NO TO­MAR RE­PRE­SA­LIAS

Conectate - - NEWS - Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­sa, Ma­ría Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia Internacional.

Je­sús co­men­zó el Ser­món del Mon­te con las Bie­na­ven­tu­ran­zas1, que au­gu­ran ben­di­cio­nes pa­ra los po­bres en es­pí­ri­tu, los que llo­ran, los man­sos, los que tie­nen ham­bre y sed de jus­ti­cia, los mi­se­ri­cor­dio­sos, los de lim­pio co­ra­zón, los pa­ci­fi­ca­do­res y los que pa­de­cen per­se­cu­ción. Con ello nos en­se­ñó có­mo de­ben ser los que for­man par­te del reino de Dios. De ahí pa­só a ha­blar de otro te­ma:

«Oís­teis que fue di­cho: “Ojo por ojo y dien­te por dien­te”. Pe­ro Yo os di­go: No re­sis­táis al que es ma­lo; an­tes, a cual­quie­ra que te hie­ra en la me­ji­lla de­re­cha, vuél­ve­le tam­bién la otra; al que quie­ra po­ner­te a plei­to y qui­tar­te la tú­ni­ca, dé­ja­le tam­bién la ca­pa; a cual­quie­ra que te obli­gue a lle­var car­ga por una mi­lla, ve con él dos. Al que te pi­da, da­le; y al que quie­ra to­mar de ti pres­ta­do, no se lo nie­gues» 2.

El An­ti­guo Tes­ta­men­to es­ta­ble­cía que si uno le­sio­na­ba o ma­ta­ba a otra per­so­na, su cas­ti­go de­bía ser equi­va­len­te al da­ño in­fli­gi­do3. Ese con­cep­to de pe­na o reparación pro­por­cio­nal es lo que se lla­ma la ley del ta­lión. Tam­bién es­ta­ba pre­sen­te en otros an­ti­guos có­di­gos le­gis­la­ti­vos.

El pro­pó­si­to de la ley del ta­lión era es­ta­ble­cer unas ba­ses pa­ra la jus­ti­cia. Era una ma­ne­ra de eli­mi­nar las con­tien­das san­grien­tas en las que una per­so­na o fa­mi­lia se to­ma­ba la jus­ti­cia por su mano, por­que sen­tía la obli­ga­ción de ven­gar el da­ño que se le ha­bía cau­sa­do a ella o a sus pa­rien­tes. La ley del ta­lión es­ta­ble­cía una pe­na idén­ti­ca pa­ra los cul­pa­bles, con lo que el asun­to que­da­ba sal­da­do.

No obs­tan­te, aun en el An­ti­guo Tes­ta­men­to hay pasajes que di­cen al­go si­mi­lar a lo que Je­sús en­se­ñó: «No seas ven­ga­ti­vo con tu pró­ji­mo, ni le guar­des ren­cor. Ama a tu pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo» 4. «No di­gas: “Ha­ré con él co­mo él hi­zo con­mi­go; pa­ga­ré a ese hom­bre se­gún me­re­ce su obra”» 5.

Vea­mos el pri­mer ejem­plo que pu­so Je­sús: « A cual­quie­ra que te hie­ra en la me­ji­lla de­re­cha, vuél­ve­le tam­bién la otra ».

Abo­fe­tear a al­guien era con­si­de­ra­do un gra­ve in­sul­to. Quien lo hi­cie­ra po­día ser lle­va­do a jui­cio y mul­ta­do. Pa­ra abo­fe­tear a al­guien en la me­ji­lla de­re­cha, una per­so­na dies­tra ten­dría que usar el dor­so de la mano de­re­cha, y en aquel tiem­po pe­gar una bo­fe­ta­da con el dor­so de la mano era con­si­de­ra­do do­ble­men­te in­sul­tan­te y se san­cio­na­ba con una mul­ta do­ble. Por con­si­guien­te, Je­sús es­ta­ba di­cien­do que si al­guien te des­hon­ra — en es­te ejem­plo, abo­fe­teán­do­te con el dor­so de la mano—, no de­bes pro­cu­rar la com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca que el sis­te­ma ju­di­cial po­dría ofre­cer­te, sino acep­tar el in­sul­to, no res­pon­der y has­ta po­ner la me­ji­lla iz­quier­da pa­ra que te in­sul­ten más.

Lue­go Je­sús ha­bla con­cre­ta­men­te de un pro­ce­so ju­di­cial: « Al que quie­ra po­ner­te a plei­to y qui­tar­te la tú­ni­ca, dé­ja­le tam­bién la ca­pa ».

Aquí alu­de a un ca­so en que lo lle­van a uno a jui­cio pa­ra qui­tar­le la tú­ni­ca o ca­mi­sa. Je­sús di­ce que en esa si­tua­ción uno de­be­ría en­tre­gar tam­bién su ca­pa o abri­go. Pa­ra mu­chos, re­nun­ciar a su abri­go — pren­da que so­lía pe­sar más que la tú­ni­ca y ade­más ser­vía de man­ta por la no­che— re­pre­sen­ta­ba un gra­ve per­jui­cio. Se­gún la ley del An­ti­guo Tes­ta­men­to, si uno to­ma­ba el abri­go de otra per­so­na en pren­da de un prés­ta­mo, no era lí­ci­to que­dar­se con él por la no­che. Je­sús pre­co­ni­zó que va­ya­mos más allá de lo que se nos exi­ge, que en­tre­gue­mos li­bre­men­te la ca­pa aun­que eso sig­ni­fi­que pa­sar frío por la no­che6.

Su ter­cer ejem­plo tie­ne que ver con el de­re­cho ro­mano, se­gún el cual una per­so­na de un pue­blo sub­yu­ga­do es­ta­ba le­gal­men­te obli­ga­da a lle­var una car­ga o rea­li­zar un ser­vi­cio si se lo or­de­na­ban. « A cual­quie­ra que te obli­gue a lle­var car­ga por una mi­lla, ve con él dos».

Fue por ese prin­ci­pio de que cual­quier per­so­na es­ta­ba obli­ga­da a lle­var una car­ga si los ro­ma­nos se lo or­de­na­ban que Si­món de Ci­re­ne fue obli­ga­do a lle­var la cruz de Cris­to7.

Je­sús di­jo a Sus dis­cí­pu­los que si al­guien los obli­ga­ba a rea­li­zar un ser­vi­cio de esa cla­se, aun­que fue­ra un enemi­go — co­mo con­si­de­ra­ban ellos a los con­quis­ta­do­res ro­ma­nos—, de­bían ha­cer­lo, e in­clu­so más.

El cuar­to ejem­plo no tie­ne que ver con na­da de ca­rác­ter le­gal, sino que alu­de a una si­tua­ción co­ti­dia­na: « Al que te pi­da, da­le; y al que quie­ra to­mar de ti pres­ta­do, no se lo nie­gues».

Je­sús en­se­ña que de­be­mos prac­ti­car la ge­ne­ro­si­dad con los ne­ce­si­ta­dos, sean es­tos men­di­gos o per­so­nas que nos pi­dan di­ne­ro pres­ta­do. Co­mo en los ca­sos an­te­rio­res, da un ejem­plo de cuál de­be ser la ac­ti­tud de los ciu­da­da­nos del reino de Dios. He­mos de ser ge­ne­ro­sos y dar o pres­tar con ale­gría. No nos es­tá pi­dien­do que de­mos a los men­di­gos to­do lo que po­see­mos ni que pres­te­mos to­do nues­tro di­ne­ro y nos em­po­brez­ca­mos. La idea es dar con una bue­na ac­ti­tud, no a re­ga­ña­dien­tes. Co­mo

es­cri­bió el após­tol Pa­blo cuan­do hi­zo una co­lec­ta pa­ra la igle­sia de Je­ru­sa­lén, que es­ta­ba pa­san­do por di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas: «Ca­da uno dé co­mo pro­pu­so en su co­ra­zón: no con tris­te­za ni por obli­ga­ción, por­que Dios ama al da­dor ale­gre» 8.

Me­dian­te esos cua­tro ejem­plos Je­sús ha­ce re­fe­ren­cia a nues­tra in­cli­na­ción na­tu­ral a ser egoís­tas, adop­tar una ac­ti­tud de­fen­si­va, to­mar re­pre­sa­lias o exi­gir que se ha­ga jus­ti­cia en si­tua­cio­nes en que con­si­de­ra­mos que se es­tán apro­ve­chan­do de no­so­tros o nos es­tán in­sul­tan­do o per­ju­di­can­do de al­gu­na ma­ne­ra.

Je­sús nos lla­ma a no to­mar re­pre­sa­lias, nos en­se­ña a no caer en el re­van­chis­mo y a re­sis­tir esa reac­ción na­tu­ral de que­rer des­qui­tar­nos o de­fen­der­nos cuan­do al­guien nos ha­ce da­ño, nos in­sul­ta o nos agra­via. A los cris­tia­nos Dios nos pi­de que, por Su gra­cia, no ce­da­mos a las in­ju­rias ni mo­de­le­mos nues­tra res­pues­ta se­gún los ac­tos de los de­más.

El ejem­plo del in­sul­to hi­rien­te, así co­mo el de la tú­ni­ca y el jui­cio, in­di­ca cuál de­be ser la res­pues­ta cris­tia­na an­te las in­jus­ti­cias que su­fri­mos: cuan­do al­guien nos agra­vie, no de­be­mos pa­gar­le con la mis­ma mo­ne­da, con áni­mo de venganza. Eso no im­pli­ca que los cris­tia­nos no pue­dan o no de­ban re­cu­rrir al sis­te­ma ju­di­cial cuan­do al­guien vul­ne­re sus de­re­chos o los de otras per­so­nas, so­bre to­do si es­tán en jue­go la vi­da o la li­ber­tad de al­guien, o sus de­re­chos hu­ma­nos fun­da­men­ta­les.

El ejem­plo de ser obli­ga­do a lle­var una car­ga en­se­ña que cuan­do se nos pi­da al­go le­gal­men­te exi­gi­ble — siem­pre que no se tra­te de al­go in­mo­ral— de­be­mos es­for­zar­nos por ha­cer­lo de buen gra­do y sin re­sen­ti­mien­tos.

Cuan­do ha­bla de dar y pres­tar a los que nos pi­dan, Je­sús cues­tio­na la ac­ti­tud de «lo mío es mío» y «si com­par­to lo que ten­go, sal­dré per­ju­di­ca­do». De nue­vo, no es que re­co­mien­de que de­mos has­ta que no nos que­de na­da y aca­be­mos men­di­gan­do no­so­tros tam­bién, sino que alu­de a nues­tro egoís­mo y nues­tra preo­cu­pa­ción ins­tin­ti­va por el pro­pio bie­nes­tar. Es po­si­ble que no po­da­mos dar dá­di­vas a to­dos; pe­ro si al­guien tie­ne una au­tén­ti­ca ne­ce­si­dad y dis­po­ne­mos de me­dios pa­ra ayu­dar­lo, de­be­ría­mos ha­cer­lo. Más si se tra­ta de un her­mano o her­ma­na en Cris­to. Co­mo es­cri­bió el após­tol Juan: «El que tie­ne bie­nes de es­te mun­do y ve a su her­mano te­ner ne­ce­si­dad y cie­rra con­tra él su co­ra­zón, ¿có­mo mo­ra el amor de Dios en él?»

9 A los cris­tia­nos, a los que so­mos ciu­da­da­nos del reino de Dios, se nos ex­hor­ta a tras­cen­der el com­por­ta­mien­to na­tu­ral. De­be­mos aban­do­nar el in­te­rés pro­pio y prac­ti­car más de­li­be­ra­da­men­te el prin­ci­pio de amar al pró­ji­mo co­mo a no­so­tros mis­mos. No se tra­ta de un lla­ma­mien­to a de­jar­nos pi­so­tear por to­dos, sino de una in­vi­ta­ción a adop­tar una ac­ti­tud de amor, mi­se­ri­cor­dia y com­pa­sión, y te­ner la dig­ni­dad de de­jar pa­sar al­gu­nas co­sas, ab­sor­ber al­gu­nas pér­di­das, tan­to de ima­gen co­mo de di­ne­ro. En vez de des­qui­tar­nos y tra­tar de de­fen­der nues­tro or­gu­llo o sal­va­guar­dar siem­pre nues­tros in­tere­ses, se nos ins­ta a amar, a se­guir el ejem­plo de Je­sús, que no bus­ca­ba Su pro­pio pro­ve­cho.

1. V. Ma­teo 5:3–12 2. Ma­teo 5: 38– 42 ( RVR 95) 3. V. Éxo­do 21: 23–25; Le­ví­ti­co 24:19,20; Deu­te­ro­no­mio 19:18–21 4. Le­ví­ti­co 19:18 ( NVI) 5. Proverbios 24: 29 ( RVR 95) 6. V. Éxo­do 22: 25–27; Deu­te­ro­no­mio 24:10–13 7. V. Ma­teo 27: 32

8. 2 Co­rin­tios 9:7 ( RVR 95) 9. 1 Juan 3:17 ( RVR 95)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.