LO SIEN­TO

Conectate - - NEWS - Sally Gar­cía es edu­ca­do­ra y mi­sio­ne­ra. Vi­ve en Chi­le y es­tá afi­lia­da a La Fa­mi­lia Internacional.

Du­ran­te años fui mo­ni­to­ra de ni­ños du­ran­te el re­creo y las ac­ti­vi­da­des en la zo­na de jue­gos. En­tre tan­tas co­rri­das, sal­tos, gri­tos y jue­gos con ami­gos, siem­pre ha­bía un ni­ño que su­fría un en­con­tro­na­zo, zan­ca­di­lla, em­pu­jón o al­go pa­re­ci­do.

En mu­chos ca­sos el cul­pa­ble del ac­ci­den­te le­van­ta­ba in­me­dia­ta­men­te la mano y de­cía: «No fue cul­pa mía », o: «No lo hi­ce a pro­pó­si­to». Y cla­ro, de­ter­mi­nar de quién era la cul­pa no era lo más ur­gen­te en esos mo­men­tos; lo más im­por­tan­te era la sa­lud e in­te­gri­dad fí­si­ca del le­sio­na­do.

Pre­sen­cié esa es­ce­na tan­tas ve­ces que fi­nal­men­te caí en la cuen­ta de que la ma­yo­ría te­ne­mos que apren­der a ser em­pá­ti­cos. No nos sa­le na­tu­ral. Los ni­ños con­fun­dían dos con­cep­tos: pen­sa­ban que de­cir «lo sien­to» era ad­mi­tir su cul­pa­bi­li­dad, y co­mo no ha­bían que­ri­do ha­cer­le da­ño a su com­pa­ñe­ro, no les pa­re­cía que tu­vie­ran que sen­tir­se ape­na­dos por él. Pe­ro en la vi­da —igual que en el pa­tio de re­creo— a ve­ces ha­ce­mos da­ño sin que­rer y es me­nes­ter que nos dis­cul­pe­mos.

Pue­de que ten­ga­mos nues­tras ra­zo­nes. Tal vez fui­mos in­cons­cien­tes, no ana­li­za­mos bien las co­sas, no tu­vi­mos en cuen­ta las im­pli­ca­cio­nes de nues­tros ac­tos. Tal vez hu­bo ate­nuan­tes, ma­len­ten­di­dos o in­ter­ven­ción de ter­ce­ros. To­da his­to­ria tie­ne al menos dos ver­sio­nes. El pro­ble­ma es que cuan­do de­ci­mos: «Lo sien­to, pe­ro dé­ja­me que te ex­pli­que», ge­ne­ral­men­te es­ta­mos des­vian­do la aten­ción ha­cia no­so­tros en lu­gar de preo­cu­par­nos de la per­so­na a la que he­mos he­ri­do o per­ju­di­ca­do. En­ton­ces nos con­ver­ti­mos en víc­ti­mas de un ma­len­ten­di­do. A ve­ces vie­ne bien ofre­cer una aclaración si se pue­de y con­tar nues­tra ver­sión de los he­chos. Pe­ro lo pri­me­ro es lo pri­me­ro. ¿Al­guien que­dó ofen­di­do o afec­ta­do? Una dis­cul­pa sin­ce­ra lle­va en sí un bál­sa­mo sa­na­dor.

Vol­vien­do a la zo­na de jue­gos, al­go que apren­dí a lo lar­go de 35 años de do­cen­cia es que si pe­di­mos dis­cul­pas en­se­gui­da, la par­te agra­via­da nor­mal­men­te se mues­tra dis­pues­ta a per­do­nar en­se­gui­da. Eso es lo me­jor de to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.