A NUES­TROS AMI­GOS

El amor que nos im­pul­sa

Conectate - - NEWS - Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Mu­cha gen­te, es­toy se­gu­ro, ve a la ma­dre Te­re­sa o a al­gún hé­roe na­cio­nal que tra­ba­ja en las cár­ce­les o con los más des­fa­vo­re­ci­dos y pien­sa: «Yo ja­más po­dría ser co­mo ellos. No les lle­ga­ría ni a los ta­lo­nes. Al­can­zar ese gra­do de san­ti­dad o te­ner un efec­to tan po­ten­te en la so­cie­dad se­ría im­po­si­ble pa­ra mí». Sin du­da que hay al­go de ver­dad en ello. Lo trá­gi­co es que, por sen­tir­se in­ca­pa­ces, mu­chos ni si­quie­ra se ani­man a ha­cer el in­ten­to.

To­me­mos el ca­so de la ma­dre Te­re­sa: ella no se pro­pu­so con­ver­tir­se en san­ta ni ser lau­rea­da con el pre­mio No­bel de la paz. Tam­po­co em­pe­zó su mi­sión aten­dien­do a mul­ti­tu­des de los más po­bres en­tre los po­bres. Sim­ple­men­te se de­di­có a ayu­dar, uno a uno, a los ne­ce­si­ta­dos de su en­torno.

Dios se sue­le va­ler de gen­te co­mún y co­rrien­te en cir­cuns­tan­cias co­mu­nes y corrientes pa­ra ma­ni­fes­tar un amor de di­men­sio­nes ab­so­lu­ta­men­te fue­ra de lo co­rrien­te. To­do se re­du­ce a se­guir la re­gla de oro que Jesús ex­pre­só con dis­tin­tos ma­ti­ces en va­rias oca­sio­nes: amar a Dios por so­bre to­das las co­sas y al pró­ji­mo co­mo a uno mis­mo1 y tra­tar a los de­más co­mo que­re­mos que nos tra­ten2. Si pro­cu­ra­mos mo­de­lar nues­tra vi­da se­gún esos prin­ci­pios y apli­car esas pau­tas a ca­da de­ci­sión, ca­da ac­to y ca­da con­ver­sa­ción, el mun­do no se trans­for­ma­rá de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro sí afec­ta­re­mos po­si­ti­va­men­te nues­tro pe­que­ño mun­do, nues­tra vi­da y la de las per­so­nas con las que in­ter­ac­tua­mos.

El após­tol Pa­blo, al ex­pli­car la vi­da de ser­vi­cio que él y otros de los pri­me­ros cris­tia­nos ha­bían adop­ta­do, di­jo: «El amor de Cris­to nos im­pul­sa » 3. Ese mis­mo amor pue­de mo­ver­nos a ac­tuar a los cris­tia­nos de hoy. Cuan­to más lle­va­mos a la prác­ti­ca el amor de Dios, más se ro­bus­te­ce, más se ha­ce carne en no­so­tros y más se re­fle­ja en nues­tras ac­cio­nes y reac­cio­nes. Ese era el se­cre­to del após­tol Pa­blo y de la ma­dre Te­re­sa, y pue­de tam­bién ser el nues­tro.

El pre­sen­te nú­me­ro de Co­néc­ta­te es­tá de­di­ca­do a to­dos aque­llos que se en­tre­gan de­sin­te­re­sa­da­men­te por amor a Cris­to. Por muy inadvertido que pa­ses hoy en día, Dios te ve y to­ma no­ta.

1. V. Ma­teo 22: 37– 40 2. V. Ma­teo 7:12 3. 2 Co­rin­tios 5:14 ( RVA- 2015)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.