­tas dis­po­nían de un po­de­ro­so ejér­ci­to con el que ya ha­bían de­rro­ta­do a otros enemi­gos. No obs­tan­te, Dios les pi­dió que ca­mi­na­ran al­re­de­dor de la ciu­dad en lu­gar de en­ta­blar com­ba­te. Ima­gí­na­te lo que se les pa­só por la ca­be­za al ter­cer o cuar­to día. «Ya pues, lle­va­mos va­rios días ca­mi­na­do, y no pa­sa na­da. El ejér­ci­to de Je­ri­có se es­tá bur­lan­do de no­so­tros. ¡Pa­re­ce­mos unos im­bé­ci­les!»

Pe­ro ¿se die­ron por ven­ci­dos? No. Y co­mo si­guie­ron las ins­truc­cio­nes de Dios, a pe­sar de que les hi­cie­ron que­dar en ri­dícu­lo, la mu­ra­lla de la ciu­dad se des­plo­mó, y pu­die­ron con­quis­tar­la1.

De to­dos los que ha­brían po­di­do en­fren­tar­se al gi­gan­te Go­liat, Da­vid era el me­nos in­di­ca­do. No ha­bía si­do adies­tra­do en el uso de ar­mas, no ha­bía par­ti­ci­pa­do en nin­gu­na ba­ta­lla, ni te­nía ex­pe­rien­cia al­gu­na en desafiar gi­gan­tes. Pa­ra col­mo, era un jo­ven­ci­to es­cuá­li­do.

¿De­jó que eso lo fre­na­ra? Na­nay. ¿Se de­jó in­ti­mi­dar cuan­do se rie­ron de él por ofre­cer­se a pe­lear con Go­liat? ¿Se echó pa­ra atrás cuan­do Go­liat se bur­ló de él? Ni por aso­mo. No per­mi­tió que na­da le im­pi­die­ra cum­plir su des­tino. Dio un pa­so ade­lan­te, se arries­gó a ha­cer un pa­pe­lón y ma­tó al gi­gan­te2.

La pri­me­ra no­ve­la del afa­ma­do es­cri­tor John Gris­ham, Tiem­po de ma­tar, fue un fra­ca­so al prin­ci­pio. El ma­nus­cri­to fue re­cha­za­do por 16 re­pre­sen­tan­tes y una do­ce­na de edi­to­ria­les. Fi­nal­men­te una pe­que­ña com­pa­ñía im­pri­mió 5.000 ejem­pla­res, de los cua­les Gris­ham com­pró 1.000 pa­ra ven­der­los él mis­mo. Hi­zo una pe­que­ña cam­pa­ña pa­ra pro­mo­ver su li­bro, em­pe­zan­do en la bi­blio­te­ca de su ciu­dad y lue­go en otras de la re­gión. Le to­mó va­rios me­ses ven­der los li­bros que ha­bía ad­qui­ri­do. Me ima­gino que se po­nía ner­vio­so y qui­zá se sen­tía ma­ja­de­ro in­ten­tan­do ven­der su li­bro a ex­tra­ños. Me pre­gun­to si al­gu­na vez no le asal­tó la du­da: «De­be­ría aban­do­nar es­ta idea ». Du­ran­te ese tiem­po, sin em­bar­go, Gris­ham no se dio por ven­ci­do, sino que es­cri­bió una se­gun­da no­ve­la, La fir­ma, que tu­vo un éxi­to ful­mi­nan­te. Su de­ter­mi­na­ción va­lió la pe­na3.

La Bi­blia di­ce que «to­do lo pue­do en Cris­to que me for­ta­le­ce» 4. No su­gie­re que lo po­da­mos ha­cer «to­do a la per­fec­ción, sin co­me­ter erro­res», ni «to­do sin di­fi­cul­ta­des, sin ha­cer el ri­dícu­lo». Si fue­ra así, no ne­ce­si­ta­ría­mos que Él nos for­ta­le­cie­ra. La vi­da se­ría co­ser y can­tar, no ten­dría­mos que ha­cer es­fuer­zo al­guno.

Hay que te­ner for­ta­le­za pa­ra arries­gar­se a ha­cer el ri­dícu­lo. Y lo mis­mo pa­ra fra­ca­sar y no ce­jar en nues­tro em­pe­ño. Ha­ce fal­ta for­ta­le­za pa­ra pro­bar al­go que pa­re­ce una lo­cu­ra o po­co rea­lis­ta. Pe­ro esa es la for­ta­le­za que Dios pro­me­tió pro­por­cio­nar­nos.

¿Hay al­go que ha­yas es­ta­do evi­tan­do por mie­do a fra­ca­sar? ¿Hay al­gún re­to en tu vi­da que es­tás elu­dien­do pa­ra no ha­cer el ri­dícu­lo en ca­so de que la em­ba­rres? Si es así, cam­bia. Date la vuel­ta. Haz fren­te a esa em­pre­sa di­fí­cil pe­ro emo­cio­nan­te, aníma­te a ha­cer el ri­dícu­lo y triun­fa­rás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.