A NUES­TROS AMI­GOS

La cár­cel

Conectate - - NEWS - 1. Efe­sios 4: 32 Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Se cuen­ta que el pa­pa León XII reali­zó una vi­si­ta a la cár­cel del Va­ti­cano en 1825. Se­gún la anéc­do­ta, el Su­mo Pon­tí­fi­ce in­sis­tió en in­te­rro­gar a ca­da uno de los re­clu­sos pa­ra ave­ri­guar las cir­cuns­tan­cias en que ha­bían ido a pa­rar allí. Co­mo era de es­pe­rar­se, to­dos ale­ga­ron inocen­cia, to­dos ex­cep­to uno, que ad­mi­tió ser fal­si­fi­ca­dor y la­drón. Vol­vién­do­se ha­cia el car­ce­le­ro, el Pa­pa or­de­nó con se­ve­ri­dad: «¡Pon­ga in­me­dia­ta­men­te en li­ber­tad a es­te sin­ver­güen­za, no sea que su pre­sen­cia co­rrom­pa a to­dos es­tos no­bles ca­ba­lle­ros alo­ja­dos aquí!»

La anéc­do­ta qui­zá nos pa­rez­ca sim­pá­ti­ca, pe­ro de ella se des­pren­de una en­se­ñan­za: Dios con­ce­de Su per­dón a los que sa­ben que lo ne­ce­si­tan, que no lo me­re­cen y que no se lo pue­den ga­nar, a los que de­pen­den en­te­ra­men­te de Su gra­cia y Su mi­se­ri­cor­dia.

Es­te prin­ci­pio se apli­ca no so­lo a nues­tra sal­va­ción por fe, sino tam­bién a la vi­da co­ti­dia­na. ¡Cuán­tas ve­ces nos com­por­ta­mos co­mo los de­más reos del re­la­to, y so­mos rea­cios a ad­mi­tir nues­tros erro­res y fal­tas cuan­do eso po­dría con­du­cir­nos al per­dón y fa­ci­li­tar la reconciliación con las per­so­nas a las que he­mos agra­via­do! ¡Y con cuán­ta fre­cuen­cia nos afe­rra­mos al enojo y el re­sen­ti­mien­to que nos han oca­sio­na­do las ac­cio­nes aje­nas en lu­gar de echar­los en sa­co ro­to y per­do­nar!

La Pa­la­bra de Dios nos ins­ta a per­do­nar —por mu­cho que con­si­de­re­mos que los de­más no se lo me­rez­can—, por­que tam­bién no­so­tros fui­mos per­do­na­dos por Dios cuan­do no lo me­re­cía­mos: «Sed be­nig­nos unos con otros, mi­se­ri­cor­dio­sos, per­do­nán­doos unos a otros, co­mo Dios tam­bién os per­do­nó a vo­so­tros en Cris­to» 1.

Sea que la per­so­na que te ofen­dió es­té arre­pen­ti­da o no, sea que lle­gue a ex­pre­sar al­gu­na vez re­mor­di­mien­to, tu de­ci­sión de per­do­nar es esen­cial pa­ra sa­lir de la cár­cel del do­lor y la amar­gu­ra y su­pe­rar lo ocu­rri­do. Per­do­nar a quien te ha he­cho da­ño nun­ca es fá­cil; pe­ro con Dios es po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.