EL QUE NO CO­JEA REN­QUEA

Conectate - - NEWS - El­sa Si­chrovsky El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán.

En ge­ne­ral me con­si­de­ro una per­so­na afa­ble y pres­ta a per­do­nar. Sin em­bar­go, en la uni­ver­si­dad pa­sé por una ex­pe­rien­cia que pu­so a prue­ba mi ca­pa­ci­dad de per­dón. Re­sul­ta que me en­car­ga­ron que pre­pa­ra­ra una pre­sen­ta­ción so­bre li­te­ra­tu­ra in­gle­sa mo­der­na jun­ta­men­te con un com­pa­ñe­ro de cur­so, Matt; pe­ro él des­de el prin­ci­pio me cris­pa­ba los ner­vios.

Sue­lo ser muy pun­ti­llo­sa y exi­gen­te en mi tra­ba­jo, lo que cho­ca­ba con la ac­ti­tud de­sen­fa­da­da de Matt de ca­ra a la ta­rea. En mu­chas oca­sio­nes lle­ga­ba tar­de a las reunio­nes de pla­ni­fi­ca­ción, y des­cui­da­ba con­ti­nua­men­te de­ta­lles que a mí me pa­re­cían im­por­tan­tes. Pa­ra col­mo, con fre­cuen­cia se atra­sa­ba con sus par­tes de la ta­rea, a pe­sar de que yo le en­via­ba fre­né­ti­ca­men­te men­sa­jes de tex­to pa­ra re­cor­dar­le que las hi­cie­ra.

Ape­nas tres días an­tes de la pre­sen­ta­ción me en­te­ré de que Matt no ha­bía ter­mi­na­do la par­te fi­nal que te­nía en­car­ga­da, y yo no lo­gra­ba co­mu­ni­car­me con él. Fi­nal­men­te subió a la pla­ta­for­ma una con­clu­sión re­dac­ta­da a las apu­ra­das, ape­nas unas ho­ras an­tes de que ter­mi­na­ra el pla­zo. Se dis­cul­pó ex­pli­can­do que ha­bía es­ta­do ocu­pa­do con otro tra­ba­jo que le ha­bían asig­na­do.

Tal co­mo yo me te­mía, nues­tra pre­sen­ta­ción no sa­tis­fi­zo al pro­fe­sor. Mien­tras él enu­me­ra­ba los mu­chos fa­llos de nues­tro tra­ba­jo en equi­po, yo ar­día en re­sen­ti­mien­to con­tra Matt. Él, en cam­bio, no pa­re­cía muy afec­ta­do. Lue­go me en­te­ré por un ami­go de que Matt es­ta­ba con­ven­ci­do de que ha­bía he­cho bien su par­te. En vis­ta de que no te­nía sen­ti­do desai­rar a una per­so­na que pen­sa­ba que no ha­bía he­cho na­da mal, me mos­tré cortés y me fe­li­ci­té a mí mis­ma por ha­ber si­do tan mag­ná­ni­ma con al­guien que no lo me­re­cía.

Al ca­bo de dos me­ses, en otro cur­so, me em­pa­re­ja­ron con Ce­li­ne pa­ra ha­cer una pre­sen­ta­ción so­bre gra­má­ti­ca ja­po­ne­sa. Yo creía que me ha­bía pre­pa­ra­do de la me­jor ma­ne­ra, pe­ro du­ran­te la sesión de pre­gun­tas y res­pues­tas se hi­zo pa­ten­te que ha­bía en­ten­di­do mal al­gu­nos de los con­cep­tos que ex­po­nía­mos, y una vez más mi equi­po sa­có ma­la no­ta. Di por he­cho que Ce­li­ne se iba a al­te­rar con­mi­go, pues evi­den­te­men­te ha­bía si­do cul­pa mía. No obs­tan­te, ella me con­so­ló y me ayu­dó a ha­cer las mo­di­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias en la ver­sión fi­nal. La fa­ci­li­dad con que me per­do­nó me lle­vó a ha­cer exa­men de con­cien­cia, ya que su reac­ción an­te mi error con­tras­tó con el re­sen­ti­mien­to que yo ha­bía abri­ga­do ha­cia Matt.

Ha­cien­do un re­pa­so de las úl­ti­mas se­ma­nas, me di cuen­ta de que yo no ha­bía perdonado a Matt ni ha­bía lo­gra­do re­fre­nar­me de ha­cer al­gu­nos co­men­ta­rios sar­cás­ti­cos so­bre él con mis ami­gos. Si bien Matt en­tre­gó tar­de la ta­rea y has­ta mos­tró po­co in­te­rés en ella, des­gra­cia­da­men­te se ha­bía he­cho pa­ten­te que yo tam­bién po­día ser una es­tu­dian­te des­cui­da­da y con­tri­buir al fra­ca­so de mi equi­po. Aun­que me con­si­de­ra­ba to­le­ran­te y com­pren­si­va, mi reac­ción con Matt ha­bía evi­den­cia­do otra co­sa. Ce­li­ne, en cam­bio, me ha­bía tra­ta­do con in­dul­gen­cia, sin con­si­de­rar­se su­pe­rior, a pe­sar de que yo no me lo me­re­cía. He ora­do pa­ra que a raíz de esa ex­pe­rien­cia ad­quie­ra esa ge­ne­ro­si­dad de es­pí­ri­tu — sig­na­da por la hu­mil­dad y el amor— que nos da la con­cien­cia de que so­mos to­dos se­res fa­li­bles ne­ce­si­ta­dos de la cle­men­cia de quie­nes nos ro­dean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.